fbnoscript
3 de octubre de 2019 | #1567

Congreso de la FUBA: La victoria del Rectorado y las tareas del movimiento estudiantil y de la izquierda

El sábado 28 de septiembre se realizó el Congreso Ordinario de la Fuba en la Facultad de Medicina. El mismo consagró en la conducción al bloque del Rectorado que cogobierna la facultad entre radicales y pejotistas (Franja Morada/MLI-UES). Esto significa el cierre del ciclo de la Fuba recuperada en 2001 al calor del Argentinazo.

Ajuste nacional y en la educación

El Congreso se desarrolló en el marco del derrumbe del macrismo, que llevó al país al default y a una situación de quebranto casi inaguantable, con una devaluación gigante de la moneda y el riesgo de una hiperinflación. Para continuar con el saqueo al salario y asegurar el cumplimiento con el FMI, Alberto Fernández y el kirchnerismo preparan el “Pacto Social” de contención del movimiento obrero mientras este ataque se profundiza.

La continuidad y extensión de las políticas fondomonetaristas tendrán su correlato en la educación y en las universidades públicas: implicarán el avance de las políticas que ha venido implementando el macrismo. 

El Presupuesto presentado por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, destina una partida al sector universitario que recorta al menos entre un 20 y un 25% en términos reales (aumento del 35% frente a una inflación interanual del 55/60%). Continúa, a su vez, la orientación del Presupuesto anterior, que destinaba seis veces más dinero al pago de la deuda que a la educación superior. Así, la UBA tendrá recortes de presupuesto incluso mayores al de este año (30% en términos reales).

A su vez, esta política traerá mayores recortes a las carreras. Implicará el avance de la orientación de la Resolución 1254, que deteriora las carreras de grado y fomenta el pasaje de contenido a posgrados arancelados. 

La Fuba de Macri… y de Alberto

La UBA está gobernada por una alianza entre la UCR-Cambiemos (Emiliano Yacobitti, tercer candidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio) y el Frente de Todos (Alberto Barbieri, rector de la UBA, apoya al kirchnerismo a nivel nacional). Es decir, para los planes de privatización de la UBA antes señalados, Macri y Alberto gobiernan juntos.

Este armado encontrará, desde este sábado, una Fuba que le será funcional. El frente entre la Franja Morada y la pata peronista del Rectorado (MLI-UES) encontró en las últimas elecciones una mayoría que le permite quedarse con la Federación más grande del país. Este bloque fue quien mejor explotó su vínculo directo a las gestiones de las facultades para presentarse como “centros de servicios”, que facilitan algunas cuestiones básicas a los estudiantes, en un cuadro caracterizado por un enorme ajuste que se hace sentir fuertemente sobre la juventud, y donde se impuso un proceso de contención por el lado de las direcciones kirchneristas de los sindicatos docentes.
Vale puntualizar, en ese sentido, la responsabilidad del kirchnerismo. Primero que nada, sin que una pata del “Frente de Todos” realizara una alianza con la Franja Morada, ésta no hubiera podido volver a presidir la Federación. Tanto el MLI como la UES integran la lista del Alberto Fernández.

En segundo lugar, este proceso requiere un análisis de la parte del kirchnerismo que no estaría en el mismo bloque que el Rectorado de la UBA. 

Cuando nuestra corriente, el año pasado, realizó un frente con este sector para evitar un triunfo de la Franja Morada, lo hizo con la apuesta a que la posibilidad de desenvolver la intervención del movimiento estudiantil iba a poner en evidencia el rol de contención del kirchnerismo en la universidad (Conadu K entregó la lucha educativa el año pasado en su momento más álgido) y permitiría superarlo. Pero el hecho de que la burguesía haya logrado imponer que el ajuste es irremediable en el cuadro de crisis se plasmó en los comicios de los centros de estudiantes.

No solamente en el avance del Rectorado, sino también en que en diez de trece elecciones ganaron las listas alineadas a las gestiones de las facultades. Las mismas dejaron un dato interesante: el kirchnerismo ganó en donde es una expresión del régimen universitario (Filo, Exactas) y sufrió derrotas en donde había usufructuado, con muchas contradicciones, movimientos de lucha (Psicología, Sociales). 
La victoria de Alberto Fernández profundizará la tendencia a un acercamiento de este sector K aún no enrolado del todo con Barbieri. Se demostró con la participación de lxs decanxs de Filosofía y Letras y Exactas con el rector o sus aliados en los actos del Frente de Todos. A su vez, tendrá un correlato bien claro en la práctica. Por ejemplo, cuando Alberto Fernández decrete los 180 días sin paritarias del “pacto social”, ¿será diferente la reacción de La Cámpora con la de la Fuba de la Franja y el MLI-UES? La pregunta se responde sola.

La lucha que viene

Nuestra corriente colocará la experiencia de 18 años de lucha que reivindica absolutamente en la Fuba, al servicio de las próximas batallas en las que buscará la organización independiente de les estudiantes y su salida a las calles, contra esta política. Es la misma pelea que daremos desde la conducción de los centros de Veterinaria, Farmacia y Agronomía y nuestras posiciones en los consejos, juntas de carrera y secretarías de los centros.

Los próximos ataques a la educación pública plantean más que nunca poner las energías en desenvolver un movimiento de lucha contra el ataque a la universidad. Esto plantea la necesidad de unir al movimiento estudiantil con la clase obrera, para derrotar las reformas del FMI. La recuperación de la Fuba y los centros serán una conclusión de esta experiencia. 

La UJS seguirá batallando contra la privatización de la universidad, levantando el programa de la ruptura con el FMI y el no pago de la deuda, el aborto legal y la separación de las iglesias del Estado, el boleto estudiantil gratuito, los comedores universitarios, la defensa del salario docente, la unidad obrero-estudiantil, la democratización de la UBA. 

Llamamos a toda la izquierda a esta pelea, sobre todo teniendo en cuenta que una parte de ella ha renunciado a la intervención independiente del movimiento estudiantil para cambiarlo por agitativismo auto-proclamatorio. 

Son muchas y próximas las peleas que hay en el horizonte. Sólo la movilización independiente podrá defender la universidad y nuestra corriente pondrá todas sus energías en esa perspectiva. La lucha es ahora.
 

Compartir

Comentarios