Sindicales

28/2/2008

|
1027

Villa Constitución :Una política ante el Congreso de delegados


En medio del repudio por el accidente y las muertes de los dos jóvenes obreros de Acindar, cuando todavía sigue sonando la bronca popular en las calles de Villa y no hay ningún responsable en la cárcel, la UOM de Villa junto a la UOM de San Nicolás, Campana y La Matanza, la CTA y la CGT San Lorenzo están convocando para el 29 de febrero a un Congreso de delegados gremiales del Cordón Industrial, donde va a discutir sobre "la prevención de accidentes" y el "tema salarial".


Basta de muertes y accidentes

La explosión del horno de Acindar fue el resultado de la superexplotación obrera y la intensificación de los ritmos de producción que han impuesto las patronales en las fábricas de todos los cordones industriales.

Las patronales violan las normas de seguridad e higiene y para esto cuentan con la complicidad del poder político, de la Justicia y del nefasto régimen de las ART, al que este gobierno ha dado continuidad.

Luego de la tragedia de Acindar se produjeron otros hechos gravísimos: el derrame de biodiesel en la planta de Vicentín en San Lorenzo y la reciente explosión en un horno de Petrobras en Puerto San Martín, donde milagrosamente nadie resultó herido pero provocó pánico entre la población de esa localidad.

Los convocantes al Congreso plantean enfrentar esta catástrofe laboral y social canalizando la bronca obrera apoyando un proyecto de ley oficial que promueve la formación de "comisiones paritarias mixtas" en las empresas. De esta manera, el movimiento de lucha iría al embudo del tratamiento parlamentario, primero provincial y luego nacional. Esto es así al punto que se ha invitado al plenario de delegados en Villa, al ministro de trabajo provincial, Carlos Rodríguez, un hombre del Estado asociado a las ART.


Los Comités mixtos de Seguridad e Higiene

Dejando a un lado el palabrerío demagógico, lo esencial de este proyecto oficial es que las "comisiones paritarias mixtas" será un representante de la patronal, con doble voto en caso de empate (artículo 9). La patronal tiene la última palabra, lo que esteriliza las comisiones.

La ley va a garantizar la presidencia y el control de los Comités de Seguridad e Higiene a los responsables de la destrucción de las condiciones laborales y ambientales, a los que violan sistemáticamente la legislación y las actas-acuerdo, como el firmado con la UOM sobre el procedimiento de trabajo en el horno que explotó.

El Partido Obrero va a intervenir en este plenario planteando otro camino. Que sea la clase obrera la que tome en sus manos la inmediata elección de comisiones obreras de seguridad e higiene por fábrica, votadas en asamblea y que se discuta un plan de lucha para imponer su reconocimiento, sus pliegos de disposiciones y obras para terminar con la muerte y los accidentes.

A partir de esta lucha directa por el control obrero de la seguridad, de tomar la salud y la vida en sus propias manos, luchar por un cuerpo legal acorde que lo legitime. Un proyecto de ley obrera, elaborado sobre estas bases, discutido en las asambleas de fábricas y gremios, puede ser bandera de toda la lucha.

En tercer lugar, plantearemos un programa para el conjunto del movimiento obrero y la necesidad de un plan de lucha para imponerlo: 


  • Inmediata elección por asamblea de fábricas y lugares de trabajo de comisiones obreras de control de seguridad e higiene. Plan de lucha para imponerlas. Derogación del régimen de ART. Restitución de la ley de accidentes de trabajo.

  • Derogación de los regímenes de flexibilidad laboral y jornadas extendidas. Reconocimiento de los trabajos insalubres.

  • Efectivización y el pase a planta de todos los trabajadores contratados. Por un salario mínimo y móvil igual al costo de la canasta familiar.

  • Por la defensa del convenio único de la rama de producción a la que pertenece la empresa. Basta de precarización y tercerizaciones.


El Partido Obrero defenderá también el programa y los planteos salariales realizados por la Amsafe Rosario (un salario equivalente a la canasta familiar, hoy de 3.000 pesos) y los compañeros autoconvocados de la salud (un aumento de emergencia de 500 pesos, previos a las paritarias, para integrarlos en un programa de conjunto planteando la necesidad de un plan de lucha por paritarias libres, sin techos salariales. Por paritarios elegidos y mandatados por las asambleas de base. Por un salario igual a la canasta familiar (hoy 3.000 pesos). Por el pase a planta y la efectivización de los compañeros contratados.