27/11/2003 | 827

Un ataque en regla contra trabajadores y usuarios

El Concejo Deliberante de Morón se apresta a tratar sobre tablas, el próximo jueves 27 de noviembre, una ordenanza en virtud de la cual se le quitan los pisos (permisos para circular por los actuales recorridos comunales de Morón, que corresponden al ramal 635) a Transporte del Oeste (TDO) y se los ceden a otra empresa a través de una licitación.


Ya el distrito de Merlo viene de aprobar idéntica resolución, quitándole el piso a la 503 en una sesión del Concejo concretada en el mayor sigilo. Coincidentemente con esto, el Bank Boston, uno de los acreedores de la quiebra, acaba de secuestrar siete unidades invocando atrasos de la empresa en los pagos por la deuda acumulada con esa entidad.


De prosperar estas resoluciones, los casi 1.000 trabajadores de TDO quedarán en la calle. Al quitarle a TDO la autorización para circular en uno de los distritos estratégicos de la zona, estas ordenanzas llevan al desguace y cierre de esta línea.


Estas ordenanzas, nacidas del riñón del duhaldismo, cuyas bancadas vienen motorizando su sanción legislativa, con la complicidad de la Uta, pretende ser presentadas como resoluciones «en beneficio de los usuarios».


Falso. Aquí no hay ningún interés en el público usuario. Aquí lo que hay en marcha es un gran negociado, como ya ha ocurrido con otras líneas. Los grupos económicos que están concentrando en sus manos la actividad del transporte de pasajeros en la zona, desde hace mucho tiempo vienen conspirando para desguazar a TDO, repartirse el botín y apropiarse de sus «pisos». El pato de la boda seremos los trabajadores (despidos, rebajas salariales y mayor superexplotación) y el público usuario, que tendrá que soportar la supresión de los recorridos menos rentables y un aumento de las tarifas. TDO cobra 0,75 y 1 peso por trayecto. Las otras líneas cobran 1,25 pesos.


Falso. Los mismos concejales que votaron la ordenanza en Merlo y ahora se aprestan a hacerlo en Morón, hicieron la vista gorda durante años ante el vaciamiento de la empresa y la pésima calidad de las prestaciones. Se acuerdan, ahora, súbitamente, del deterioro del servicio, justo en el momento en que los trabajadores estamos enfrentando el vaciamiento, hemos organizado una cooperativa y nos proponemos tomar en nuestras manos la conducción del servicio y reorganizarlo para colocarlo al servicio de la comunidad, brindado las prestaciones que el pueblo se merece y necesita.


Falso. Aquí no hay ningún interés en los usuarios, los cuales soportan diariamente en carne propia el desabastecimiento y la falta de especialidades en el Hospital de Morón, para no hablar del ahogo, la desatención y penurias que se viven en el Hospital Posadas. Ni hablar de la falta de cloacas, de servicios y obras básicos y del abandono en que se encuentran las escuelas. Los concejales son cómplices de esta situación.


Falso. Los mismos sectores políticos que hoy impulsan estas ordenanzas, y que están en el gobierno, tanto nacional como provincial, son responsables de la ruina en que se encuentran los ferrocarriles. Todos sabemos las condiciones en que se viaja en los trenes. Mientras se pretende hundir a TDO y dejar en la calle a sus casi 1.000 trabajadores, se acaba de premiar a los concesionarios privados de los ferrocarriles, dándoles un subsidio adicional de 18 millones de pesos mensuales.


Se pretende enfrentar a los trabajadores con la población, cuando ambos son víctimas de la misma clase social y de los mismos intereses que condujeron al vaciamiento del país y, por extensión, de su sistema de transporte.


Los trabajadores de TDO han salido al cruce de esta campaña y han tomado resueltamente la iniciativa, convocando al pueblo de Morón a movilizarse, desenmascarar esta maniobra y acompañarlos frente al Concejo para impedir que salga esta ordenanza. El cuerpo de delegados de TDO ha hecho responsable en forma extensiva de esta gravísima situación a la Intendencia y exige que Sabatella se comprometa públicamente a vetar esta ordenanza espuria en caso de que sea aprobada por el Concejo Deliberante. Si se logra frenar la salida de la ordenanza en Morón, será un importante paso para luego quebrar la escalada duhaldista en Merlo.


Si lo que se pretende es privilegiar a los usuarios, hay – como señalan los compañeros de TDO – una solución: consiste en apoyar el esfuerzo que vienen haciendo los casi 1.000 trabajadores para hacerse cargo de la línea, defender los puestos de trabajo y poner en marcha el plan que tienen, que fuera elevado a las autoridades del Transporte para rehabilitar en forma integral el funcionamiento del servicio.


La ordenanza implica exactamente lo opuesto: un negociado que, como siempre viene ocurriendo, se hará a expensas de trabajadores y usuarios.

También te puede interesar:

Vamos por $130.000 de salario inicial de bolsillo.
Le deben salarios y aguinaldos.
El accidente de Chascomús se da en un cuadro de precarización laboral en las empresas del transporte.
Es necesaria la estatización bajo control de trabajadores y usuarios.
Los hechos se produjeron mientras se realizaba una actividad.