fbnoscript
16 de septiembre de 2019

Cuatro femicidios en una semana

Un Estado que ningunea las denuncias y deja libradas a las mujeres a relaciones intrafamiliares violentas.

En los últimos días tuvieron lugar cuatro femicidios.

Noelia Maldonado, de 25 años, fue asesinada el sábado 7 en la estancia del pueblo en la que vivía, por su marido Ariel Baldomero Silves, quien luego se suicidó. Sus amigos sabían que Noelia tenía un bolso preparado para irse de la casa, pero tenía miedo de irse por lo que pudiese pasar con su hijo de cuatro años. Silvina Grassi, fiscal del pueblo bonaerense de Verónica en el que quedaba la estancia, declaró que las denuncias por violencia de género crecieron muchísimo en el último tiempo.

Una semana después, el sábado 14, fue encontrado el cuerpo de María Cecilia Burgadt en Las Delicias (Santa Fe), quien estaba desaparecida desde el viernes. Su ex marido confesó que la había asesinado a golpes. Sus compañeras y compañeros del Hospital Cullén, donde trabajaba como enfermera, declararon que era víctima de acoso y amenazas por parte del femicida; realizaron un corte frente al hospital de la ciudad de Santa Fe para exigir justicia, e impulsan una movilización en el día de mañana bajo la consigna Ni Una Menos.

Al día siguiente se halló el cadáver de Navila Serena Garay, de 15 años, enterrado en una casa quinta en Chascomús (Provincia de Buenos Aires); la autopsia dio cuenta de una hemorragia cerebral masiva, con múltiples fracturas y hundimiento del cráneo. “Había desaparecido el 10 de septiembre, luego de que un remisero la dejara en la casa de Néstor Alfredo Garay, de 51 años”; el hombre, que se encuentra detenido en una comisaría de Dolores,  “había solicitado permiso para ‘enterrar un perro’ a los dueños de la casa donde realizaba tareas de mantenimiento ubicada en la calle Mercedes al 700” (La Nación, 16/9). Débora, la madre de Navila, contó que ya habían denunciado al sospechoso, quien acosaba a la joven y cuyo primo “andaba en el tema de prostíbulos, de llevarse chicas”, pero la policía nunca actuó. Y que, cuando fueron a reportar la desaparición de su hija, le dijeron allí que " quizás iba a volver, que era una travesura (…) Si la Policía hubiese actuado más rápido quizás la hubieran encontrado con vida” (Télam, 16/9). Los vecinos  se han movilizado con estas denuncias a la comisaría de la ciudad, y volvían a hacerlo nuevamente esta tarde.

Ese mismo día se encontró el cuerpo descuartizado de la Laura Cielo Lopez en la zona del río Limay, cerca de la ciudad neuquina de Plottier donde la joven de 18 años vivía y estudiaba. Anoche hubo una movilización espontanea, donde se denunció la desprotección de las mujeres por parte del Estado local y provincial y la acción limitada de la policía ante la denuncia de desaparición, y hoy pararon numerosos secundarios y se marchaba nuevamente a las 18:30 h.

Con los de Noelia, María Cecilia, Navila y Laura Cielo son más de 180 los femicidios que van en el país en el 2019 (uno cada 32 horas). Los diversos casos muestran un Estado responsable, que no atiende las denuncias de las familias ni siquiera ante las desapariciones, y que abandona a su suerte a las víctimas de relaciones intrafamiliares violentas.

Es urgente frenar el estado de violencias que sufrimos las mujeres. Para ello hay que salir a las calles por justicia para las víctimas y el esclarecimiento de los casos; por Centros Integrales de la Mujer en los hospitales para atender y seguir los casos de violencia, con equipos interdisciplinarios que cuenten con estabilidad laboral y recursos; por un Consejo de la Mujer realmente autónomo del gobierno; por presupuesto para políticas que frenen las violencias de las mujeres; contra los planes de ajuste del FMI que agravan las condiciones de vida de las masas y son el caldo de cultivo de la violencia que sufrimos día a día.

Desde el Plenario de Trabajadoras estaremos  acompañando cada una de las movilizaciones por justicia y esclarecimiento. Ni Una Menos; el Estado es responsable.

Compartir

Comentarios