fbnoscript
28 de agosto de 2019

No a los despidos masivos en Motomel

Basta de ataques patronales en San Nicolás.

Con el avance de la crisis, las patronales aprovechan para descargarla sobre las espaldas de los trabajadores. Este es el caso de la fábrica Motomel, que hoy es nuevamente noticia con más de 60 despidos.

Este ataque patronal –que llega luego de despidos y suspensiones masivas a lo largo de 2018- no ha tenido respuesta por parte de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que mira para otro lado y deja desprotegidos a los compañeros de la ensambladora.

En La Emilia, localidad del partido bonaerense de San Nicolás en la que está ubicada la fábrica, crece la preocupación por los despidos, y se agudiza por la situación de crisis económica que atraviesa el país y que se está expresando en el aumento de los precios y la consiguiente pulverización de los salarios.

Los despidos en Motomel se suman a otros atropellos en la región, como el que sufren los compañeros de BIO Ramallo (con 28 trabajadores despedidos), de la Acería San Nicolás (donde la semana pasada hubo despido de personal y suspensiones masivas) y de Siderar (bajo un régimen de suspensiones y vacaciones anticipadas).

Desde el Partido Obrero, dentro del Frente de Izquierda-Unidad, llamamos a la intervención de los trabajadores para enfrentar el ajuste de las patronales, y planteamos que el hambre de familias enteras a la deriva no puede esperar a octubre. La CGT y las CTA deben convocar a un paro activo nacional de 36 horas para que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores.

Luchamos por la ocupación de toda fábrica que cierra o despida masivamente; la reapertura de las paritarias e indexación mensual de los salarios. Fuera el régimen del FMI. Por una salida de los trabajadores, para que la crisis la paguen los capitalistas.

En esta nota:

Compartir

Comentarios