fbnoscript
13 de octubre de 2019

Horacio “Pechi” Quiroga: un derechista consumado

Falleció el intendente de Neuquén

“Pechi” Quiroga, actual intendente de Neuquén por Cambiemos, falleció en la mañana del 12 de octubre, tras un periplo partidario que arrancó en la UCR, pasó con Cobos por un funcionariado bajo el kirchnerismo, para terminar armando su propio partido (Nuevo Compromiso Neuquino), con el cual pasó a ser parte del macrismo con Cambiemos.

El hilo conductor de su trayectoria fue haber impulsado, siempre, las causas más retrógradas y antiobreras.

Enemigo acérrimo de las organizaciones sindicales, a las que persiguió hasta el absurdo (multarlas por arrojar petardos en una marcha), la apertura de causas penales y el reclamo permanente contra los piquetes, como hizo en el 2007 a su amigo y socio, el entonces gobernador Jorge Sobisch, para que reprimiera en Arroyito.

Impulsor de las causas contra el pueblo mapuche y del operativo Cóndor de la “democracia” contra Facundo Jones Huala, Santiago Maldonado y todo aquello que desafiara a los terratenientes de su cordillera natal.

Sus gobiernos se caracterizaron por el fomento de la especulación inmobiliaria y los negociados con las licitaciones de los servicios públicos tercerizados (transporte de pasajeros, recolección de residuos, conservación de espacios verdes, etc.) y un alto grado de precarización laboral en el municipio.

A partir del 2013 con el impulso de la candidatura del pastor David Schlereth como primer concejal, blanqueó su alianza con las iglesias evangélicas, lo que luego reafirmó en la campaña de los pañuelos celestes contra el derecho al aborto legal y contra la ESI.

Recientemente sufrió dos derrotas políticas importantes: en marzo llegó a un magro 15% como candidato a gobernador, diez puntos por detrás del kirchnerista Ramón Rioseco y veinticinco punto abajo del MPN. Y recientemente su delfín Marcelo Bermudez perdió la intendencia de la capital, tras varios mandatos en manos del propio Quiroga.

Golpeado por la bancarrota macrista, buscó sostener su electorado bolsonorizando sus acciones. En esa línea vetó la Ordenanza de provisión de un envase de garrafa a los hogares sin redes de gas, conquistada por la movilización del Polo Obrero y la defensa acérrima de Patricia Jure como concejal, y luego inició una causa penal contra trabajadoras/es municipales y la propia Patricia Jure por “perturbar” a la presidencia del Concejo. Claras pautas de un gobernante derechista y antiobrero. ¡Ha querido ser un Bolsonaro patagónico!

Antes había logrado la condena al secretario general del sindicato municipal por un corte de calle de una hora en defensa de municipales despedidas, con el argumento de “alterar el recorrido de los micros”. Esta condena acaba de ser revocada por un tribunal por “arbitraria”. Lo cual ha sido indudablemente otro revés político reciente para el fallecido intendente.

Muere en bancarrota política, ligado a los movimientos oscurantistas y la política represiva de control social de la mano de Bullrich y Macri.

Las y los trabajadores, los humildes, las barriadas, no van a extrañar su ausencia.

En esta nota:

Compartir

Comentarios