14/10/2020

UTA: paritaria estancada y amenaza de huelga

Sin ninguna propuesta de las cámaras empresarias del sector, naufragó la segunda reunión paritaria, el pasado 8 de octubre. La patronal manifestó allí su “imposibilidad” de otorgar cualquier incremento salarial por la crisis de la actividad y solicitó mayores subsidios al Estado, pero no sólo para afrontar la paritaria sino exigiendo ser compensada por una suba de sus costos en general, que dice sufrir. Desde esta posición afirmó que ni siquiera atenderá el pedido de la UTA de obtener una suma a cuenta de adelanto de la paritaria, que la burocracia sindical buscó como una tabla de salvación para evitar un reclamo gremial. Así las cosas, la paritaria se encuentra estancada y atada a un eventual aumento de subsidios que el Estado tire en la mesa de negociación.

Sin embargo, los subsidios al transporte rondan los $15.000 millones mensuales. Tuvieron un incremento en términos reales de cerca del 70% para los primeros 6 meses de 2020 (IARAF, en base a datos del Ministerio de Economía), mientras que los salarios perdieron alrededor del 30%, por la inflación. Esto demuestra que los subsidios son en realidad un rescate a las patronales para sostener sus niveles de ganancias. Aunque actualmente el derrumbe económico con el plus de la crisis por el Covid-19 está claro, las patronales amparadas en el secreto comercial no exhiben sus libros contables -ni el Estado lo exige- por lo cual se desconoce su balance de los últimos años.

La situación actual del sector es de una crisis terminal debido a este “modelo de transporte”, aplicado por los Kirchner, Macri y Alberto, que enriqueció a un puñado de empresas monopólicas, condujo a la actual caída salarial y que, a caballo de una crisis económica general, está agotado. La paritaria expresa esta situación de fondo. Por eso, hace falta un programa de los trabajadores del transporte frente a la actual crisis alrededor de la consigna de nacionalización del sistema de transporte bajo control obrero.

Ante el paro anunciado por UTA

La UTA condicionó la realización de un paro nacional de 48 horas a un fracaso de la tercera reunión paritaria, citada para el 14 próximo. Esto sumaría a las empresas del AMBA a un torrente de huelgas que se desarrolla en numerosas provincias del interior del país, por falta de pago de salarios, despidos, etc. y que han sido convenientemente aisladas por la burocracia sindical y reprimidas en varios casos por los gobiernos provinciales.

Frente a un posible paro “decretado” desde arriba, planteamos la necesidad de asambleas resolutivas en todas las empresas que fijen la propuesta salarial de un aumento de salario del 40% en una sola cuota, como parte de un pliego que incluya las demandas más sentidas de los choferes, como las cabinas antivandálicas, que cese el efecto de los acuerdos de rebaja salarial para los choferes de larga distancia e interurbanos, que se reestablezca el salario de convenio en todo el país y el cese de los despidos.

El anuncio de la burocracia de Fernández no debe confundirnos. Tampoco las medidas inconsultas, decretadas por la burocracia opositora de Bustinduy en las líneas de su patronal aliada, DOTA. El paro nacional es necesario para unir a los trabajadores de todo el país, como se dijo en el piquete de los trabajadores de UTA-Oeste en ocasión del asesinato del compañero Flores. Hay que ir a la huelga imponiendo un programa consecuente, asambleas democráticas y medidas de lucha progresivas hasta obtener nuestras reivindicaciones. De esa forma nuestras medidas no sólo golpean a las patronales y al gobierno sino que debilitan a una burocracia sindical repudiada y fortalecen las luchas que se dan a lo largo del gremio, al activismo y a los que nos venimos “autoconvocando”.

¡40% en una sola cuota!¡Plan de lucha nacional con piquetes, movilización y paros progresivos!

 

En esta nota

También te puede interesar: