fbnoscript
19 de agosto de 2019

Triunfo de las trabajadoras de maestranza de la Secretaría de Trabajo La Matanza

Tras una semana de lucha -que incluyó asambleas, cese de tareas y fondo de huelga- las trabajadoras de maestranza de la Agencia La Matanza de la Secretaría de Gobierno de Trabajo y Empleo (ex Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social) consiguieron que les depositen sus salarios del mes de julio, adeudados por la empresa tercerizada que provee el servicio de limpieza.

Las compañeras de maestranza trabajan hace varios años en la Agencia La Matanza, pero bajo diferentes patrones que se van retirando y dejan un tendal de deudas. La firma actual debutó en abril de 2019 desconociendo la antigüedad de las compañeras y pagó con sistemático retraso los salarios durante los primeros meses, amparándose en el incumplimiento del pago del servicio por parte del propio Ministerio. En agosto, luego de varios días de atraso salarial sin que la empresa diera respuestas, las compañeras dijeron basta. 

En permanente articulación con las y los demás trabajadores del edificio, resolvieron un cese de tareas. Impulsaron además una colecta de alimentos y un fondo de huelga, que fue clave no sólo para sostener su delicada situación económica sino para cargar las tarjetas SUBE y seguir acudiendo al lugar de trabajo, convencidas de la importancia de desenvolver la lucha en unidad con todos sus compañeros.

Tras una semana de medidas, y mientras se realizaba una asamblea de todo el edificio que se aprestaba a votar un cese total en apoyo a las compañeras y en reclamo por condiciones de seguridad e higiene, se recibió la noticia del depósito de los salarios por parte de la patronal, desatando una euforia generalizada.

La lucha de las compañeras se enmarca en una historia común de organización de todo el colectivo de trabajadores de la Agencia que, en base al método de asamblea y con independencia de todos los gobiernos-patrones que fueron pasando, combatió la precarización laboral kirchnerista, revirtió despidos durante el macrismo, hizo apartar agentes de seguridad por conductas de género inapropiadas, empalmó en solidaridad con diferentes luchas obreras y peleó por la conservación de los puestos de trabajo de las compañeras de maestranza ante los sucesivos cambios de firma, haciendo eje en la exigencia del pase a planta permanente. 

Pese a que la dirección de ATE no afilia a trabajadores tercerizados por no considerarlos estatales, los delegados de ATE del edificio -en articulación con la Junta Interna de la Secretaría- apoyaron incondicionalmente a las compañeras desde el primer momento y sirvieron de canal de organización. Es un claro contraste con el rol jugado por UPCN, que se mantuvo al margen y recién una vez resuelto el conflicto emitieron un comunicado arrogándose el crédito por “normalizar el servicio de limpieza”. El Sindicato de Obreros de Maestranza, al cual las compañeras de la Agencia fueron afiliadas al momento de su contratación, recién movilizó al Ministerio como producto de las medidas que llevaron adelante las trabajadoras. 

Tercerización en el Estado

Las trabajadoras y trabajadores de maestranza del ex Ministerio de Trabajo hace muchos años que son tercerizados por medio de diversas empresas que, al amparo de las sucesivas autoridades con quienes han desarrollado jugosos negociados, desembarcan sin reconocer antigüedades, incumplen el pago de salarios y la provisión de herramientas de trabajo, persiguen gremialmente, despiden sin causa y se retiran sin abonar indemnizaciones.

La tercerización es una práctica generalizada en el Estado, mediante la cual los trabajadores son directamente encuadrados bajo convenios del sector privado (maestranza, construcción, etc.), en un mayor nivel de desvinculación con los organismos y debiendo padecer la inestabilidad propia de dicho sector. El kirchnerismo, con su ministro de Trabajo Carlos Tomada a la cabeza, dejó el gobierno con una planta precaria que rondaba el 75% (sumando también contratados y monotributistas). Fue sobre esta enorme base de precariedad contractual que el macrismo ejecutó su política de despidos masivos, encubierta bajo la etiqueta de “no renovación” de los vínculos temporales.

Con su lucha las compañeras de maestranza dieron un claro ejemplo, en cuanto a orientación y método, que debe servir para todo el movimiento obrero, unificando sus reclamos con los intereses comunes de todos los trabajadores. Sigue en pie la lucha por terminar con el negociado de la tercerización laboral y conquistar el pase a planta permanente. 

¡Enorme victoria! ¡Fuerza compañeras!

Compartir

Comentarios