fbnoscript
1 de agosto de 2019 | #1559

Fernández va por la “offshorización” de Vaca Muerta

Las esclarecedoras declaraciones de Guillermo Nielsen
Fernández va por la “offshorización” de Vaca Muerta

La política energética de los Fernández es tan inviable como la planteada por el macrismo.

En una entrevista brindada al diario El Cronista (29/7), el economista Guillermo Nielsen, integrante del equipo económico del Frente de Todos, declaró que tiene con Alberto Fernández “un plan (…) donde la prioridad es la puesta en marcha a pleno de Vaca Muerta”. En esa misma entrevista, Nielsen también insistió con la necesidad de una reforma tributaria y otra previsional, ya que para él la indexación de las jubilaciones en 2019 sería exagerada.

Para Nielsen, la clave para una intensa actividad en Vaca Muerta está en generar “reglas de juego que atraigan jugadores internacionales”. Lo primero sería una “reducción de impuestos” a los monopolios hidrocarburíferos y garantizarles una “amortización acelerada” de sus inversiones. Que Nielsen quiera menos impuestos a las empresas petroleras delata una política plenamente servicial. Pues las operadoras pagan regalías irrisorias, se les ha reducido el pago de ingresos brutos y gozan de exenciones impositivas de todo tipo.

Nielsen se encargó de explicar también su plan de “offshorización” de la explotación hidrocarburifera de Vaca Muerta. Para Nielsen, el cepo cambiario impuesto por Cristina-Kicillof fue un factor de retracción de las inversiones de los grandes monopolios petroleros en la formación, ya que el cepo entorpecía el giro de dividendos de las empresas a sus casas matrices. La “offshorización” de Vaca Muerta vendría a ser la constitución de un fideicomiso en Nueva York, donde las empresas podrán depositar los dólares que les ingresen por las exportaciones que superen los índices actuales. La “offshorización” vendría a  garantizarle a las empresas la fuga indiscriminada de capitales.

En síntesis, el plan de Fernández-Nielsen apunta a llevar hasta el final el esquema de explotación hidrocarburífera puesto en marcha por Cristina-Kicillof, con el acuerdo secreto YPF-Chevron, y profundizado por Macri, con la dolarización de las tarifas y con la flexibilización de las condiciones laborales de los obreros petroleros.

Sobre lo que no ha reparado Nielsen-Fernández es sobre el precio del petróleo y el gas. El macrismo sostuvo en pie, por ejemplo, el esquema kirchnerista de subsidios al gas en boca de pozo. Con las devaluaciones, esos precios dolarizados que llegaron a triplicar el precio internacional, dispararon los tarifazos. Teniendo en cuenta que Fernández ya se ha pronunciado por una nueva devaluación y que Nielsen reniega de las retenciones a las exportaciones, que funcionan como un factor que contrarresta la inflación dentro del país, el sostenimiento de este esquema energético plantea tarifazos incluso más violentos que los padecidos bajo el gobierno macrista.   

La política energética de los Fernández es tan inviable como la planteada por el macrismo. La producción hidrocarburífera debe servir para proveer energía barata y colaborar, de esa manera, con una reindustrialización del país. Para eso, es necesario nacionalizar, sin pago, toda la industria energética y ponerla bajo la gestión y control de los trabajadores. Es el programa que levanta el Frente de Izquierda y de Trabajadores-Unidad. 

Compartir

Comentarios