fbnoscript
9 de septiembre de 2019

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad y la estafa del siglo contra los trabajadores

Sobre el Fondo de Garantía de Sustentabilidad se viene hablando y escribiendo mucho, en general para contrastar la política previsional del kirchnerismo con la del macrismo. En todos estos materiales y, lógicamente, en particular en los de los exégetas del kirchnerismo tipo Fernández Pastor, se omite cuidadosamente caracterizar cómo fue utilizado este fondo (FGS) desde su propia constitución.

Hay que recordar que el FGS se crea mediante el Decreto 897/2007 y en los fundamentos del mismo dice: “…Que la presente medida tiene como fin prioritario  asegurar que los beneficiarios del Sistema Público de Reparto no se conviertan en variable de ajuste de la economía en momentos que el ciclo económico se encuentre en fases desfavorables, contando a tales efectos con los excedentes producidos en los momentos positivos del ciclo.” (subrayado mío). Y en su articulado tenemos:

Art 1.- Crease el Fondo de Garantia de Sustentabilidad del Régimen Previsional Público de Reparto (FGS) cuya finalidad será la de:

  1. Atenuar el impacto financiero que sobre el régimen previsional público pudiera ejercer la evolución negativa de variables económicas y sociales
  2. Constituirse como fondo de reserva a fin de instrumentar una adecuada inversión de los excedentes  financieros del régimen previsional público garantizando el carácter previsional de los mismos
  3. C) Contribuir a la preservación y/o rentabilidad de los recursos del Estado
  4. Atender eventuales insuficiencias en el financiamiento del régimen previsional público a efectos de preservar la cuantía de las prestaciones previsionales.

Art 3.- El FGS estará integrado por:

  1. Los recursos propios percibidos por la ANSES que al cierre de cada ejercicio anual resulten de libre disponibilidad una vez deducida la deuda exigible del organismo y que se hallen registrados como disponibilidad o como activos financieros.
  2. b) Los bienes que reciba el régimen previsional público como consecuencia de la transferencia de los saldos de las cuentas de capitalización en cumplimiento del art. 3 del D 313/07, reglamentario de la Ley 26.222 (opción de volver de las Afjp al sistema de reparto)
  3. Cualquier otro aporte que establezca el Estado Nacional mediante su previsión en la Ley de presupuesto correspondiente al período que se analice
  4. Las rentas provenientes de las inversiones que realice
  5. Los bienes que reciba el SIPA [Sistema Integrado Previsional Argentino] como consecuencia de la transferencia de los saldos de las cuentas de capitalización en cumplimiento del art 7 de la Ley 26425 (nacionalización de las AFJP.)

 

Tenemos entonces que el componente fundamental del FGS surge de la nacionalización de las Afjp y es así como a partir del 1/1/09, 74.000 millones de pesos (unos 30.000 millones de dólares de entonces) pasan a manos del gobierno integrándose al FGS. La totalidad de ese dinero pertenecía a las cuentas de capitalización de 3.600.000 trabajadores. Pero esa masa enorme de dinero de los trabajadores, nunca fue destinada a la finalidad establecida en la constitución del FGS  de defender la cuantía de los haberes previsionales en períodos desfavorables del proceso económico. En los años 2014 y 2016, la movilidad de los haberes quedó muy por debajo de la inflación y tal compensación no se produjo. Particularmente grave fue la situación del pasado 2018 donde los haberes se contrajeron en un 20% y que tampoco fueron compensados; y ahora, cuando con la brutal devaluación, donde los haberes de los  jubilados y pensionados quedaron pulverizados, no recibimos siquiera el miserable bono destinado a los estatales.

Queda absolutamente claro que el Art 1 del Decreto 897/2007 fue la cínica cobertura para concretar la histórica estafa de apropiarse del dinero de los trabajadores para utilizarlo como una caja paralela del Estado para enchufar por ejemplo, bonos de la Deuda Estatal, que hoy son bonos basura que están hundiendo la “sustentabilidad” del FGS. Y esto fue así bajo el gobierno kirchnerista y ahora con el macrismo. Es política de Estado contra los trabajadores de las más pérfidas de la historia.

Recuperar lo que nos pertenece, incluido el control del Anses, es tarea no solo de los jubilados, sino del conjunto del movimiento obrero como una de las banderas fundamentales para impulsar un paro activo nacional de 36hs, preparatorio de la huelga general indefinida hasta alcanzar la totalidad de nuestras reivindicaciones.

Compartir

Comentarios