07/04/2011 | 1171

Viva la lucha de las bases petroleras

Por Corresponsal PO - Comité Provincial Santa Cruz

-Exclusivo de internet

Bajo la intensa presión de los delegados petroleros, el secretario general Segovia lanzó un paro con la única finalidad de reacomodarse y levantarlo 48 horas después. Sin embargo, no tenía en cuenta que el cuerpo de delegados ya no está dispuesto a tolerar esta clase de maniobras y en un combativo plenario resolvió, primero, que el paro sea con afectación a la producción y, más tarde, las asambleas de toda la zona norte rechazaron la decisión de levantar la medida.

Por primera vez en muchos años, los cuerpos de delegados de Caleta Truncado y Las Heras están unidos y actuando coordinadamente. Los representantes directos de los petroleros han tomado la lucha en sus propias manos. La burocracia sindical y las empresas creyeron que con una suma en negro hasta fin de año podía lograr que una vez más se postergara la discusión del convenio.

La bronca viene de lejos. Desde 2006 a la fecha y a pesar de dos períodos de gobierno de la actual administración kirchnerista, los principales reclamos de los trabajadores petroleros siguen pendientes:

a) un salario que cubra el costo de la canasta familiar sin sumas en negro y/o no remunerativas;

b) la eliminación del impuesto a las ganancias y de los topes para el pago de las asignaciones familiares. El fin de la tercerización de las tareas en los yacimientos;

c) El 82% móvil para los jubilados del sector.

Con la represión y militarización de Las Heras en 2006 y los pactos con la Federación después, Segovia se las arregló para mantener a raya a los «disidentes»; para esto contó con el acuerdo de las operadoras y del gobierno.

Este retaceo a las necesidades de los obreros petroleros y sus familias se contraponen con las millonarias sumas que maneja Segovia y la Comisión Directiva cada vez que firman un acuerdo.

Los 100 delegados sobre un total de 140 en la provincia, que votaron en Truncado el 1º de abril terminar con esa metodología de la Comisión Directiva, forman parte del amplio movimiento que se desarrolla en el país contra los dirigentes sindicales corruptos, como por ejemplo los que ya están tras las rejas: Zanola y Pedraza.

El Partido Obrero llama a los trabajadores de la zona norte de Santa Cruz a rodear de solidaridad esta lucha, que intentará ser aislada y desacreditada.

No es casual que los trabajadores estatales, médicos, docentes, municipales estén llevando a cabo medidas de fuerza por aumento salarial, cuando el gobernador había anunciado que dependía de la renegociación de los contratos petroleros.

Con un barril de petróleo arriba de los 100 dólares, con los precios de las naftas liberadas, el gobierno permite a las petroleras alzarse con ganancias de millones de dólares; mientras les niega el convenio colectivo a los petroleros y le dice a los estatales que pedir 5.000 pesos de mínimo es «una locura».

Es hora de unir las luchas, sacarse de encima a las burocracias y preparar un paro general en la provincia.

La verdadera salida de este movimiento es la renacionalización del petróleo, para que los trabajadores petroleros tengan convenio y estabilidad, y para que la renta petrolera permita mejorar la salud, la educación y los salarios de todos los trabajadores de la provincia.

En esta nota