fbnoscript
27 de septiembre de 2019

La cancha del Lobo luce el rostro de Johana Ramallo

Bandera de lucha contra las redes de trata y el encubrimiento estatal
La cancha del Lobo luce el rostro de Johana Ramallo

Fotos: Lisandro Amado

Hoy, a 26 meses de la desaparición de Johana Ramallo, se realizó un mural en la esquina de 60 y 118, sobre uno de los paredones de la cancha de Gimnasia de La Plata en el bosque, club del cual Johana era hincha. 

"El Lobo te nombra porque no quiere tú olvido", se lee junto al rostro de la joven, que tenía 23 años al momento de su secuestro.

La historia de Johana es un testimonio de la impunidad con que actúan las redes de trata, amparadas por el Estado. Madre de una hija, de familia muy humilde, se había visto forzada a ejercer la prostitución desde un tiempo antes de su desaparición, el 26 de julio de 2017. 

Durante los dos primeros meses, la causa judicial estuvo caratulada como “averiguación de paradero”, desperdiciando un tiempo valiosísimo para la investigación. Al tomar trascendencia el caso y convertirse en causa de importantes convocatorias del movimiento de mujeres, la policía apretó y amenazó a la familia para que dejaran de reclamar. Luego se cambió la carátula a “trata de personas” y pasó a la Justicia Federal, pero tampoco hubo avances concretos, ni se siguió una línea de investigación. A lo largo de estos 26 meses, nunca hubo ningún imputado. 

Hace cuatro meses, se confirmó que los restos humanos que habían sido encontrados en la costa de Berisso pertenecían a Johana. La familia, y su madre Marta en primer lugar, no bajaron los brazos, a pesar de tanto hostigamiento estatal -aún no les devolvieron los restos para poder darle sepultura.

El accionar de la Policía y de la Justicia revela así el entramado de encubrimiento con que protege a las redes de trata, a los proxenetas y el narcotráfico.

Desde el Plenario de Trabajadores participamos de la jornada en el bosque, así como estuvimos presentes en cada instancia de lucha por Johana. Lo hacemos denunciando al Estado, a todos los gobiernos cómplices, y que se trata de otra consecuencia nefasta del ajuste y el régimen del FMI, que sufrimos principalmente las mujeres. 

Continuaremos exigiendo justicia por Johana Ramallo. Bienvenida la predisposición del club Gimnasia para que podamos dejar registro, también en las paredes del estadio del bosque platense, de esta bandera de lucha del movimiento de mujeres contra el Estado y las redes de trata.

Ni una menos, el Estado es responsable. 

Juicio y castigo a todos los culpables y sus encubridores. Desmantelamiento de las redes de trata. Basta de impunidad.
 

Compartir

Comentarios