fbnoscript
26 de agosto de 2019

Por la independencia política de la Fuba y los centros de estudiantes

Panorama político hacia las elecciones universitarias

Las elecciones obligatorias de centros de estudiantes y consejeres directivos de la UBA se realizarán del 2 al 6 de septiembre. Tendrán lugar a pocas semanas del derrumbe del macrismo y pondrán en juego qué orientación política debe el movimiento estudiantil llevar adelante para derrotar las políticas antieducativas del FMI.

Educación o FMI

La Argentina vive hoy una situación convulsiva, fruto del golpe de mercado propiciado por el gran capital para imponer condiciones de la transición política en curso. Esta perspectiva tiene el indudable aval del gobierno, que echó la culpa a les votantes de lo sucedido, pero también de Alberto Fernández, que le dio el visto bueno a la devaluación y a la flexibilización de los convenios colectivos de trabajo.

El kirchnerismo mostró así, una vez más, lo que nos hemos cansado de denunciar desde la UJS-PO: el tutelaje y monitoreo de la economía no están en discusión para el Frente de Todos.

Esto implicará no solamente una continuidad sino una profundización de la política educativa de los últimos años, que implica recortes de presupuesto (30% en la UBA en 2019) y reformas antieducativas. El programa del FMI para la educación, así, implica la colonización por parte del capital financiero. En este sentido de inscriben la “Secundaria del futuro”, la UNICABA, el Sistema de Reconocimiento Académico y la Resolución 1254 que recortó el alcance de los títulos. 

El camino que planteará el próximo gobierno para la universidad lo arma el gran capital, para pasar contenido de grado a posgrado (en general, arancelado) y deteriorar la cursada regular. La verdadera grieta es entre la educación pública o el FMI.

Les que gobiernan o les que luchan

El cogobierno radical-peronista en la UBA defiende, sin tapujos, esta orientación. El plan 2020 de la Facultad de Ingeniería (carrera de 4 años sin incumbencias y luego 2 años más con posibilidad de arancelamiento), las reformas en los planes de estudio de Matemática y Biología en Exactas, así como los cambios en las carreras que dificultan la “doble titulación” en Filosofía y Letras son muestras de esto.

La transición política que vive la Argentina implica sin dudas un realineamiento de las camarillas universitarias. Al acto de Alberto Fernández en Exactas, no solo asistieron los decanos kirchneristas Reboreda (Exactas) y Morgade (Filo), sino también los decanos que responden al rector Alberto Barbieri Mera (Sociales) y Bruno (FADU). El kirchnerismo busca reconfigurar el acuerdo de gobierno de la UBA para ocupar un lugar que la permita usufructuar por sí mismo las ventajas de la privatización universitaria. Lejos de luchar contra el FMI y su plan de ajuste, los K buscan ganar lugares de privilegio en el cogobierno universitario.

Por el contrario, el movimiento educativo recorrió una experiencia durante los últimos años que puso un freno a esta política. Las luchas de mayo del 2016, la toma del CONICET ese mismo año o la huelga educativa del 2018 son muestras claras de ellos. Esta orientación está lejos de haber sido derrotada, pero el movimiento estudiantil y docente no parte de cero para salir a pelear contra ella.

Independencia política

Desde la UJS, consideramos que la única garantía para salir a luchar contra el gobierno (el que está y el que viene) y el FMI es con centros de estudiantes que tengan independencia política de los mismos y de las camarillas universitarias. En ese sentido, las fuerzas del macrismo (Franja Morada- Nuevo espacio) buscarán colocar los centros al servicio del gobierno y la privatización de la educación la ciencia y la salud, mientras que el kirchnerismo buscará apuntalar su realineamiento con el rectorado de Barbieri, en el marco del nuevo gobierno de Fernández.

La necesidad de independencia política también puede trasladarse al debate de la FUBA. Luego del golpe del rectorado, el impasse del movimiento estudiantil del 2019 no permitió procesar hasta el final el debate en la conducción, entre la izquierda que busca poner a la Federación en las calles contra el ajuste y el FMI y el ala kirchnerista que llama a no “hacer olas” y al “pacto social”. Una FUBA independiente para luchar contra la política devaluacionista y de precarización laboral que ya avisó que va a llevar adelante Alberto Fernández.

Desafíos y programa

La UJS dará peleas enormes en estas elecciones, para ir por centros y consejerxs independientes de cualquier gobierno y las autoridades universitarias. Será la única organización que se presentará en las 13 facultades de la UBA.

En Medicina, la UJS y El Frente tendrán el desafío de defender un centro que se le ha arrebatado contra el macrismo, para que continúe en pie de lucha contra el ajuste en salud y educación del gobierno y el vaciamiento de la gestión. En Filo, la UJS deberá defender al CEFYL, puntal de la lucha educativa de los últimos años, contra el kirchnerismo y la gestión de la kirchnerista Graciela Morgade, frente a un próximo gobierno de Alberto Fernández.

A su vez, en Farmacia y Veterinaria está planteado mantener las organizaciones de lucha para defender la cursada frente a los cupos y el ajuste en la universidad, así como también salir a las calles junto a lxs trabajadorxs en defensa de la ciencia y la educación. En Exactas, En Acción (UJS + independientes) buscarán arrebatarle un centro al kirchnerismo para pelear de forma independiente frente al vaciamiento en ciencia y la política de Fernández y el FMI. En Agronomía, Abriendo Caminos (UJS + independientes) irá a defender la conquista que significó la conformación de la Lista 3 que le ganó el CEABA al derechista LAI, pero con la perspectiva de transformarlo y darle al centro una perspectiva independiente del decanato y el gobierno de Fernández.

En Psico y Sociales, la perspectiva de mantener el lugar de la izquierda independiente es fundamental de cara a las peleas por venir, en dos de las facultades en las cuales la lucha educativa fue muy importante. En Derecho, el realineamiento de la conducción del Centro (Nuevo Derecho-Partido Socialista) con el macrismo refuerza la necesidad de abrir paso a la izquierda independiente como alternativa. En FADU, el Frente de Izquierda buscará sostener su lugar frente a la conducción kirchnerista del CEADU (CR) y la gestión ligada a los radicales. En Económicas, Ingeniería y Odontología, la UJS irá a defender una alternativa independiente frente a los centros alineados con el macrismo (Nuevo Espacio) y el rectorado (MLI-Ingeniería).

Nuestra corriente pondrá todas sus energías en estos objetivos, bajo la comprensión de que la independencia política es la única herramienta para pelear contra el FMI, por el aborto legal, por el boleto educativo, por el aumento de las becas y el presupuesto universitario, por comedores estudiantiles y demás reivindicaciones de les estudiantes. Hacia esa perspectiva se direccionará la política de la UJS. La lucha es ahora. Manos a la obra.

Compartir

Comentarios