fbnoscript
25 de septiembre de 2019

Por la crisis, cae el uso de preservativos y anticonceptivos y aparece una seria amenaza sanitaria

Se dispara la cantidad de casos de sífilis

En un país marcado por una recesión (con sus correspondientes consecuencias de despidos y suspensiones a gran escala de forma diaria), una inflación que supera el 50%, una desocupación que escala por encima del 10% y pobreza que envuelve a un tercio de la población, que se desplome la venta de preservativos y anticonceptivos no debería ser una novedad, pero sí una amenaza sanitaria. Es uno de los rostros más brutales de la crisis.

Según declaran los directivos de la industria de condones y pastillas anticonceptivas, en el primer semestre de 2019 la caída ronda un 6% y 8% respectivamente. Y según algunos dueños de farmacias la caída se agudiza en los últimos dos meses y llega al 25% (La Nación, 19/9).

¿Motivo? La materia prima con la que se producen los preservativos (latex) es importada. Devaluación mediante, el valor de los forros aumentó 36% respecto del precio al que se comercializaba a principios de año. En el caso de los anticonceptivos orales, en los primeros seis meses del año el incremento fue del 23,47%, provocando más de 144 mil mujeres con una toma discontinua por mes.

“Dependiendo de la marca y el punto de venta, una caja de tres preservativos oscila entre los 90 y los 150 pesos y ese es el quid de la cuestión”, dijo Miguel Pedrola, coordinador de AHF Argentina, entidad que trabaja sobre la prevención del VIH, quien acotó que “el precio es muy alto para la realidad que hoy se vive" (Infobae 19/9).

Enfermedades de trasmisión sexual

Estos datos nos obligan a un repaso sobre las enfermedades de transmisión sexual. Según cifras del Ministerio de Salud de la Nación, la tasa de infectados de sífilis se triplicó entre 2013 y 2017, ya que pasó de 11,7 a 35,2 por cada 100.000 habitantes. Y, según las mediciones oficiales, en 2018  la tasa fue de 50,3 por 100.000 habitantes, y la mayoría de los casos se dieron en población de 15 a 24 años.

Mar Lucas, directora de Programas de la Fundación Huésped, acotó que “no logramos bajar el VIH sino que la sífilis aumenta” (Reuters 19/9). Es decir que no se reducen los casos de una enfermedad de los últimos años, como el VIH, sino que ha reaparecido otra que había sido prácticamente erradicada como es la sífilis.

Embarazo Adolecente - ESI

Un informe presentado por la Unicef afirma que “en 2017 en Argentina nacieron 704.609 niños y niñas, de las cuales 94.000 (son) de madres adolescentes (13,3%) y 2.500 de menores de 15 años”.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas ubica a Latinoamérica y el Caribe como la segunda región del mundo con mayor tasa de nacimientos de madres adolescentes. Argentina y Perú son los países peor posicionados en la tasa de fecundidad joven. La estadística informa que de cada mil niñas de entre 15 y 19 años, el promedio es de 65. En Chile es 41, en Brasil 62, y en Uruguay 51.

Embarazo joven que, además, es notablemente superior en las provincias del norte del país. Formosa encabeza el listado nacional con el 23,62%, Chaco con el 23,60%, Misiones 23,30% y Salta 22,3% de los embarazos totales.

La Sociedad Argentina de Ginecología Infantojuvenil señala que más del 34% de los adolescentes no utilizaron ningún tipo de anticonceptivos en su primera relación sexual. De estos, el 47% fue por ausencia de información.

Esto pone de relieve el grave problema de la falta de educación sexual integral en los colegios, que boicotea el clero. La ley de Educación Sexual Integral (26.510), aprobada trece años atrás (2006), no logra llegar de forma completa a los estudiantes y la Iglesia se vale de uno de sus artículos para impartir contenidos oscurantistas.

“De acuerdo a datos oficiales, el 96% de los docentes asegura conocer la ley, sin embargo, el 75% de los alumnos sostiene que la información no es útil ni adecuada” (Perfil, 19/9).

Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir

Son innumerables las denuncias de vecinos y trabajadores ante la ausencia de preservativos y anticonceptivos en salitas, hospitales y centros de salud. “Nos dan los forros pero ni el colegio, ni en ningún lado nos explican cómo utilizarlos, como se ponen”, nos cuenta Nacho, estudiante secundario de Avellaneda. Lo mismo sucede con las pastillas anticonceptivas, donde se cuentan a muchas mujeres que no pueden tomar las píldoras que ofrece el Estado (por reacciones hormonales), sobre lo cual los gobiernos nacional, provinciales y municipales no dan solución alguna.

Es necesaria la provisión masiva, variada y gratuita de anticonceptivos. Luchamos, asimismo, por la aplicación efectiva de educación sexual integral en todos los colegios y el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Compartir

Comentarios