fbnoscript
18 de octubre de 2019

La responsabilidad estatal en las inundaciones

Mientras las autoridades municipales, provinciales y nacionales se acusan entre sí de las inundaciones, en la cuenca del Arroyo Matanza Riachuelo hay más de 5.000 personas evacuadas.

Desde lo institucional hay responsabilidad de todos los estamentos; la Provincia y la Nación tienen frenadas las obras hidráulicas, pero los municipios son los responsables de habilitar edificaciones en humedales que son los amortiguadores naturales de las crecidas de los ríos.

En la Matanza 23 escuelas están alojando vecinos, mientras que otras 15 mil personas prefirieron no abandonar sus hogares, permaneciendo en las azoteas, en carpas, en la vera de las ruta 3 a la entrada del Barrio Ezcurra, dado que hay viviendas con quince metros de agua, la  mayoría son de González Catán, Laferrere y Virrey del Pino. Hace frío y vemos imágenes de jóvenes descalzos deambulando, madres con niños al hombro cerca de sus hogares, buscando velas, agua, ropa.

Vidal comunicó que se entregaron elementos en Quilmes, La Plata, Ezeiza, Cañuelas, Lanús, Lomas de Zamora, La Matanza. Pero un funcionario de este último municipio dijo a Radio Rivadavia que llegaron solamente 85 colchones, 600 frazadas y cuatro botes. Obras que estaban en ejecución fueron paradas por Nación en el marco de Acumar (Autoridad de la cuenca Matanza Riachuelo), que tenía como principal función evitar inundaciones en las localidades más afectadas.

Las lluvias también golpearon a los municipios de Quilmes, La Plata, Ezeiza, Cañuelas, Lanús, Lomas de Zamora, Magdalena, Esteban Echeverría, San Vicente y Chivilcoy.

Por otra parte, la Justicia de Entre Ríos ordenó desmantelar un barrio privado de Entre Ríos cuya construcción provocó la crecida del río Gualeguaychú. Se trata del barrio náutico "Amarras", situado en la localidad de Pueblo Belgrano. Las obras de elevación del suelo generaron inundaciones y la evacuación de más de 150 personas. En el fallo del Superior Tribunal de Justicia entrerriano (STJER) se ordenó además "dejar la zona en su estado anterior". En junio último, la Municipalidad de Gualeguaychú había pedido la paralización y demolición del barrio. La crecida repentina también provocó que quedaran bajo agua Parque Unzué, la costanera, caminos turísticos, clubes, playas, campos y barrios de la zona de la costanera y el puerto. “La justicia le dio 180 días a la empresa Altos de Unzué, encargada de la construcción del barrio cerrado, para desmantelar la zona, e instruyó a la Secretaría Ambiental de Gualeguaychú para controlar el cumplimiento de la sentencia” (Clarín en base a agencia Télam, 17/10).

Pero estos problemas no tienen solución dentro del marco del capitalismo. Las obras civiles del capital especulativo inmobiliario y la necesidad de las poblaciones de trabajadores de hacer sus viviendas en terrenos baratos, en suelos bajos en las orillas de los arroyos, son una combinación nefasta.

Para solucionar los problemas de inundaciones, que se van a agravar en toda la región los próximos tres o cuatro años por el periodo de influencia de El Niño, es necesario que los comités de cuenca encabezados por los representantes de la comunidad y de los trabajadores de la zona definan los planes de gestión (limpieza, mantenimiento, control de habilitaciones, de obras hidráulicas).

Es el único modo de dar una salida a un problema que azota a las masas trabajadoras.

 

Compartir

Comentarios