fbnoscript
7 de octubre de 2019

Congreso de la FULP: se quiebra la conducción, pero el “pacto social” sigue intacto

Más que nunca es necesario pelear por un movimiento estudiantil independiente.

El sábado 28 de septiembre se desarrolló el 37º Congreso Ordinario de la Federación Universitaria de La Plata. El Congreso contó con la particularidad de que la Franja Morada no acreditó sus delegados, porque su representación no le alcanzaba para acceder a alguno de los cuatro cargos ejecutivos. En realidad, se trata de una política de vaciamiento de la federación estudiantil, por parte de una de las fracciones de la juventud del gobierno en retirada.

Por su parte, el frente peronista que presidía la FULP sufrió un quiebre, que se expresó en la salida del Miles y otras agrupaciones peronistas de su lista y del propio Congreso. La ruptura no cuenta con un contenido político explícito ni se había expresado en orientaciones divergentes. Por el contrario, se trata de una lucha por cargos que culminó en el desplazamiento de una porción de las agrupaciones nacionalistas. El frente “22 de Noviembre” (La Mella-Patria Grande, La Cámpora, Cepa, MUI, Estudiantes de Abogacía y Colectivo Estudiantil) se impuso en la votación por 62 congresales. Luego, el “Frente Estudiantil de Izquierda y de Lucha – 28 de Septiembre” (UJS-PO, Agite, Juventud del PTS, IS, Lupas, INTI), con 21 congresales, conquistó 4 secretarías en la Junta Ejecutiva (2 más que en 2018). Por último el Nuevo MAS, como siempre, presentó su propia lista “el capitalismo no va más”, obteniendo 1 voto.

Un Congreso de espaldas a los estudiantes

El bochornoso vaciamiento del Congreso mostró que no se trata de una política exclusiva de la Franja Morada. Es la consecuencia de la orientación de la conducción kirchnerista de la FULP a partir de su integración plena al Rectorado del radical Tauber, que la ha llevado a darle la espalda al conjunto de las reivindicaciones y necesidades de los estudiantes. Han transformado a la Federación en la mayor impulsora de la desorganización estudiantil, como se vio el año pasado en plena rebelión universitaria cuando se enfrentaron a las tomas, en lugar de apoyarlas y desarrollarlas.

La FULP ha sido pionera en la política del “pacto social” que ahora impulsan a nivel nacional Cristina Kirchner y Alberto Fernández, garantizando la gobernabilidad de Tauber y los decanos. La Federación, que había sido recuperada en 2001 de las manos de la Franja Morada, se ha transformado en un botín en disputa para las camarillas que cogobiernan la Universidad. Ese es el contenido, finalmente, de la deserción de Franja y de la ruptura del Miles-Funap (y otros) con el frente de conducción. Las agrupaciones más ligadas al rector Tauber retiraron su representación política, mientras que la conducción continúa con las agrupaciones más cercanas a Florencia Saintout -ex decana de Periodismo y que disputa el municipio al macrista Garro.

Esta división no altera la política que sigue el kirchnerismo/peronismo en este período. Ahora, en vistas a la elección de octubre y el cambio de gobierno, la parálisis de la Federación se reforzará en línea con los llamados a desmovilizar que impulsa Alberto Fernández.

La lucha por una perspectiva independiente

Los compañeros de la UJS-Partido Obrero combatimos esta política de la conducción de la FULP, que dejó pasar la ofensiva de ajuste, vaciamiento y privatización. Denunciamos la parálisis de la Federación mientras Macri y los rectores dieron pasos hacia la degradación de nuestras carreras (carreras chatarra) con el “Sistema de Reconocimiento Académico” y la resolución 1254 que devalúa los títulos. Planteamos la necesidad de un plan de lucha contra el ajuste presupuestario, que se expresa en la precarización laboral y el trabajo gratuito de docentes y no docentes, las condiciones restrictivas de cursada, la falta de bandas horarias y la insuficiencia de las becas. Sumamos a esto el rechazo a que Tauber se haya reunido con el arzobispo “Tucho” Fernández -defensor de curas abusadores- para preparar una agenda común entre la UNLP y la Iglesia Católica. Señalamos como conclusión la necesidad de impulsar la organización independiente de los estudiantes para quebrar el “pacto social” anti obrero de la clase capitalista y el FMI.

Con este planteo llamamos a poner en pie un reagrupamiento de fuerzas independiente al Rectorado y sus agrupaciones. Conformamos la Lista “Frente de Estudiantes de Izquierda en Lucha” - 28 de Septiembre (por el Día Latinoamericano de Lucha por el Aborto Legal). Este frente reunió a todas las corrientes de izquierda e independientes de la universidad, a excepción del Nuevo MAS y el grupo de Altamira -que se autoexcluyó y votó con sus dos delegados nuestra lista, luego de plantear hasta último momento que tenían que encabezarla cuando posen menor representación que el resto de las corrientes.

El Frente plasmó en un posicionamiento común el objetivo luchar por un movimiento estudiantil independiente de los gobiernos y las autoridades, llamando al conjunto del estudiantado a tomar el camino del pueblo chubutense, del movimiento piquetero y del sindicalismo combativo, ganando las calles por todas las reivindicaciones y para derrotar el ajuste.

Esta pelea, a su turno, tendrá su expresión en las elecciones de los centros de estudiantes de toda la UNLP a principios de noviembre. De cara a ese desafío la UJS-PO llama a toda la izquierda y las agrupaciones independientes a dar una lucha común por ampliar el campo de independencia política en el movimiento estudiantil, defendiendo los centros conquistados de Arquitectura y Psicología y avanzando en la tarea de recuperar nuevos centros para esta perspectiva de lucha. Todo esto reclama una enérgica intervención del movimiento estudiantil junto a los trabajadores, en defensa de la educación pública y laica, contra los recortes presupuestarios, por la gratuidad de todo el ciclo superior, por el salario docente y no docente, por cada uno de los reclamos pendientes.

En esta nota:

Compartir

Comentarios