fbnoscript
27 de septiembre de 2019

Gabriel Solano del FIT recorrió el Romero Brest: se comprometió a anular la UNICABA y rechazar la venta de tierras

Por Corresponsal

El candidato a jefe de gobierno del Frente de Izquierda y actual legislador de la Ciudad Gabriel Solano recorrió el instituto Romero Brest de barrio de Nuñez. Estuvo reunido con la rectora y otras autoridades de la institución y con integrantes del centro de estudiantes. En el intercambio coincidieron en la necesidad de anular la ley de UNICABA, por representar una política de descalificación pedagógica y precarización laboral, y en rechazar la venta de las tierras donde se encuentra la institución. Sobre este último aspecto Gabriel Solano señaló que existe un plan diseñado por el capital inmobiliario para quedarse con las tierras del Romero Brest y del CENARD y armar allí construcciones de lujo, similares a las de Puerto Madero. El gobierno de Larreta, agregó, actúa como promotor directo de estos intereses. La modificación del Código Urbanístico fue diseñada especialmente para aumentar la capacidad constructiva y con ello la plusvalía urbana que se embolsan los desarrolladores inmobiliarios.

En la reunión, Solano señaló que los candidatos que se definen como opositores a Larreta no denuncian esta política. La decisión de ausentarse de la reunión convocada para el viernes 20 de septiembre por el CESGE para firmar un compromiso de anulación de la UNICABA no ha sido casual. Muestra que la política de descalificación pedagógica y de negocios inmobiliarios abarca a oficialistas y opositores. Estos intereses comunes se han plasmado en los pactos sellados en la Legislatura, para habilitar la enajenación de unas 300 hectáreas de la Ciudad de Buenos Aires. Los pactos PRO-K en la Legislatura, sellados cuando el kirchnerismo gobernaba el país y el PRO la Ciudad, es un postal que anticipa lo que se viene.

En la reunión Gabriel Solano reafirmó el compromiso de todo el Frente de Izquierda-Unidad en la defensa de la educación pública, por la anulación de la UNICABA y la "secundaria sin futuro”.

En esta nota:

Compartir

Comentarios