fbnoscript
19 de septiembre de 2019

Avellaneda: el Hospital Fiorito en terapia intensiva

En un comunicado firmado por los dos gremios mayoritarios en el hospital (ATE y CICOP), los trabajadores denuncian una situación crítica.

Ante la ausencia de insumos básicos, la dirección del centro de salud resolvió suspender por tiempo indeterminado todas las cirugías programadas, limitando su atención a urgencias, guardias, internación y consultorios externos.
“En el hospital no hay gasas, no hay suero. Están todas las máquinas rotas, dicen que no hay reemplazo, que no hay insumos” afirma Javier, padre de un joven internado en el Fiorito. Los pacientes que se internan, realizan una práctica quirúrgica o un estudio médico, deben ir provistos de una botella de alcohol, gasas, jabón y toallas, elementos básicos que debería proveer el propio hospital.  

Los sucesivos recortes presupuestarios dieron como resultado no solo el faltante de insumos, sino también deudas salariales, carencia de personal y hasta cierre de sectores. Hace poco tiempo. El Fiorito  canceló su servicio de neonatología, que fue mudado a la maternidad municipal Ana Goitia, en un pacto ajustador entre la gobernadora Vidal y el intendente kirchnerista Ferraresi.

Este abandono tiene como correlato el arancelamiento del sistema público de salud. “Vengo a hacerme una resonancia y me cobraron un coseguro” nos informa Carmen, jubilada, vecina de Avellaneda y paciente del hospital.  
Hasta el momento, la respuesta del gobierno provincial y municipal a las denuncias es el silencio total, dejando que empeore las condiciones básicas de vida y la salud del pueblo trabajador.

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda-Unidad convocamos a la comunidad hospitalaria (trabajadores, vecinos y pacientes) a organizarnos en defensa del Hospital Fiorito. Exigimos la triplicación del presupuesto, un plan de obras, la entrega de insumos bajo control de los trabajadores del nosocomio, contratación de personal necesario, contra el cierre de servicios y cualquier intento de arancelamiento.

La lucha por la defensa del Fiorito y todos los centros de salud va de la mano de la pelea por darle fin al régimen ajustador, precarizador y fraudulento del FMI. No al pago de la deuda. Que la crisis la paguen los capitalistas.

Compartir

Comentarios