09/03/2021
Reforma previsional

Una pensión de $16.417, el destino de millones de futuros jubilados

Los planes antiprevisionales del FMI están en marcha
Plenario de Trabajadores Jubilados - Cordoba

El padrón total de beneficiarios del sistema previsional se achicó en 282.822 personas durante el 2020, según el experto Guillermo Jáuregui. Dos millones de trabajadoras y trabajadores de entre 55 y 64 años no podrán jubilarse por no poder totalizar los años de aportes para poder obtener el beneficio. Estamos ante una verdadera catástrofe social.

Durante su anterior gobierno, Cristina Kirchner se jactaba de que Argentina tenía uno de los índices de cobertura previsional más elevados del mundo, asegurando que superaba el 90%. Hoy bajo un nuevo gobierno del PJ-kirchnerismo estos índices se derrumbaron dramáticamente, siguiendo la saga macrista. Colectivos de abogados previsionalistas denunciaron que Anses no procesa los nuevos expedientes, impidiendo de este modo el ingreso al sistema de nuevos beneficiarios que cumplen con todos los requisitos. Ello dio lugar a protestas en las puertas de Anses.

El diario Clarín toma de un informe oficial que 1.103.603 de mujeres entre 55 y 59 años (nueve de cada diez) y 906.232 varones entre 60 y 64 años no podrán completar los años de aportes al llegar al tope de edad. Esta gravísima situación no podrá ser morigerada por las restricciones en las moratorias aún vigentes, debido a las “fechas de corte” de las mismas. Este derrumbe sin precedentes es el resultado directo del crecimiento exponencial de la precarización laboral, una situación que se verá agravada hacia el futuro por la pérdida de dos millones de puestos de trabajo durante la pandemia  y la nula creación de nuevos puestos en blanco o bajo convenio. El destino para estos trabajadores es la PUAM (Pensión Universal para el Adulto Mayor) de indigencia, que analizaremos a fondo más abajo.

Reforma previsional y pensión a la vejez

Las reformas previsionales regresivas son un objetivo de la burguesía en todo el mundo (Francia, Brasil, y tantos otros países), y en primer lugar del FMI con sus planes de ajuste. Es una de las condiciones planteadas por esta agencia del imperialismo en las negociaciones con el gobierno de Fernández. Pretenden un aumento de la edad para poder jubilarse a 70 años, la ampliación a 35 años de aportes para obtener el beneficio, y la modificación del cálculo del haber inicial (de transferencia) para que no supere el 40% del salario del trabajador. En resumen, buscan arrasar con las conquistas previsionales y reducir el haber a un mera pensión a la vejez desvinculada por completo del salario del trabajador en actividad.

Si lograran imponer la extensión de la edad para poder jubilarse a los 70, durante 5 años no ingresarían nuevos jubilados al sistema y automáticamente ello provocaría una caída enorme en el padrón de beneficiarios. Es lo que vemos en el informe que aporta Jáuregui para 2020. Hay que tener presente que en la reforma de diciembre de 2017 impulsada por el gobierno de Macri ya se estableció la jubilación a los 70 años como opción del trabajador, lo que lleva a que el hambre dicte la opción de autoexplotación para quienes tienen trabajo.

PUAM, movilidad y reforma de hecho

Tenemos entonces que esta reforma reaccionaria se nos está imponiendo en los hechos. Eso, además de la propia legislación previsional regresiva que se aprueba con el apoyo de la totalidad de los bloques políticas patronales que votaron en el Congreso la nueva movilidad confiscatoria de los haberes, con la complicidad de la burocracia sindical y piquetera.

La “pensión a la vejez” ya existe en nuestra legislación con la PUAM, vigente desde la ley 27.260 (Reparación Histórica) impuesta por el macrismo con el voto del kirchnerismo y sobre todo del massismo y el PJ. Esta pensión equivale al 82% del haber mínimo, por lo que será en marzo $16.417. No tiene derecho a la pensión del cónyuge, lo que llaman el “doble beneficio” en la jerga de los economistas capitalistas. Ya son 200.000 adultos mayores quienes la perciben, y ese será el destino de los dos millones de trabajadores que no podrán jubilarse pese a estar trabajando. Cualquiera advierte que una Argentina con el 40% de los trabajadores en negro, con alta rotación laboral y millones de nuevos desocupados, la PUAM irá creciendo como un cáncer devorando al sistema jubilatorio tradicional  -o, para ser exactos, a lo que queda de él.

Este retroceso histórico en materia previsional y de seguridad social solo puede ser enfrentado y superado con la más amplia lucha de las y los trabajadores, para evitar ser transformados en parias sociales. Hoy el ejemplo de esta lucha necesaria e impostergable lo están dando las organizaciones del Frente de Lucha Piquetero, con el Polo Obrero a la cabeza. Es imprescindible que las organizaciones obreras tomen el programa de defensa del sistema jubilatorio, lo que significa organizar a los trabajadores para superar la burocracia sindical, que se ha convertido en socia sistemática del vaciamiento previsional.

Moratoria de emergencia y jubilación plena para todos los trabajadores

Hay que insistir en que para enfrentar este derrumbe social histórico e insoportable, las y los trabajadores deberán retomar sus mejores tradiciones de lucha y formular un programa dirigido a terminar con la precarización laboral para que todos los trabajadores estén en blanco y bajo convenio, restituir los aportes patronales al sistema previsional, poner fin la intervención de Anses y constituir una dirección electa entre sus beneficiarios y trabajadores que aportan al sistema, por un haber mínimo de $56.000, y que el Estado se haga cargo de los aportes faltantes de los trabajadores que no reúnen las condiciones -mediante impuestos progresivos al capital.

No a la “pensión a la vejez”. Derogación de la PUAM. Jubilación plena para todos los trabajadores. Las centrales obreras deben romper su pacto con el gobierno. Necesitamos un plan de lucha ya para impedir nuestro hundimiento social y recuperar nuestras conquistas históricas.

Las organizaciones de jubilados que conformamos un frente nacional de lucha, estamos convocando a una jornada para el próximo 17/3 a las 15:00, que constará de un acto central frente al Congreso Nacional y otros en numerosas provincias, en repudio a la nueva movilidad que con el miserable 8,07% concreta una nueva confiscación en nuestros haberes. Esta acción formará parte de un plan de lucha, con el reclamo de un inmediato aumento de emergencia de $15.000 y todo el programa descrito. La gravedad de la situación plantea la necesidad de una acción conjunta de trabajadores activos y pasivos.

¡Abajo el pacto con el FMI y su reforma antijubilatoria!

También te puede interesar:

Martín Guzmán anunció un acuerdo que implica el pago de 430 millones de dólares hasta reestructurar el vencimiento con el pool de acreedores.
Un “guiño” al imperialismo yanqui en aras de la renegociación con el FMI.
Lo anunciaría el gobierno como "compensación"... de lo que perdieron con la nueva movilidad.
El subsecretario del Tesoro condicionó el apoyo en el FMI a un mayor ajuste y concesiones al capital.