fbnoscript
2 de agosto de 2019

La juventud piquetera denunció el Servicio Cívico Voluntario de Bullrich

Gran actividad en Obelisco planteando “Fuera la gendarmería de los barrios”.

Cientos de jóvenes de las barriadas populares del conurbano y villas de la capital nos convocamos el jueves 1 en el Obelisco, en una enorme actividad política de denuncia al Servicio Cívico Voluntario con Gendarmería lanzado por el gobierno nacional, y en reclamo de por justicia por Santiago Maldonado, a dos años de su desaparición y asesinato a manos de esa fuerza.

La jornada comenzó con una mesa debate, integrada por referentes de las distintas  organizaciones presentes (Juventud del Polo Obrero, JR CHE de la C.U.Ba-MTR, FDU, la Juventud del MTR 12 de Abril, la Juventud Unida del MTR) y de la lucha por las libertades democráticas.

Tras las intervenciones de Liliana “Rayu” Alaniz (de APEL y abogada de una de las causas del caso Maldonado) y Carlos “Sueco”  Lordkipanidse (ex detenido desaparecido e integrante del Encuentro Militante Cachito Fukman), se abrió un debate en el que intervinieron más de quince jóvenes contando sus testimonios y planteando sus dudas acerca del Servicio Cívico y sobre la continuidad de la lucha por justicia por Santiago.

El micrófono se llenó de denuncias hacia las fuerzas de “seguridad”, que acosan a la juventud mientras hacen la vista gorda con el narcotráfico y las redes de trata, marando que el objetivo de la presencia en los barrios de  la Gendarmería no es el combate del delito sino el amedrentamiento de la juventud para someterla al ajuste.

Una de los compañeras de la Juventud del Polo Obrero contó cómo en su municipio se destinaban fondos para construir una cárcel en el barrio, mientras las escuelas están sin calefacción. Fue uno de varios testimonios que mostraron las prioridades represivas de los gobiernos, que por años han empobrecido al pueblo y sometido a la juventud a la falta de empleo y la destrucción de la educación pública.

Esta jornada puso de manifiesto el fracaso del gobierno, que la única perspectiva que le ofrece a la juventud es "formarse en valores" con los asesinos de Santiago, y reclutar a les pibes para adoctrinarlos en la subordinación al Estado capitalista. El visto bueno de Alberto Fernández al “servicio voluntario” de Bullrich muestra que en este aspecto también la polarización es trucha.

Y un enorme cartel clavado en el centro de la Plaza de la República denunció cómo la militarización de los barrios y la represión es compartida por todos los gobiernos patronales: “De Milani a Bullrich, fuera la gendarmería de los barrios”.

La juventud que se revela

Luego de la mesa de debate, se abrió un espacio cultural en la tarde soleada en el Obelisco, con chicos y chicas que cantaron y rapearon letras en defensa de sus derechos, y participaron de una radio abierta para denunciar la falta de estufas en las escuelas, exigir educación sexual y la legalidad del aborto, y repudiar el pago al FMI y al régimen del pago de la deuda.

Estos pibes y pibas son los verdaderos herederos del Argentinazo, que luchan en los barrios por salir del pantano de la desocupación y de la falta de recursos para seguir estudiando, ya que muchos de sus padres están desocupados o con salarios hambre.

Les pibes llamaron a seguir organizados, marcaron la importancia de estar en las calles, de seguir sumando más jóvenes a la lucha por el trabajo genuino, por espacios culturales, por la salud y la educación públicas.

No se los contó nadie: entienden que deben seguir el camino de la organización y pelear por lo suyo, en unidad con sus compañeros de clase.

Esta jornada deja planteado un enorme desafío: construir la Juventud piquetera que retome el camino de la rebelión popular. Por el pan, por el trabajo y la educación, pero también por la revolución para acabar con este régimen de explotación.

La jornada concluyó con cientos de pibes que se sumaron a la movilización por Santiago a Plaza de Mayo.

Compartir

Comentarios