26/09/1996 | 512

“Vamos a recortar los servicios”

La burocracia del sindicato del seguro, en su revista Nuestro Tiempo de agosto pasado, reconoce que “la cobertura médico asistencial de que gozan hoy los afiliados al I.S.S.S. (la obra social del seguro) difiere de la impuåesta por el PMO y que de tener que ajustarnos a él deberemos recortar sensiblemente algunos servicios, perdiendo muchos de los beneficios actuales” (subrayado nuestro).


El PMO (Programa Médico Obligatorio) es la cobertura médica mínima que darán las obras sociales a partir de fin de año, cuando esté lista la llamada ‘reconversión’ pactada con el Banco Mundial.


La burocracia del seguro reconoce abiertamente que está preparando un ‘sensible’ recorte en la cobertura médica de los trabajadores. En lo mismo están todas las fracciones de la burocracia sindical que han contratado consultoras calificadas por el Banco Mundial para poner en marcha la ‘reconversión’ de las obras sociales. La burocracia del seguro contrató a la consultora Harteneck López; Osplad, de la ‘frepasista’ Maffei, a Grand Northon.


La primera etapa de esa reconversión pasa por eliminar la actual cobertura médica y hospitalaria universal y solidaria, sin limites ni  periodos de carencia e igualitaria para todos los trabajadores con independencia de lo que ganan. En su lugar, las obras sociales cubrirán solamente las prestaciones médicas contenidas en un Programa Médico Obligatorio (PMO) que ‘consensuaron’ el Gobierno, el Banco Mundial y la CGT.


Desde Prensa Obrera denunciamos hasta el cansancio que el PMO significa un achique en la cobertura médica hospitalaria de los trabajadores y sus familias, lo cual fue negado por el Gobierno, el Banco Mundial y la propia CGT.


Pero a medida que se acerca la fecha ( fin de año ) para que entre a regir en forma obligatoria el PMO en todas las obras sociales, se confirma lo dicho por el PO.


La burocracia del seguro menemista pretende presentar al PMO como algo ‘impuesto’,  ajeno a su política, de manera de eliminar toda responsabilidad en los recortes que prepara a la cobertura médica de los trabajadores del seguro. No denuncia el PMO, ni lo podría hacer porque participó en su confección. Ahora va más lejos, anticipándole a los trabajadores los beneficios que perderán. Sin embargo, no dice que las prestaciones y beneficios que se ‘pierden’ con el PMO serán arancelizados o tarifados, avanzando así en la privatización de la salud.


Por eso, en todo programa de lucha del movimiento obrero un punto clave que debe figurar es la derogación del PMO y toda clase de arancelización o tarifación de las prestaciones. La defensa de las obras sociales es cobertura universal solidaria, financiada con el aporte de los capitalistas.            

También te puede interesar:

Nueva conducción moyanista y portazo de la UTA y La Fraternidad.
Será de $32.000 en octubre y luego un 3% más en marzo. La línea de indigencia fue de $29.213 ¡en agosto! mientras la inflación oscila el 3% todos los meses.