fbnoscript
12 de octubre de 2019

¡Rechazamos el derramamiento de sangre entre hermanos en beneficio de los intereses estadounidenses!

Declaración del DIP de Turquía ante los ataques en el norte de Siria

Esta declaración fue publicada por el DIP, nuestro partido hermano en Turquía, la noche previa a que el gobierno turco lanzara la operación de invasión denominada “Manantial de Paz” en el norte de Siria.

La operación “Manantial de Paz”, que Turquía se prepara para ejecutar, forma parte de un intento de ampliar el corredor de la OTAN [se refiere a las pretensiones del gobierno turco, miembro de la alianza militar liderda por Estados Unidos, la OTAN, de establecer un “corredor seguro” en el norte de Siria] , establecido previamente en territorio sirio a través de las operaciones “Escudo del Éufrates” y “Rama de Olivo”, como una prolongación de la frontera hacia el este del río Éufrates. En su reverso, tiene las huellas dactilares de Estados Unidos. Los mensajes ambiguos emitidos por los funcionarios estadounidense son la manifestación de la política del “garrote y la zanahoria” que han utilizado para someter a Turquía hasta el día de hoy.

El corredor de la OTAN es el proyecto de los Estados Unidos para incrementar aún más sus posiciones militares y políticas en el territorio sirio. En esta tarea, Turquía ha sido contratada como socio menor. El objetivo es que este corredor promueva el aumento de la influencia del campo imperialista, en momentos en los cuales se delinea el futuro de Siria. Finalmente, el corredor de la OTAN implicará posicionar a Turquía contra Siria, Irán y Rusia, actuando como protector de las bandas armadas al servicio del imperialismo.

Las cadenas que aprisionan a turcos y árabes tienen su fundamento en la reducción de los kurdos a la servidumbre

Para convencer a la opinión pública turca, esta guerra tuvo que ser presentada como una cuestión de supervivencia y de seguridad nacional. En Turquía, el gobierno lo expresa con el eslogan "tema de supervivencia". Cuando EEUU dice "entendemos las legítimas preocupaciones de seguridad de Turquía", refuerza esta misma idea. Esto es posible porque la propaganda nacionalista y chauvinista crea una cortina de humo para esconder al verdadero enemigo: el imperialismo y la burguesía colonial. La autodeterminación del pueblo kurdo, nuestros compañeros, ya sea en Rojava [territorios kurdos del norte de Siria] o en cualquier otro lugar, no puede considerarse como un problema de seguridad. Por el contrario, la reducción de los kurdos a la servidumbre ha sido la cadena que aprisiona por igual a turcos y a árabes, a lo largo de la historia moderna.

El problema de seguridad es Estados Unidos, la OTAN, la base aérea de Incirlik, el dólar.

El principal problema de seguridad de Turquía no está fuera de sus fronteras, sino dentro. La adhesión de Turquía a la OTAN es una amenaza para su seguridad, no una protección. La base aérea de Incirlik, desde donde los aviones cisterna, durante el intento de golpe de Estado de 2016, abastecieron de combustible a los aviones que bombardearon la Asamblea Nacional de Turquía, no ha dejado de estar operativa y continúa atormentando todos los días a los pueblos de Oriente Medio. ¡Allí donde esté el imperialismo estadounidense, no existe ninguna zona segura para turcos, kurdos, árabes, persas, ni para ningún pueblo!

Frente a la posibilidad de que Turquía se desvíe del plan norteamericano, Trump, una vez más, intimida con recortar fondos y dice "destruiré su economía”, amenaza ante la cual Turquía, con sus finanzas sometidas, está completamente desprotegida. El mismo gobierno que dice que "no somos un país que actúe bajo amenaza" es el que liberó al pastor Brunson [ciudadano estadounidense arrestado por el gobierno turco luego del golpe de 2016; EEUU reclamó su libertad e impuso sanciones económicas a Turquía] y lo devolvió a Estados Unidos apenas sintió el embate. Hoy, nuevamente, están listos para dar a Trump "lo que él quiera". La codicia de intereses estadounidenses, encarnados por Trump, significa la sangre de los hijos de los pueblos turco y kurdo. Liberarse de la dependencia del dólar se ha convertido en el principal asunto de "supervivencia" para Turquía.

¡No al modelo de asentamiento sionista!

