fbnoscript
26 de agosto de 2019

Un ataque xenófobo y racista del jefe del Pro de La Matanza contra el Polo Obrero

Por Juan Cruz

Miguel Racanelli, jefe del bloque de concejales de Cambiemos en La Matanza, se refirió a través de su cuenta de Facebook sobre la masiva movilización que se llevó adelante este 22 de agosto del Obelisco a Plaza de Mayo, convocada por el Plenario Sindical Combativo.

"Me lo envió un amigo. Se preguntaba si en Bolivia, un grupo de argentinos puede cortar de esta manera una avenida principal. Todos votos Para Alberto. La Argentina que se viene? Aguante Argentina? Vamo a volve...". El video que comparte Racanelli muestra parte de una de las columnas de la movilización identificada con las banderas del Polo Obrero y, además de mostrar a los manifestantes, cuenta con el relato de su "amigo": "A ver los bolitas... todos bolitas, son todos bolivianos... mirá, todos bolivianos. Querés seguir mirando bolivianos? Ahí tenés mirá... 100% bolita... Yo me pregunto, en La Paz pueden cortar la avenida principal así?".

 El fundador del Pro en La Matanza no es original en sus dichos ni en su actitud xenófoba. Es un recurso histórico del capital y de los funcionarios del aparato estatal que le responden, colocar a los migrantes como responsables de los males que padecemos los trabajadores. Fomentan, de este modo, de forma consciente y manipuladora una división entre trabajadores nacionales y extranjeros. Buscan forjar y mantener vivo un sentido común contra los trabajadores extranjeros en base a una variedad de distorsiones y mentiras.

Una de ellas es la idea de que Argentina tiene una presencia masiva y desbordante de extranjeros. Sin embargo, el último censo del año 2010 nos muestra que del total de los habitantes del país, sólo un 4,5% habían nacido en otro país. Siendo que la ciudad de Buenos Aires es el polo de atracción principal por la oferta del mercado laboral, en comparación para los trabajadores migrantes, La Matanza se ofrece con un menor costo de vida y, por ende, el porcentaje de extranjeros en el distrito aumenta. Y aún así el colectivo migrante mantiene bajos porcentajes en la población total matancera.

Por otra parte, con el video que difunde Racanelli, este da por supuesto que cualquier rostro más o menos morocho sería extranjero. Así no importa el lugar de nacimiento que lleven los manifestantes en sus documentos sino los rasgos y el color de piel para denostar la justa protesta.

Asimismo, se promueve la idea de que los manifestantes que serían beneficiarios de algún plan asistencial estarían desangrando las arcas del Estado. Nuevamente el capital busca disfrazar las crisis que genera responsabilizando a los propios trabajadores. Los estados latinoamericanos, endeudados y reendeudados con las potencias imperialistas y sus organismos como el FMI, quebrantan sus economías desembolsando millones y millones de dólares y, sin embargo, se coloca la culpa del desfalco financiero en los trabajadores migrantes. El Polo Obrero, organización piquetera que nuclea a un conjunto de desocupados, plantea luchar por el trabajo genuino y productivo que el propio sistema no tiene la capacidad de crear. Por eso se movilizan bolivianos, argentinos, paraguayos y trabajadores de cualquiera nacionalidad que con sus reclamos ponen en cuestionamiento al régimen del FMI, a sus variantes patronales de "Cambiemos" o del Frente de Todos defensores del capital y al sentido común. Será por eso que en el fondo le molestan tanto a Racanelli “los bolivianos”, no es sólo su color de piel.

Por último, se presenta una y otra vez la idea de que los trabajadores migrantes que protestan no podrían hacerlo en sus países de origen. Se plantea habitualmente que Argentina presenta normas más flexibles y que en otras partes del mundo, estos trabajadores no podrían "cortar una avenida principal". No es nada inocente la reiteración de este lugar común. Constituye en primer lugar un llamado velado a la represión, coartando la libertad de manifestarse. Los funcionarios como Racanelli le quieren ocultar a los trabajadores que la clase obrera en diferentes lugares se levanta contra la ofensiva del capital. En el propio distrito de La Matanza, las diferentes luchas obreras que se han abierto por despidos y cierres de fábricas como Suchen, Mattioli y Belcar, han despertado la solidaridad de otros sectores de trabajadores. Así, en otros lugares de Argentina como el Chubutazo en el sur y de América Latina, las luchas de la clase trabajadora son permanentes y los cortes de calle son tan sólo una forma de expresión de las mismas. Por mencionar algunas de estas luchas: Puerto Rico vivió masivas movilizaciones contra su status colonial que terminaron con la renuncia del presidente Ricardo Roselló, el sur de Perú viene atravesando una huelga de trabajadores mineros y otros sectores contra proyectos que contaminan el medio ambiente, Chile ha sido conmovida por una prolongada huelga de docentes que viene luchando hace años y años por un sistema educativo gratuito y de calidad, Ecuador también tiene a grandes sectores de trabajadores con asambleas, movilizaciones y paros contra las políticas fondomonetaristas de Lenin Moreno.

Los compañeros del Polo Obrero, al contrario de lo que se proponen funcionarios del capital como Racanelli, fomentan la mejor de las solidaridades, la solidaridad de clase. Se organizan por sus propios reclamos pero se solidarizan y acompañan también a sus compañeros de clase ocupados. Así lo han hecho en luchas fundamentales como la de los trabajadores de Interpack contra el cierre de la fábrica en Lomas del Mirador.

Por todo esto, repudiamos los dichos de Miguel Racanelli, imitación berreta de la xenofobia que fomentan Trump y Bolsonaro.

¡¡¡MIGRAR NO ES DELITO!!!
¡¡¡ABAJO LA XENOFOBIA!!!
¡¡¡VIVA LA UNIDAD DE OCUPADOS Y DESOCUPADOS DE AMERICA LATINA!!!
QUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios