fbnoscript
28 de septiembre de 2019

Miryam Bogado en libertad, una victoria de la lucha de las mujeres

El caso de la joven misionera mbya guaraní

El juzgado de instrucción n° 7 hizo lugar al pedido de excarcelación presentado por la defensa de Miryam Bogado, por lo que la joven transitará en libertad el resto del proceso penal que el Estado lleva adelante en su contra por la muerte de su hija. Llevaba 237 días presa sin pruebas. Estamos frente una victoria del movimiento de mujeres de nuestra provincia, que una vez más se organiza para hacer frente a los atropellos de la justicia cuando de mujeres pobres se trata.

Miryam es una adolescente mbya guaraní que se encuentra imputada por homicidio agravado por el vínculo de su beba de 4 meses y se encontraba con prisión preventiva desde los primeros días de febrero, cuando a las claras no existía la posibilidad de su parte de entorpecer la investigación ni tampoco de fugarse. Pese a ello, el juez la mantuvo detenida, lo que significó además mantenerla separada de su pequeño hijo de 4 años durante todos estos meses. La inmediata detención de Miryam contrasta con la impunidad de la que gozan los asesinos vinculados al poder como Fabián Gruber, hijo del ex Intendente y ex diputado provincial por el Frente Renovador de la Concordia Gilberto “Pato” Gruber y sobrino del actual Intendente de Puerto Esperanza, señalado como el principal sospechoso de la violación y asesinato de Taty Piñeiro o, también el caso de Dante “Willy” Ríos, hijo del actual intendente de la localidad de Campo Viera, absuelto en forma definitiva por el Superior Tribunal de Justicia de la provincia, quien se hallaba en libertad, luego de ser condenado en el 2014 a 18 años de prisión por el por secuestrar, violar y matar a Silvia Andrea González.

Miryam es víctima del ensañamiento de la justicia misionera contra las mujeres pobres, como ha quedado en claro en otros casos paradigmáticos como el de María Ovando y Victoria Aguirre. 

La beba de Miryam nació en forma prematura y padecía graves problemas neurológicos derivados de un parto con complicaciones. Por todo ello, no podía ser amamantada y era alimentada a través de una sonda. Pese a su delicado cuadro de salud, igualmente fue dada de alta, teniendo que retornar con su madre a la aldea en la que no habían las condiciones mínimas para que puedan sus padres darles los cuidados necesarios. 

Al Estado, como se ve, nunca la importó la vida de la hija de esta joven madre. Lo que sí le importa es atacar a mujeres en extremas condiciones de vulnerabilidad como mensaje disciplinante a todas las mujeres y la clase trabajadora. Desde el Plenario de Trabajadoras llamamos al pueblo misionero a sumarse a la lucha por su absolución definitiva.

En esta nota:

Compartir

Comentarios