fbnoscript
26 de agosto de 2019

El final de un devaluado Urtubey y los desafíos para la clase obrera

El cuadro político de Salta luego de las PASO nacionales y la presentación de listas provinciales

El triunfo aplastante de la fórmula Fernández- Fernández en Salta, 28 puntos arriba de Macri y 38 de Lavagna -Urtubey, ha reconfigurado el panorama político en la provincia.

El Frente de Todos ha logrado agrupar a la mayor cantidad de organizaciones sociales, partidos y agrupaciones municipales, incluida la mayoría del PJ salteño que oficialmente integra el frente. En él, se dirimirá en las PASO del 6 de octubre el candidato a gobernador entre el actual diputado nacional K, Sergio “Oso” Leavy, y el actual vice gobernador Miguel Isa, que llegó a la interna a partir de una presentación judicial que evitó su proscripción. Que Leavy dispute una interna con el vice gobernador y además lleve de candidato a vice al ministro de hacienda, hoy renunciado para ser candidato, revela lo que denunciamos hace ya tiempo, que el kirchnerismo local es el vehículo de reciclaje del PJ, partido histórico de estado oligárquico en Salta.

Esta derechización de los K ha provocado que un ala “progresista” impulsada por el Frente Grande vaya con su propia lista por fuera del frente, aunque sin ninguna chance.

Por su parte el intendente de Salta ha armado su propio frente “Sáenz Gobernador” donde agrupa a sectores del macrismo (oficialmente el PRO es parte de este frente), del radicalismo y al ex urtubeycista Frente Plural. Desde hace un tiempo Sáenz ha buscado despegarse de Macri en la medida que se agudizaba la crisis e incluso llegó a posicionarse cercano a la candidatura de Urtubey con un planteo localista, aunque finalmente no tomó una posición definida en las elecciones nacionales. Sobre el cierre de la presentación de listas terminó acordando con un histórico del PJ, Antonio “Gringo” Marocco, quien actualmente es el representante del partido de Alberto Fernández en Salta, que será el candidato a vice gobernador.

El otro frente patronal es el que encabeza Olmedo. El esclavizador xenófobo y homofóbico se presenta junto a la UCR, que lleva a su actual diputado nacional, Miguel Nanni como el candidato a vice del amarillo. Este frente además incorpora a todo el arco que ha militado contra el derecho al aborto legal seguro y gratuito, que ha formado un partido propio con una escisión del PRO. En los municipios hay una enorme cantidad  de listas celestes con candidatos de las iglesias evangélicas.  La UCR ha entrado en una enorme dispersión. Un ala que se presenta como progresista y ha hecho planteos de defensa de un “estado laico” ha quedado pedaleando en el aire. El partido centenario fue en su momento reconstruido artificialmente, con gran impulso de Urtubey, mostrándolo como una oposición independiente y “razonable” frente a un PO que proclamaba una “revolución que nunca llega” según las palabras del propio Nanni, quien ha terminado siendo una colectora de Romero en las elecciones nacionales y de Olmedo en las provinciales, contradiciéndose así mismo luego de manifestar que estos personajes eran su límite.

El final de un Urtubey devaluado. Construyamos una alternativa de los trabajadores y la izquierda

El actual gobernador ha sufrido una dura derrota electoral quedando tercero en la provincia. No ha podido establecer claramente un sucesor en la gobernación y se va derrotado también por la extraordinaria huelga docente.

Se va dejando una provincia devastada, con los peores índices de pobreza, desocupación y precarización laboral, a nivel del NOA e incluso nacional. La deuda pública está en un 80% en dólares. La reciente devaluación del peso sin dudas tendrá un impacto brutal en esta deuda que se tornará impagable.

En los meses que le queda de mandato Urtubey deberá afrontar la cláusula gatillo arrancada por la docencia y que la devaluación y la quita del IVA (un impuesto coparticipable) en algunos productos, han puesto en cuestión, lo que podría provocar una nueva lucha docente y/o de todos los estatales.

Así como la situación planteada pone a prueba a Urtubey, también pone a prueba a la clase obrera, que viene desarrollando grandes luchas como la de los viales, salud y educación. En medio de la corrida cambiaria y el golpe que implicó al bolsillo, la burocracia sindical y el kirchnerismo apoyado en un gran resultado electoral, buscaran frenar cualquier intento de lucha. No solo la vieja burocracia intervendrá en esa perspectiva, también lo hará la que busca ser un recambio, como los delegados docentes “de la plaza”.

Frente a este panorama tenemos el desafió de construir una alternativa de los trabajadores junto al Partido Obrero, haciendo valer el lugar de la única oposición popular y socialista al régimen oligárquico que quiere perpetuarse bajo distintas facetas.

En esta perspectiva también intervenimos en el proceso electoral con la Lista Unidad que hemos conformado para las PASO del FIT-U junto al PTS. Allí también daremos batalla contra el rupturismo de Altamira, para que la representación de la izquierda quede donde debe estar, entre los que rechazamos el embellecimiento del Kirchnerismo-pejotismo que hace su grupo, y defendemos al Partido Obrero y al Frente de Izquierda como un gran canal de independencia de clase. Nuestra campaña electoral estará será un impulso a las luchas que se vendrán y a la necesidad de organizar a la combativa clase obrera salteña para disputarle el poder al régimen oligárquico que gobierna Salta hace más de 25 años.

Compartir

Comentarios