fbnoscript
8 de octubre de 2019

Las organizaciones piqueteras se movilizan a Plaza de Mayo

Y en 20 provincias. Denuncian que a un mes del último acampe, el gobierno no da respuestas.

A casi un mes del último acampe piquetero, el gobierno ni siquiera garantiza la ayuda alimentaria que votó el Parlamento.

Este jueves, desde el Polo Obrero, Barrios de Pie y el frente piquetero que integran 16 organizaciones volveremos a las calles en 20 provincias porque Macri no asegura ni las mínimas condiciones para paliar el hambre, que crece con una inflación desatada.

El 6,2% de inflacion en alimentos y bebidas que arrojó septiembre impactó en los ingresos fijos que cobramos los trabajadores, jubilados y compañeros con programas sociales. Ni hablemos de los que se suman al batallón de desocupados, que ni siquiera lo tienen.

La pobreza crece porque la inflación impacta en todos los salarios e ingresos fijos.

Pese a que las movilizaciones y acampes instalaron en la agenda nacional la situación del hambre en la Argentina, y a que el oficialismo y la oposición patronal decían haber tomado nota de esta dramática situación que recorre el país, el gobierno está demorando la aplicación de la emergencia alimentaria aprobada por el Parlamento.

Las reuniones que hemos tenido en los últimos días dan cuenta de que el aumento del 50% en la partida de los alimentos a comedores populares votado en el Congreso será en cuotas y no en las próximas entregas del mes de octubre, estirando innecesariamente la llegada de los alimentos indispensables a millones de personas. Lo mismo ocurre con los comedores escolares que tampoco reciben lo votado en el Parlamento.

Por otro lado, el gobierno sigue demorando la respuesta de miles de reclamos de personas dadas de baja en los programas sociales durante estos cuatro años, sin explicar  motivo alguno. Todo esto, mientras mantiene cerrados dichos programas. El objetivo del gobierno es achicar la ayuda social manteniendo una política de ajuste contra los más pobres.

Por su lado, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández,  que viene de mandarnos a liberar las calles, acaba de presentar su plan “Argentina sin hambre”, donde anunció algunas medidas asistencialistas, sin respuestas de fondo para los millones de desocupados que reclamamos trabajo genuino.

El programa presentado muestra que piensa continuar con el ajuste y que prevé que seguirá  el hambre durante su gobierno. Anunció subsidios a las empresas alimenticias, las mismas que no dejaron de aumentar los precios. A lo que se suma la promesa a los usureros internacionales y del FMI de pago de la fraudulenta deuda externa.

El "pacto social" de Fernández-Fernández  es el trasfondo de estas medidas al gusto de la UIA y las patronales.

Mientras tanto, los datos oficiales del Indec marcan que siguen creciendo la pobreza y el hambre. Es por todo esto que retomamos el inicio del plan de lucha, que con medidas progresivas vuelve a las calles este jueves. Por un plan de lucha unificado de ocupados y desocupados, que impulse desde abajo un paro activo nacional para derrotar el ajuste.

 

 

Compartir

Comentarios