08/11/2020

Zona Oeste: los trabajadores de supermercados en lucha

Con todo al paro del 11.

Los trabajadores de Vea, Carrefour, Coto, Dia, Maxiconsumo, entre otros, en la Zona Oeste, realizaron “asambleas” durante 2 semanas, de dos horas algunas y de 6 horas los sábado, en reclamo de un bono y en rechazo a la paritaria del 12% hasta marzo cerrada por la conducción nacional de la Faecys, que dirige Armando Cavalieri. Estas asambleas funcionan como “paros parciales” porque se mantienen pocas cajas funcionando, los trabajadores salen afuera con carteles y bombos y la atención se reduce al mínimo. Para el miércoles 11, está convocado un paro seccional.

La seccional de comercio de Zona Oeste, Seoca, liderada por Rubén Ledesma, es opositora a Cavalieri y lo demuestra organizando estas acciones con los delegados, poniendo especial atención a que no se desborde la base. En las “asambleas” convocadas durante las últimas dos semanas nadie opina, ni propone ni se vota nada. No hay deliberación colectiva. A Ledesma no le importa lo que opinen los trabajadores.

A pesar de esta contención burocrática, los trabajadores hacen suyas las limitadas acciones de lucha por el rechazo que sienten hacia la paritaria a la baja suscripta por la Faecys.

El Seoca reclama un bono de $30.000 ($5.000 cada mes, hasta marzo). Basan su exigencia en el trabajo esencial que han llevado adelante los trabajadores durante la pandemia. También había anunciado el paro para esta semana (si no recibía respuestas positivas de las patronales), pero lo reemplazó por la continuidad las “asambleas”. Ahora, anuncian el famoso paro para el viernes 13, para “darle tiempo” a las empresas.

Los supermercados nunca cerraron en la cuarentena y, de hecho, multiplicaron sus ventas, siendo de los sectores empresariales que más recaudaron. Es preciso que ese reclamo de $30.000 sea en un solo pago. Ya hay acuerdos con supermercados mayoristas en los que parte de esos bonos se pagan en vouchers por mercadería. No hay que aceptarlo: con vouchers no se paga el alquiler.

Con 125 horas de trabajo, una compañera gana 30 mil pesos, o sea, está por debajo de la línea de pobreza, porque la canasta básica hoy es de 47 mil pesos. ¡Hay que exigir la reapertura de la paritaria ya! La inflación se exacerbó en los últimos meses y la devaluación del peso destruye los salarios. El ministro de Economía, Martín Guzmán, ya anunció tarifazos de luz y gas para después del 31 de diciembre de casi un 60% de aumento.

Es ambiguo el pedido de “un incremento salarial superior al 13%” del Seoca. ¿Significa que si las patronales ofrecen 1% más, se termina la lucha? No, se deben convocar a asambleas reales para deliberar colectivamente la reorientación de esta lucha por un 40% al básico (con cláusula de actualización por inflación).

Un aspecto muy grave del conflicto actual lo constituyen las patoteadas de Coto, cuyo dueño viene de reunirse con el presidente Alberto Fernández. En Moreno, una delegada fue golpeada por guardias de seguridad de la empresa, lo que desató un corte en la colectora de acceso Oeste, como repudio. En Santos Lugares, un delegado denunció que personal de seguridad lo obligó a levantar la asamblea que había convocado (Infogremiales, 8/11).

Los trabajadores de Coto deben luchar por su derecho a reunirse, convocar a asambleas y a acciones de lucha. También rechazamos las amenazas de algunas patronales que piden nombre y legajo de los compañeros que participan de las “asambleas”.

Las jornadas realizadas dan cuenta de la reserva que hay en la base del gremio para salir a defender el salario. Es necesaria la convocatoria a asambleas reales donde la base tenga voz y voto. ¡Basta de dilaciones, organicemos con todo el paro del 13!

Por la reapertura de la paritaria por 40% al básico. $30 mil de bono de una vez (no en cuotas). No a los vouchers, dinero en mano. Por una comisión de seguridad e higiene con participación de los trabajadores para controlar la aplicación de protocolos y licencias.

En esta nota