El regreso de los refugiados sirios en Turquía a sus hogares no puede lograrse mediante una operación militar, sino que solamente será posible a través de una solución política de la cual el imperialismo debe estar excluido. Lo que hoy se presenta como una solución es, no obstante, similar al modelo de asentamiento sionista por el cual [el presidente turco Recep] Erdogan criticó a Israel en la ONU. Un intento de cambiar la estructura demográfica en Siria a través de bandas armadas, compuestas por restos residuales de la FSA (Ejército Libre de Siria), podría enriquecer a algunos contratistas, pero arrastrará a Turquía, en un sentido más profundo, a una posición ilegítima como socio menor de los estadounidenses.

¡EE.UU. vende al ISIS al mejor postor!

El plan estadounidense también plantea que las prisiones, donde se retienen a decenas de miles de miembros del ISIS (DAESH), sean delegadas a Turquía. Se trata de un grupo que considera que aquellos que no los sigan en su prédica religiosa, deben ser considerados sus enemigos; bajo este precepto, han cometido crímenes contra árabes, kurdos, asirios, yazidís, turcomanos y contra otros pueblos de Siria. El enjuiciamiento a esas personas no puede delegarse a un poder político que desestimó emplazar al ISIS a rendir cuentas de las masacres cometidas en Turquía. Al igual que el retorno de los refugiados sirios, este problema requiere una solución política que refleje la voluntad de los pueblos de Siria. El camino elegido, lejos de resolver el problema, lo incrementa.

Para exterminar a los kurdos, ¡los que se reivindican laicos se arriesgan a revivir al ISIS!

En 2014, Ahmet Davutoglu, el ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Erdogan, dijo que ISIS estaba compuesto por jóvenes enojados, y trató de legitimar el movimiento. En octubre de 2014, cuando ISIS atacó a Kobane [importante ciudad kurda de Siria], Erdogan concitó la ira de la inmensa mayoría de los kurdos en Turquía al decir que "Kobane está a punto de caer". Ahora, con la evidencia de las incontables masacres de ISIS a cuestas, especialmente las de Suruç y Ankara, queda claro que fueron actos que podrían haber sido prevenidos. Los representantes de la burguesía laica occidentalista, que aplauden la entrada de soldados turcos en Siria bajo la excusa del “asunto de supervivencia”, especialmente el CHP [Partido Republicano del Pueblo, principal partido burgués de oposición], que apoyó el llamado a la operación militar, ¿conocen cuál será la política que impulsará el gobierno del AKP [Partido de la Justicia y el Desarrollo, partido del presidente Erdogan] en relación con los decenas de miles de miembros de ISIS encarcelados y con sus familias? ISIS es un gran peligro para el futuro de esta región. Un aspecto de la operación “Manantial de Paz” es la posible resurrección de este peligro previamente subsumido. Las matanzas y las guerras tribales en Oriente Medio han demostrado que el laicismo es vital e indispensable. El laicismo debe ser defendido no sólo contra el ISIS y otros grupos similares, sino también contra el imperialismo occidental y los nacionalismos chauvinistas que, a la primera oportunidad, lo desechan.

¡No a las luchas entre hermanos! ¡Que los kurdos puedan vivir en libertad!

Los EEUU afirmaron durante muchos años que protegían a los kurdos contra el ISIS. Hoy, dicen que también los protegerán contra Turquía. Sin embargo, lo único que los EEUU quieren proteger es la seguridad de los intereses estadounidenses. Hoy, tanto los que se entusiasman con la declaración de Trump y se preparan para una expedición militar cantando himnos jenízaros [soldados de élite del Imperio Otomano], como aquellos que observan los desacuerdos dentro de la administración estadounidense y esperan que de allí surja la paz, están cometiendo el mismo error. En los futuros enfrentamientos, entre una resistencia que utilizará armas estadounidenses contra una operación militar de un ejército que pertenece a la OTAN, las muertes se concentrarán entre los hijos de estos pueblos hermanos. Una vez más, la consigna "paz con los kurdos, guerra contra los EEUU" se presenta frente a nosotros como la única salida.

¡No a la operación militar, no al corredor de la OTAN!

¡Fuera EEUU de ambos lados de la frontera!

¡Por el derecho del pueblo kurdo a la autodeterminación!

¡Turquía debe retirarse de la OTAN y cerrar la base de Incirlik!

¡Paz con los kurdos, guerra contra los Estados Unidos!

9 de octubre de 2019

DIP

En esta nota:

Compartir

Comentarios