fbnoscript
2 de agosto de 2019

La crisis en salud: faltan medicamentos para VIH/SIDA

Por Camila Bartolomé Roca
UJS Medicina UBA

El día lunes la Fundación GEP (Grupo Efecto Positivo), que desde el 2012 monitorea las políticas públicas en materia de VIH, dio a conocer un análisis de la situación sobre la medicación antirretroviral en el país: no hay stock de tres medicamentos y para fin de año se anticipa la falta de otros 15.

Según informa la fundación, el análisis se llevó adelante a partir de numerosas denuncias que recibió el Frente Nacional por la Salud de las personas con VIH. Tras la publicación de GEP sobre faltantes de medicamentos, el ex Ministerio -actual Secretaría- de Salud de la Nación publicó un comunicado en el que justifica la carencia de los fármacos debido a que “el consumo de drogas se ha incrementado considerablemente en estas últimas semanas en relación a nuevas recomendaciones nacionales e internacionales” y que “debido al aumento de la demanda, se registró una disminución del stock en algunas jurisdicciones”.

Ello no solo se contradice con la confirmación del faltante por parte de la Dirección Nacional de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual (DNSYETS). Evidencia, a su vez, las falencias que hoy sufre el sistema de salud, ya que a pesar de cualquier cambio que pudiera implementarse en los esquemas de tratamiento, no deberían retirarse los medicamentos en circulación sin antes garantizar la correcta distribución de los nuevos.

Fundación GEP explicó, además, que de acuerdo al análisis se registra la falta de políticas definidas en relación a la adquisición de los fármacos para tratamiento antirretroviral; y que el detrimento de las políticas públicas en materia de VIH, Tuberculosis y ETS a nivel nacional se da en concordancia con la ausencia de responsables de la DNSYETS durante cuatro meses desde la eliminación del Ministerio de Salud.

La noticia, sin embargo, no sorprende. Desde hace tiempo, y sobre todo en lo que va del 2019, son múltiples las denuncias por parte de los pacientes, profesionales de la salud y entidades relacionadas acerca de distintas carencias que enfrenta el sistema, desde insumos básicos hasta medicamentos y vacunas -tal como ocurrió en el 2018 por el recorte en el refuerzo de vacunas contempladas dentro del calendario obligatorio (antimeningocóccica), cuya aplicación tuvo que postergarse en gran parte de la población y reservarse únicamente para grupos de alto riesgo.

En este contexto, pacientes en terapia antirretroviral han denunciado en los últimos días que, después de numerosos cambios en los esquemas de tratamiento y tras quedarse sin medicación, en los hospitales públicos se les informó “que ya no había y que no sabían cuándo iba a haber de nuevo” pero que era probable que hasta fin de año no consiguieran. Se calcula que esta situación afectará a alrededor de 15.000 pacientes para fin de año.

Esta no es más que otra expresión del brutal ajuste que se viene desenvolviendo sobre la salud pública.  El gobierno nacional no tiene reparos en seguir adelante con la política de ajuste dictada por el FMI y los compromisos de deuda, llevando a la privatización de la salud y descargando la crisis sobre el sector público.

No permitamos el avance sobre la salud de los trabajadores, y exijamos que el gobierno nacional garantice la distribución de todos los medicamentos para el tratamiento de pacientes con VIH.

Que la crisis la paguen los capitalistas. Fuera el régimen del FMI.

En esta nota:

Compartir

Comentarios