fbnoscript
24 de septiembre de 2019

Mar del Plata: la tasa más alta de desocupación del país

Cómo es el laboratorio de la reforma laboral que impulsan las patronales en “la Feliz”

La crisis industrial en curso ha sido encarada por las patronales de acuerdo a la "hoja de ruta" de los 10 puntos impulsados por Macri y aprobados por todas las cámaras empresarias. Las patronales han redoblado la ofensiva para imponer fábrica por fábrica condiciones perjudiciales para los trabajadores y modificar de hecho, los convenios laborales con mayores exigencias de producción y rendimiento en detrimento de la salud física y mental de los compañeros y con nula o baja inversión en maquinaria más moderna. Esta combinación de precarización y recesión ha dado lugar a un nuevo salto en la desocupación reflejado en un informe reciente del Indec, en el cual Mar del Plata ha sido señalada como la ciudad número uno en desocupación (13.4%). El estudio da cuenta de 150 mil marplatenses con problemas, de empleo, casi la mitad de la población económicamente activa: 42 mil desocupados, 48 mil subocupados y 51 mil ocupados que están buscando otro empleo.

Un poco de historia

La zona de Mar del Plata-Batan es históricamente de alta desocupación y altísima precariedad laboral.

Que buena parte de la economía esté basada en actividades temporarias o estacionales como lo es el turismo o sectores de la pesca, es una de las causas. Este hecho objetivo ha servido de buena excusa para las patronales de todas las actividades para maximizar la contratación flexible, eventual, y/o en negro de trabajadores.

La "cooperativización forzosa" que impusieron en los 80-90, en el puerto, fue uno de los primeros intentos de liquidación de los convenios. Fue una prueba de fuerza para eliminar la garantía horaria, impuesta por los convenios del año 1975 y establecer un mayor trabajo a destajo.

Las rebeliones obreras que generó conmovieron a toda la ciudad y el país; el gobierno de Néstor Kirchner, con Carlos Tomada y Noemí Rial en la cartera laboral, hicieron punta en la flexibilización laboral cuando homologaron (2007) los convenios "pyme" consagrando la liquidación de la garantía horaria, reemplazada por un "garantizado" inferior y devaluado e imponiendo el reemplazo, parcial claro, de las cooperativas "truchas" por "pymes" truchas. Hoy solo unos 500 obreros de 2500 bajo el convenio de 1975.

Los 2000 obreros que antes pertenecían a un convenio (1975), con dicha modificación, fueron segmentados en distintas “pymes” bajo otras condiciones inferiores de trabajo. Por otro lado los alrededor de 5000 obreros en negro (que supuestamente con esta modificación del convenio serian blanqueados) siguieron en esa condición, y hoy están desocupados.

Detrás de todas estas reformas y “decenas de Pymes” siempre estuvieron enmascarados los 4 o 5 pulpos de la pesca.

La reforma hoy

En las metalúrgicas como Eskabe, que ha intentado con numerosos sistemas de producción superexplotadoras, la vía para imponer una mayor productividad por cada obrero está siendo la reducción drástica de personal, de 250 a 110 aproximadamente. Con la excusa de la baja de la actividad, impusieron "retiros voluntarios", luego de una política de "ablande" permanente pagando tarde las vacaciones, retrasando el pago de los bonos conquistados, retaceando el pago de los aumentos paritarios y sin privarse de apretadas directas. Simultáneamente, están tratando de imponer un sistema celular, denominado Kaizen, que ata el salario a las cantidades exigidas por la patronal unilateralmente so pena de sanciones de todo tipo. Está claro que quiere sostener la misma producción con la mitad o menos del personal.

El Secretario General de la UOM de la regional, acaba de reconocer que "se debe a la coyuntura económica del país y no a la caída de las ventas de la empresa, la cual ya comenzó a revertirse a partir de julio pasado", es decir que están descargando el desquicio económico sobre los trabajadores y aprovechándolo para imponernos peores condiciones de salario y trabajo.

En la industria textil, donde también quieren avanzar con "nuevos sistemas productivos" la exigencia al límite de parte de las patronales ha generado importantes rebeliones obreras como la de Textilana, en Marzo de este año, donde una gran huelga impuso un importante bono salarial y frenó temporalmente la ofensiva patronal. En este caso, se quiere imponer un sistema de producción por "celdas" o "células" mediante el cual todas las obreras deben hacer todas las operaciones, reemplazándose mutuamente en el caso de ausencia, para alcanzar la exigencia del doble o triple de piezas o prendas exigidas, ahora, por la empresa.

En la Alimentación se vive un proceso similar: en Pepsico, una patronal que no tuvo empacho en cerrar una planta completa en Vicente López, trasladó la producción hacia acá, y ahora  pretende imponer la polifuncionalidad a sus 800 trabajadores.

También en el Parque Industrial, la industria química y bioquímica anuncia en la multinacional B. Braun 50 despidos a partir de octubre, y la dirección gremial de ATSA del "gordo" Héctor Daer, reconoce que es por la introducción de nueva tecnología que reemplaza fuerza laboral.

En todos los casos esta ofensiva patronal cuenta con la venia de la conducción de los gremios que dedican todos sus esfuerzos a reforzar la expectativa en el recambio de gobierno, sin tomar ninguna iniciativa de acción para enfrentarla. La única iniciativa que se le ha conocido a la CGT regional ha sido el pedido al Concejo Deliberante de que se sumen a la inocua Emergencia Alimentaria. De defender un puesto de trabajo, ni hablar.

Encuentro de trabajadores ocupados y desocupados de Pilar: un rumbo.

En el terreno político-electoral la ofensiva patronal se ve reforzada por las reuniones amigables y de mutuo acuerdo, que los candidatos macristas y “opositores”, realizan a raudales con los jerarcas empresarios, aún con los mas antiobreros. 

Mientras, el clasismo toma la iniciativa y se reúne en el SUTNA de Pilar, con 1500 delegados y organizaciones piqueteras, vota un programa de reivindicaciones y un plan de acción, para superar la tregua de la CGT y las CTAs. y enfrentar el ataque de las patronales.

En esta perspectiva está embarcada y apuesta con todo, la Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero de MdP que juntos con otras organizaciones ha impulsado los piquetes y la movilización del 24 y abierto el debate para continuar con nuevas acciones de lucha.

Compartir

Comentarios