fbnoscript
27 de agosto de 2019

UnCuyo: la paridad de género, una lavada de cara de los ajustadores

Por
Titi UJS Mendozay Guille

A 80 años de la fundación de la Universidad Nacional de Cuyo, la casa de estudios más grande la región,  el rector Daniel Pizzi convocó la Asamblea Universitaria que sesionó en la Facultad de Ciencias Económicas con sólo dos puntos: una demagógica reforma del estatuto universitario para incorporar la paridad de género en los cargos electivos colegiados (de representación política en las unidades académicas, del Rectorado y cargos de la Junta Electoral particular y general) y el seguimiento del plan estratégico 2012-2021.

El rector Pizzi, que abiertamente militó el voto por el gobierno fondomonetarista y ajustador de Macri, pretende encantarnos con una paridad de género en los cargos electivos mientras su gobierno descarga una mega devaluación que hambrea al pueblo trabajador. Mientras que  Alberto Fernández goza de su triunfo, y le parece razonable un dólar a $60, su candidata a gobernadora Anabel Fernández Sagasti busca desesperadamente ser socia del empresariado local, el mismo que no dudó en despedir o recortar cuando las cuentas no le cierran.

La asamblea universitaria no habló de la deserción de las estudiantes, ni de iniciativas materiales para garantizar el ingreso, la permanencia y continuidad de los estudios de las mujeres estudiantes.

En estas condiciones, la paridad de género resulta una medida demagógica, que el Rectorado ha impulsado para lavarse la cara frente a la creciente lucha callejera de las mujeres y disidencias. Por lo tanto no podemos festejar que se sigan burlando en nuestra cara porque con FMI y ajuste, no quedarán mujeres en las aulas para la distraccionista paridad que impulsan.

Por otra parte, cabe señalar que la reforma del estatuto no altera el carácter antidemocrático del gobierno universitario, que sub representa a estudiantes y docentes en beneficio de una minoría de profesores titulares. Es decir, no altera un régimen de camarillas asociadas al ajuste y la privatización educativa.

Que no nos distraigan. La conquista de las reivindicaciones de las mujeres requiere de una organización independiente, es incompatible con un gobierno nacional y un Rectorado que privatiza la universidad con aranceles en posgrado, que recorta becas de investigación y  presupuesto al compás de la entrega al FMI.

Redoblemos la apuesta, vamos por todo, redoblemos la organización política y la lucha por el claustro único docente, jardines infantiles para los hijes de las estudiantes, aumento de las becas al compás de la inflación, por un real ingreso irrestricto, basta de elitizar la Uncuyo, queremos becas de investigación; triple turno de cursada, boleto educativo gratuito, que las denuncias por violencia de género no queden sin resolverse.

La salida no es como proponen desde el peronismo, esperar a octubre sin salir a las calles para dar un voto poderoso… a los acordadores con el FMI, la salida es en las calles ahora sin darle tiempo al plan de guerra que descarga el régimen fondomonetarista sobre el pueblo y votar un programa político que coloque las prioridades con los trabajadores, las mujeres y la juventud como plantea el FIT Unidad. 

Por esto convocamos a movilizarnos el próximo 16 de septiembre, en un nuevo aniversario de la noche de los lápices por un plan de becas ya, por el boleto educativo gratuito, contra el pago de la deuda externa, para que rajemos al régimen fondomonetarista en defensa de la vida de las mujeres, del derecho a estudiar, a sanarse y a trabajar.

En esta nota:

Compartir

Comentarios