23/08/2018 | 1516

¡Viva la lucha del Astillero Río Santiago!

Por Daniel Rapanelli Secretario general del Suteba Ensenada y candidato a secretario general de la CTA-T por la Lista 6 Multicolor

En menos de un mes, María Eugenia Vidal volvió a tropezar con la misma piedra. Cuando todavía hay cientos de escuelas sin clases en la provincia -producto de la respuesta combativa de la docencia y la comunidad al vaciamiento educativo y a la tragedia anunciada que costó la vida de Sandra y Rubén-, la represión brutal a la manifestación multitudinaria de los trabajadores de Astillero Río Santiago es otro capítulo de la crisis bonaerense y del agotamiento político creciente de la gobernadora.


El pasado miércoles se realizó una gran marcha a la Gobernación en repudio a la represión del 21 de agosto. Distintas organizaciones convocaron a parar, entre ellas, ATE. Los obreros del ARS hicieron abandono de tareas para marchar a La Plata. En Ensenada, la jornada tuvo el carácter de un paro regional activo. El combativo y clasista Suteba Ensenada tomó la iniciativa, llamando a parar en todas las escuelas ni bien comenzó la represión. Horas después, el Suteba Provincia de Roberto Baradel limitó la adhesión al paro a los sindicatos docentes de La Plata, Berisso y Ensenada, en el marco de un paro regional de la CTA Yasky, negándose a extenderlo a nivel provincial. Del paro activo ensenadense participaron también los municipales y auxiliares de escuelas. Por su parte, la CGT platense hizo mutis por el foro y dejó en banda al Astillero Río Santiago ratificando la tregua miserable con el gobierno.


La saña con que fue reprimida la movilización popular que acompañó el reclamo de defensa del Astillero y de los 3.300 puestos de trabajo fue un operativo calculado y deliberado. Un ensayo represivo para intentar recuperar la autoridad política de Vidal y un acto de intimidación para avanzar hacia el cierre de la fábrica de Ensenada. Hubo un despliegue policial inédito y graves provocaciones, que incluyeron el atropellamiento de manifestantes y la cacería de trabajadores en las inmediaciones de la manifestación. Algunos medios informaron sobre disparos de fuego por parte de las fuerzas represivas, además de la andanada de gases y de balas de goma a mansalva.


La provocación comenzó con el levantamiento de la reunión paritaria técnica que debía realizarse el martes 21 y siguió con la represión salvaje cuando se estaba negociando una nueva reunión. Iniciada la represión, la respuesta obrera hizo del golpe de Vidal un búmeran. Los compañeros y compañeras de Astillero (una cantidad muy numerosa de trabajadoras y familiares de los obreros) se reagruparon y concentraron durante horas en el centro de la ciudad, pidiendo por la libertad de los cinco detenidos (todos ellos obreros del ARS), que fueron ferozmente apaleados por la policía. A medida que transcurrían las horas, distintas delegaciones docentes, estudiantiles, de la Uocra, y partidos políticos se fueron sumando a la concentración. El Partido Obrero y el Frente de Izquierda estuvieron presentes desde el comienzo de la marcha y corte de la autopista en hora temprana. La firme actitud de los trabajadores del ARS impuso la libertad de los detenidos, a quienes el fiscal se negaba a tomar declaración para demorar su libertad.


El viernes 24 se realizará el Plenario Regional de Delegados convocado por Astillero Río Santiago para resolver la continuidad de la lucha contra la amenaza de cierre, de despidos y contra las podas salariales. Como parte de la ofensiva ajustadora de Vidal, la Intervención nombrada por el gobierno ha suprimido distintos ítems y conceptos salariales que son parte del convenio colectivo y que implican una reducción de hasta la mitad del salario por varios meses y para la masa de la fábrica. Quieren sitiar por hambre al Astillero. El Plenario Regional votado por la asamblea general de fábrica sesionará bajo el impacto de estas grandes movilizaciones a La Plata, sede del poder político provincial, de los reclamos de Ensenadazo con paro activo y de una gran jornada el 12 de septiembre con cortes de rutas simultáneos contra los despidos en distintas empresas estatales.


Los ataques al ARS tienen el sello del pacto infame con el FMI. Una razón más para apoyar esta lucha estratégica.