fbnoscript
17 de septiembre de 2019

Basta de despidos en la 503

En momentos de crisis económica, política y social descomunal, de devaluación de la moneda y multiplicación de la miseria, de una CGT que mira pasar despidos, suspensiones y se sienta a acordar un pacto social con el Macri y Alberto Fernández, la empresa 503 se vale de recursos antisindicales para barrer con todo el activismo que queda en la ex Ecotrans. Sólo este año hubo 20 compañeros despedidos tras meses de una persecución patronal sin igual.

El lugar de trabajo es un verdadero infierno: los descansos no tienen baños, son prestados a Parroquias o son sucuchos alquilados. La patronal no respeta el convenio colectivo de trabajo y ningún derecho laboral. Luego de los despidos (hace sólo dos años el plantel era de 400 trabajadores y hoy no superan los 200), no hay incorporaciones. Esto sin recortar recorridos. Por ello, los trabajadores son exigidos para realizar más labores de las normales, con diagramas de 10 a 12 horas de trabajo (pagando las extras en negro). La patronal cita a los trabajadores para cubrir los  francos en forma obligatoria (bajo amenaza de despidos), pagando las extras fuera de convenio. 

Este es el porqué del deficiente servicio que presta. El usuario debe conocer las causas de sus broncas. No hay suficiente cantidad de colectivos, no hay mantenimiento adecuado (están vaciando el plantel del taller mecánico), y no hay suficientes choferes para cubrir los recorridos y las frecuencias como se debe. 

La UTA o sus delegados en la 503 desconocen estas penurias. No han movido un pelo por los compañeros perseguidos, suspendidos, despedidos, por los partes e informes truchos y por los derechos de los trabajadores que son aplastados todos los días. 

Marcelo Ortíz, reciente despedido, junto a otros compañeros activistas, no ha dejado pasar estos atropellos ni contra él ni contra varios de sus compañeros que le solicitaron asesoramiento gremial. Se trata de un chofer que se presentó como candidato a delegado en febrero de 2018 en una lista opositora a la burocracia de Fernández. También participó de una lista opositora en la elección nacional de UTA (lista que fuera impugnada con maniobras). Desde ese momento ha acumulado todo tipo de partes, informes y sanciones arbitrarias y truchas que desembocaron en su  despido. Claramente, es un nuevo despido antisindical de la UTE 503 para barrer con un activista, que defiende con uñas y dientes a sus compañeros en forma independiente de la burocracia de la UTA y de la patronal.

La 503 repite sus modus operandi. En noviembre del 2017 hace casi 2 años despedían a Horacio Acosta quién representaba una amenaza para la patronal por la elección de delegados que se acercaba. Hoy barren con Marcelo y el activismo que quedaba en la empresa porque en febrero del año que viene se debería convocar a elección de cuerpo de delegados y hoy Ortíz es una clara amenaza.

El intendente de Merlo y el concejal de Cambiemos Zencich (presidente de la comisión de transporte del HCD) también son responsables y tienen que intervenir en el conflicto, convocando a las partes, multando a la empresa, garantizando la estabilidad de los puestos de trabajo de quienes vivimos en Merlo. 

Los compañeros se están organizando para luchar por su reincorporación. Exigen una reunión con la patronal, con el intendente y con la UTA. El próximo jueves 19 realizarán un acto en la cabecera de la 503 denunciando los despidos y atropellos patronales y se prepara una movilización al Municipio. Rodeemos de solidaridad esta lucha.

-    Inmediata reincorporación de Marcelo Ortíz, Jorge Eggs, Jorge Cárdenas y todos los despedidos antisindicales y con causas truchas.

-    Que se respete el convenio colectivo de trabajo en la 503.

-    Más inversión para prestar un mejor servicio para los usuarios.

 

Compartir

Comentarios