fbnoscript
2 de septiembre de 2019

Seccionales combativas de Suteba convocan plenario provincial de delegados para votar plan de lucha

Las seccionales combativas de la gremial docente bonaerense Suteba y la Lista Multicolor convocan para el viernes 6 de septiembre un plenario provincial de delegados, con el objetivo de abordar la crisis política y social desencadenada luego de la derrota demoledora de Macri y resolver medidas de paro y movilización, en defensa de los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores de la educación.

Los Sutebas de La Matanza, Escobar, Ensenada y Tigre vienen de movilizarse el pasado jueves 22 a Plaza de Mayo junto al sindicalismo combativo, bajo la consigna “que la crisis no la paguen los trabajadores” y en repudio a la devaluación del 25% resultante del golpe de mercados.

El 30, los Sutebas de Ensenada y Matanza pararon junto a la AGD-UBA y Ademys, y se movilizaron con el sindicalismo combativo hacia la Secretaría de Trabajo, donde las patronales, la burocracia sindical y el gobierno discutían el monto del salario mínimo. Los manifestantes exigieron un piso de $35.000, la indexación del salario en forma mensual y la reapertura de las paritarias, para recuperar los 22 puntos de pérdida que sufrieron los salarios en 2018 y todo lo caído en lo que va de 2019.

En aquella reunión las patronales ofrecieron un 28 por ciento de aumento, las burocracias sindicales de la CGT y de las CTAs solicitaron un 140% (que elevara el mínimo a $ 31.000) y el gobierno -ante la falta de acuerdo- laudó por un 35 por ciento. En medio de la hoguera inflacionaria, eso significó que el salario mínimo ascendiera a $ 16.875, en tres cuotas… a noviembre. Preguntados por si esta cruenta burla a los trabajadores generaría medidas de fuerza, Héctor Dáer negó categóricamente, y Hugo Godoy (CTA-A) y Hugo Yasky (CTA-T) se limitaron a declarar que era insuficiente.

Ahora Baradel dice que hay que esperar hasta diciembre

La semana que pasó se realizaron reuniones de delegados en Suteba, con un temario que excluía la discusión de un plan de lucha. De espaldas a los docentes, las convocatorias fueron ultraminoritarias e informativas y no se resolvió ninguna acción, en el cuadro más agudo de ataque a los trabajadores después de la híper-devaluación de Duhalde en 2001.

En todas las seccionales dirigidas por la Lista Celeste de Roberto Baradel, que dirige la gremial provincial, esta se negó a tomar medidas de acción bajo el argumento de que había que asegurar el triunfo del gobierno popular de Alberto Fernández, Axel Kicillof y Sergio Massa. Caracterizaron que el paro y la movilización de los trabajadores serían un motivo de desestabilización, mientras que la crisis continúa dando saltos de calidad en un escenario de tregua de las centrales sindicales. Le dieron la espalda al gran conflicto de los docentes y estatales de Chubut y se opusieron a reclamarle a Ctera la convocatoria a un paro nacional. Incluso defendieron la actitud de Alberto Fernández, que profundizó el ajuste actual, de saludar que el dólar esté a $60, y sus definiciones ya públicas de “honrar la deuda” y los compromisos establecidos con el FMI -lo que viene de la mano de la reforma laboral vía los convenios y de la reforma previsional.

Los burócratas sindicales del Frente de Todos, que antes decían que había que llegar a las elecciones, ahora pidieron paciencia, incluso más allá del 11 de diciembre. Ya abrieron el paraguas, señalando que una vez asumido el gobierno de los Fernández habrá que tomarse el tiempo para restaurar el “Estado nacional y popular”. Hugo Yasky, Sonia Alesso, Eduardo López y Roberto Baradel se ponen por adelantado al servicio del gran acuerdo que los grupos capitalistas le reclaman a Macri y Alberto Fernández en función de darle a la crisis una salida en favor de las patronales, un acuerdo que “incluya sindicatos y dirigentes sociales”, tal cual expresa el documento del Coloquio de IDEA -que apela “al diálogo y a la generación de acuerdos entre los dirigentes empresariales, sindicales, sociales y políticos” (Clarín, 1/9)

Démosle continuidad al paro Multicolor del 30 de agosto

El paro convocado por los Sutebas de Matanza y Ensenada el 30 de agosto fue masivo en esos distritos, pero también fue muy importante en el resto de la provincia. La disposición de la base docente a enfrentar el garrotazo común de Macri y Alberto Fernández se expresó en una gran simpatía por la medida de fuerza (el dato contrario fue el posicionamiento de los representantes del grupo de Altamira, que se opusieron a que la seccional Escobar del Suteba parase y estuvieron ausentes en la reunión de delegados del Suteba Matanza que votó la huelga).

Tribuna Docente convoca a toda la docencia de la provincia a discutir y elaborar mandatos en asambleas de escuela para continuar el plan de acción iniciado el 22 de agosto, con paros progresivos desde las 48 horas y una gran movilización docente en el centro de la Ciudad de Buenos Aires.

Vamos por la apertura de las paritarias, bono de $5.000 para activos y jubilados, un salario inicial de $35.000, la actualización de todo lo perdido del 2018 y del 2019, aumento del Fondo Nacional de Incentivo (Fonid) y pase de todas las sumas en negro al básico, indexación inmediata por inflación, aumento del presupuesto para los comedores escolares, resolución de todos los reclamos por infraestructura y que que Ctera haga cumplir los 12 puntos de “escuelas seguras” firmados en paritarias, y por la defensa de las jubilaciones.

Compartir

Comentarios