fbnoscript
4 de septiembre de 2019

Por Chubut, todos a la huelga nacional docente

La medida, convocada tardíamente por Ctera, debe tener continuidad hasta conseguir los reclamos.

En la madrugada de hoy, la patota sindical del burócrata del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Jorge Ávila, ejecutó una brutal agresión contra el acampe sostenido por los docentes de Atech, quemando carpas, persiguiendo y apaleando a trabajadoras de la educación, con palazos y hasta disparos con balas de plomo, dejando el saldo de seis docentes heridos. En respuesta, Ctera, Ademys y Conadu Histórica convocan a un paro nacional con movilización a la Casa de la Provincia de Chubut y en todo el país.

El ataque

Alrededor de 200 patoteros persiguieron impunemente a los compañeros y compañeras, incluso luego de que abandonaran el corte en la intersección de la Ruta Nacional 3 y Ruta 26, actuando con la complicidad de la policía provincial y del gobierno, entre zona liberada y un apagón masivo en el lugar. En su comunicado, el sindicato Atech Sur denuncia que Federico Massoni, el ministro coordinador de Gabinete del gobernador Arcioni, “habría sido testigo presencial del ataque, o dirigido él mismo, ya que su camioneta estaba presente. Actuaron con muchísima violencia”.

No se trata de un suceso repentino. Ávila había anticipado en declaraciones a medios locales que iban "a pasar por arriba de los piquetes con tal de ir a trabajar a los yacimientos” (Clarín, 4/9), actuando a cuenta de las patronales energéticas. Massoni había agitado con que “los manifestantes no permiten pasar a nadie relacionado con el petróleo” y responsabilizó a la justicia porque “la misma fiscal que nos pedía intervenir (para levantar los piquetes) de la forma menos violenta, luego pedía que retrocedamos y no pusiéramos frente a los manifestantes a ningún efectivo policial" (ídem). De esta forma, dejaron sus huellas digitales en el ataque tanto el burócrata que entregó el convenio petrolero y avaló despidos masivos, como el gobierno –ahora “albertista”- que ha quebrado la provincia para rescatar al gran capital de Chubut (petroleras, mineras multinacionales, pulpos de los parques eólicos, Aluar).

Por paros progresivos hasta el triunfo de Chubut y de los reclamos docentes

La convocatoria al paro nacional en apoyo a la lucha heroica de la docencia de Chubut venía siendo exigida desde hace semanas, pero el reclamo era desoído por la burocracia sindical de Sonia Alesso (Ctera), Roberto Baradel (Suteba) y Hugo Yasky (CTA) -quien solo 12 horas antes había declarado que “no tiene demasiado sentido pensar en un paro con un gobierno que está en sus últimos momentos” (Infogremiales, 3/9). La burocracia celeste hace causa común con el gobernador  Arcioni, a quien presenta como víctima de la política de Macri.

Pero los reclamos de la lucha de Chubut son comunes a la docencia en todo el país. Por esa razón, el paro que realizaron los Sutebas de Matanza y Ensenada el 30 de agosto tuvo un acatamiento prácticamente total en esos distritos, y se extendió en forma importante al resto de la Provincia de Buenos Aires. Ahora, los sindicatos y seccionales anti-burocráticos y multicolores de la docencia reclaman a Ctera plenarios de delegados con mandato, que resuelvan un plan de lucha con paros progresivos hasta quebrar el ajuste de los representantes del régimen del FMI. El mismo 5 de septiembre, al término de la marcha de repudio a la patoteada, los Suteba multicolores realizarán un masivo plenario que votará la continuidad de estas medidas, probablemente con paros de 48 horas.

La crisis de Chubut, una provincia rica en recursos y en regalías hundida en el default, adelanta la realidad de todo el país. La reacción obrera contra el ajuste y el atraso en el pago de los salarios marca también un rumbo. Un triunfo de los docentes y estatales de Chubut contra el gobierno entreguista y ajustador de Arcioni sería un gran adelanto del camino que tiene que emprender toda la clase obrera argentina.

Tribuna Docente pone toda su disposición al servicio del triunfo de los compañeros de Chubut. 

Compartir

Comentarios