fbnoscript
16 de agosto de 2019

Estudiantes junto a las luchas campesinas en Chaco y Formosa

Se realizaron las Pasantías Interdisciplinarias de la UJS-Partido Obrero, en las tierras de los ajustadores Insfrán, Peppo y Capitanich.
Por Federico P.
Psicología UBA

Del 26 de Julio al 4 de Agosto realizamos un viaje a Formosa y Chaco en el marco de las Pasantías Interdisciplinarias organizadas por la UJS-Partido Obrero, con una veintena de estudiantes de diferentes facultades de la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de las Artes. La experiencia nos dejó numerosas enseñanzas y nuevos objetivos.

Hace varios años desde la UJS buscamos desarrollar una vinculación entre quienes nos formamos académicamente y los diversos procesos de organización popular de nuestro territorio, porque entendemos que nuestra formación debe estar al servicio de las necesidades sociales y las luchas de las y los explotados. Esta perspectiva nos ha llevado a relacionarnos con los movimientos campesinos del Noreste argentino, quienes han sabido enfrentar en luchas implacables los abusos del Estado y los ataques a sus pueblos y su posibilidad de subsistir en sus tierras.

En esta ocasión nos dirigimos a dos de las provincias más castigadas por la crisis nacional actual y la expansión del capital sojero de las últimas décadas. Tanto en Chaco como en Formosa vimos cómo los reclamos más elementales (agua, caminos, escuelas, hospitales) chocan con los intereses capitalistas de cada provincia, cobijados por los Estados provinciales, donde el PJ ejerce un control político y represivo desconcertante sobre la población más humilde del campo y la ciudad. Abundan los negocios sobre la tierra y la miseria de los campesinos (tanto “criollos” como “originarios”) pero no hay dinero para mantener los caminos, equipar ambulancias o pagar enfermeros en las salitas.

Junto a ello, en tierras colonizadas por la Iglesia Evangélica el acceso a profilácticos y anticonceptivos es muy dificultoso, la ESI no se aplica y se registran los índices más altos a nivel nacional de embarazos adolescentes.

En una convivencia diaria con las personas del lugar nos dimos la tarea de recoger sus experiencias frente a los distintos desafíos que han enfrentado. Fuimos recibidos con calidez y pudimos compartir el día a día con las familias que nos hospedaron.

Por nuestra parte quisimos hacer diferentes aportes a la comunidad a partir de las distintas disciplinas que agrupamos entre los estudiantes que viajamos: veterinaria, medicina, agronomía, psicología, entre otras. Se realizaron Talleres Interactivos sobre Zoonosis, Enfermedades Endémicas y Reuniones de Mujeres, donde se buscó reforzar el espacio de organización conquistado por las mujeres de allí, reflexionando sobre el origen de la opresión hacia la mujer y la cuestión de género. Todas las actividades lograron un intercambio y nos permitieron sacar conclusiones para poder seguir profundizando un lazo con estas comunidades que, a su vez, valoraron mucho nuestra presencia.

Nuestra primera parada fue en Loma Senés, una colonia de campesinos. Las casas son modestas, se trabaja la tierra y se crían animales. Los caminos son de tierra y se vuelven intransitables cuando llueve. Allí numerosos pobladores del interior de la Formosa de Gildo Insfrán sufren las consecuencias espantosas del contacto directo con los agrotóxicos que se utilizan en las siembras intensivas. El saldo son niños y adultos con cáncer y enfermedades de todo tipo por contaminación del agua. Los campesinos que se agrupan en el Mocafor (Movimiento Campesino de Formosa) nos contaron su experiencia de lucha y la batalla histórica que vienen dando desde su conformación en la década del ´90, en defensa de sus tierras y los recursos naturales, contra las corporaciones multinacionales y contra los cultivos de soja transgénicos y el lavado de dinero a través de la producción de algodón en manos del Estado y sus dirigentes políticos. Hoy en día, el Mocafor intenta rearmarse como en sus mejores años para organizarse contra la pobreza que impera en la Provincia de Insfrán.

Luego, tuvimos la suerte de ver la compleja tarea de organización del Polo Obrero en Pampa del Indio en Chaco. Contra todo tipo de aprietes por parte del PJ provincial y políticas punteriles de organizaciones cooptadas por el gobierno de Peppo-Capitanich así como por las iglesias evangélicas, los campesinos del lugar han tomado los métodos históricos de la clase obrera para encausar sus reclamos: asambleas periódicas y acciones de lucha. Así llevan ya una lista de victorias populares contra la desidia estatal. Por eso crece rápidamente el número de compañeros que se suman a la organización al ver sus conquistas y la perspectiva de constituirse como un factor político con independencia del Estado y sus partidos tradicionales.

A partir de todo esto, pensando ya en el retorno a Chaco y Formosa el año que viene, pretendemos llevar el debate sobre la lucha de los pueblos campesinos a la universidad, sumar más estudiantes con el objetivo de llevar nuestras iniciativas a las escuelas y a los centros sociales más importantes del lugar para fortalecer y mejorar nuestra intervención allí, y seguir colaborando en la organización independiente de los explotados, tanto de la ciudad como del campo.

En esta nota:

Compartir

Comentarios