01/12/2021 | 1633

Vamos por bonos de fin de año y la reapertura inmediata de las paritarias

La inflación sigue devorando los salarios.

Juan Diez

La visita del ministro Martín Guzmán a la CGT, calificada como histórica, tiene un propósito claro: reforzar su alianza con la burocracia para “dotar de masa crítica” al plan plurianual y al pacto que se teje con el FMI. El primer gesto fuerte de apoyo de la CGT unificada fue la movilización que organizó a pocos días de su derrota oficial.

La agenda laboral que se pondrá sobre la mesa incluye la defensa de los acuerdos de precios, que han demostrado su completa inconsistencia (en octubre, la inflación volvió a trepar al 3,5%), pero que serán la excusa para contener o condicionar una nueva ronda general de negociaciones salariales. “No se descarta la reapertura de paritarias en aquellas actividades con sueldos atrasados”, informaron los voceros. Pero, en rigor, salvo honrosas excepciones como el Sutna, todos los acuerdos han quedado por debajo de la inflación.

El malestar por el derrumbe del salario crece y sube desde abajo presionando a las cúpulas sindicales que, en algunos casos, buscarán salir del paso con bonos o adicionales por única vez. Ya algunos gremios anunciaron que hay en marcha discusiones, como la Alimentación o Comercio; aunque en el primer caso será segmentado (35, 20 y 10 mil pesos, según la dimensión de la empresa) y Armando Cavalieri aclaró que el pedido es solo para las grandes cadenas.

Aunque el gobierno aplazó hasta marzo la suba de las naftas (las tarifas de la energía marcarán la profundidad del ajuste), ya autorizó para enero modificaciones en las prepagas, peajes, taxis, estacionamientos y servicios públicos. El telón de fondo de la situación son las fuertes tendencias devaluatorias que se desenvolverán de manera administrada, en la hipótesis optimista del gobierno, o los saltos por los golpes del mercado; en este contexto convulsivo, la política de la burguesía apunta a consolidar al menos una parte de la pérdida salarial de casi 20 puntos que, con distintos ritmos, no se detiene desde 2015.

Las sumas fijas pueden ayudar a compensar algunos desfasajes estacionales o los aumentos de la canasta navideña (según la consultora Focus, tras el relevamiento realizado en 670 puntos de venta sobre nueve productos, ya hay variaciones de entre el 38 y 84%), pero es fundamental unirlos al reclamo de la reapertura de las paritarias, como por ejemplo hacen los médicos de la Cicop en la provincia de Buenos Aires o autoconvocados de Salud de Neuquén.

Impulsemos congresos, plenarios de delegados y asambleas por fábricas para reclamar bonos y la reapertura inmediata de las paritarias; por un aumento de emergencia, con cláusulas de actualización por inflación. Rechacemos el pacto con el FMI y el ajuste.

También te puede interesar:

El peso fue la segunda moneda más devaluada del mundo en 2021.
Por encima del índice nacional.
La burocracia de Uatre negocia con el gobierno y la patronal frutícola sin asambleas ni plan de lucha.
El gobierno ha actuado en función de licuar salarios y gasto social.