02/08/2007 | 1003

Vamos por la victoria de los obreros del pescado

La lucha obrera sacude Mar del Plata
Por Alejandro
Mar del Plata

La lucha de los obreros en negro del pescado está más fuerte que nunca. No sólo se mantiene firme el bloqueo de los accesos al puerto: ahora ya el Soip debió entrar en paro por tiempo indeterminado. Tras ellos, va Luz y Fuerza por el salario; la UTA por la prestación de salud; como en toda la provincia se preparan los maestros; y la lista sigue…

Los lectores de Prensa Obrera podrán recordar cómo, desde antes aún de la temporada estival, registramos las diversas luchas y señalábamos que todo el caldero social juntaba presión, particularmente en el pescado. Llegamos hoy a las vísperas de un “marplatazo” anunciado.


Los piquetes del puerto se masifican. A ellos acuden en masa las plantas “negras”, coopetruchas, para iniciar el empadronamiento de trabajadores, presentar los listados al Ministerio y sumarse al piquete, el paro y la movilización.


En los inicios de esta lucha, los compañeros debieron sortear muchas “trampas”: los que resistían realizar el bloqueo de la banquina, luego los que mediante el cuco de la represión y actas envenenadas (la CTA) pugnaban por el desalojo “por las buenas”; la propia amenaza de desalojo de fiscales y funcionarios; el boicot de la directiva del Soip.


Pero la movilización se sobrepuso a todas estas “trampas”. El puerto está semiparalizado por el bloqueo que impide la entrada y salida de camiones y camionetas. Esto impulsó al Cuerpo de Delegados de los trabajadores efectivos a convocar al paro, primero por 48 horas y ahora por tiempo indeterminado. El paro fue impuesto a una directiva “celeste” que había firmado, y reivindicaba todos los días, un acuerdo de “paz social” desde hacía tres años. La directiva inicialmente llamó a levantar el bloqueo; su reivindicación del acuerdo con las cámaras le valió varias palizas físicas en 15 días.


La agrupación Bordó, el Polo y el Partido Obrero intervenimos, paciente pero sistemáticamente, para desenvolver esta gran lucha, para llegar a una victoria, que hoy está al alcance de la mano.


La CTA


A instancias de viejos activistas de “izquierda”, al inicio del conflicto fue llamada la “Central” que —mediante el aporte de “asesores legales” y un escaso (para sus posibilidades) apoyo material— acaricia su viejo sueño de crear un sindicato afín en el puerto.


La CTA intentó levantar “por las buenas” el piquete en varias ocasiones, con la amenaza agigantada de la represión “en la mano”. Decía que era preferible “salir sanos” con las manos vacías y no “molidos a palos”. Presionó por la firma de un acta para levantar el domingo 22, a cambio de una promesa de discutir “la situación laboral” en una comisión integrada por la Cipa (la cámara empresaria) y las federaciones “cooperativas” en 60 días. Un camino mil veces recorrido y mil veces fracasado. Luego se hacían los distraídos para no definirse claramente por el reclamo del Convenio Colectivo del ’75. Vehiculizaron hasta donde pudieron la firma del “convenio pyme” del Cipa-Soip. La maniobra fue abortada por los delegados del corte y también el Cuerpo de Delegados efectivos, incluso ante la propia Cámara.


Ahora han hecho firmar en un documento a los delegados del corte con “su” caracterización: dicen allí que actúan “coherentemente con el gobierno en luchar contra el trabajo en negro, la defensa del recurso ictícola, la recaudación de impuestos”. Una joya de encubrimiento político al gobierno de los subsidios a los pulpos industriales, depredadores, saqueadores, y negreros.


La mayoría de los compañeros, cuando tienen la oportunidad, responsabilizan al gobierno por su escandalosa situación.


Vamos por la victoria


Los que buscaban levantar el corte de los accesos del puerto “por las buenas” y a cambio de nada, fracasaron.


Está al alcance de la mano una victoria histórica para todos los trabajadores del país.


Por eso los “capangas” empresarios de las “coopetruchas” se desesperan: se les puede terminar el curro.


Al bloqueo ahora se le suma el paro de todo el gremio, y la avalancha de plantas en negro que se lanzan a la lucha por el blanqueo, del fresco y también de la conserva-salado.


Al sacrificio de los compañeros durante ya casi dos semanas, hay que darle un impulso definitorio.


Proponemos:


• Que se profundice y se garantice el bloqueo a los accesos, con la movilización de todo el pueblo.


• Que el Cuerpo de Delegados efectivos coordine las acciones y negociaciones con los delegados del bloqueo. Y se garantice el paro de todo el gremio. Asamblea general para seguir las instancias y decidir todo. Unidad obrera en la lucha.


• Que todas las plantas sin distinción elijan delegados y se sumen.


• Exigir ante Ministerio de Trabajo que se convoque a Valastro, a la Cámara del fresco (Cipa) y a la otra cámara de conserva-salado.


• Poner en la mesa de negociación todos los problemas: blanqueo inmediato, aumento del salario, vigencia irrestricta del convenio 161/75, anulación de los convenio “pymes” Cipa-Soip, declarar la insalubridad en la actividad.


• Todo el puerto debe sumarse: los obreros navales, de la estiba, embarcados, todos contra el trabajo en negro, por el salario, por las 8 horas.


Toda la ciudad debe apoyar esta lucha. La CGT y la CTA deben convocar ya a un paro regional para garantizar el triunfo.

En esta nota