fbnoscript
25 de septiembre de 2019

Anabel Fernández Sagasti, con los gobernadores del ajuste

La cumbre del PJ en Mendoza, el broche de oro de la campaña a la gobernación de la candidata kirchnerista.
Por Corresponsal

En su pelea por la gobernación mendocina con Rodolfo Suárez, la candidata kirchnerista Anabel Fernández Sagasti ha ido derechizando cada día más su campaña, con el objetivo de disputarle la preferencia que por el momento mantiene el radical entre los capitalistas: impulso a la extracción contaminante de hidrocarburos, favores para los empresarios vitivinícolas, reforzamiento del aparato represivo y un largo etcétera. 

En ese marco, tuvo lugar la cumbre peronista del martes 24 en una bodega de Mendoza, propiedad de los pulpos capitalistas de Pérez Companc.

Presidido por Alberto Fernández, el encuentro –que ofició de relanzamiento de la campaña del peronismo a nivel nacional- contó con la presencia de los más encumbrados gobernadores del ajuste: Alicia Kirchner, que viene de congelar los salarios de los trabajadores santacruceños; Rosana Bertone, responsable de la destrucción de las jubilaciones de los estatales fueguinos; el tucumano Juan Manzur, el chaqueño Domingo Peppo y el santiagueño Gerardo Zamora, empleados de las patronales agrarias y enemigos declarados del movimiento de lucha de las mujeres; y agentes de la megaminería contaminante como el sanjuanino Sergio Uñac y el riojano Sergio Casas.
Pero la postal más brutal fue la llegada a Mendoza del mandatario Mariano Arcioni en el avión oficial de la provincia de Chubut, mientras estatales y docentes se encuentran desde hace más de dos meses reclamando contra el pago escalonado de salarios y dos maestras murieron volviendo de una protesta. En el cónclave estuvo presente su socio Sergio Massa, artífice de decenas de leyes de ajuste y un respaldo sin fisura a los primeros tres años de gobierno macrista.

Así las cosas, la foto junto a todos ellos fue la coronación perfecta de la derechización de la campaña de Sagasti. La pelea entre esta y Suárez se revela, cada día más, como una disputa entre ajustadores. 

La única disputa es entre quienes respetan los términos y renegociaciones con el FMI y el Frente de Izquierda-Unidad, que se coloca en la vereda opuesta. Este domingo, vamos a fondo con el FIT-U, en defensa de los trabajadores, jubilados, mujeres y jóvenes de nuestra provincia, por una salida propia frente a la crisis.

En esta nota:

Compartir

Comentarios