fbnoscript
18 de octubre de 2019

Buenos Aires: la reforma antieducativa y su impacto en las Escuelas de Cárcel

Por Esther Cohen
Secretaria de organización y movilización del SIDECE Buenos Aires

La Dirección de Adultos de la DGCyE de la Provincia de Buenos Aires envió a los directivos de los CENS (Centros Educativos de Nivel Secundario) una Reforma Curricular, que  viene preparando la gestión de este gobierno en materia de educación pública, con el objetivo de devaluarla aún más de lo que ya está. 

El Director de Adultos, Pedro Schiuma, hace 4 años que viene sosteniendo una política de mercantilización, degradación, expulsión de los diferentes actores de la comunidad educativa: alumnos, docentes, auxiliares,  familias. El presente, es un nuevo ataque contra la Modalidad de Educación de Adultos, tanto en los contenidos como en las condiciones de acreditación, promoviendo planes de estudio más simples para titular a mano de obra barata que sea arrojada a un mercado laboral signado por una creciente precarización. A la vez que constituye un ataque a las condiciones laborales del docente, cuyo salario está debajo de la línea de la pobreza.

En esta Reforma, las 12 horas de la Formación especializada, que figuraban en el plan de estudios anterior, pasarán a horas tutoriales.  A su turno, las materias de la formación orientada de 1° año se trasladan a 2° año y 3° año respectivamente, aglutinando de este modo la carga horaria. Cuando los CENS apliquen el 18+8 (Res.2280/17) –según su propio “criterio pedagógico”, porque no existe normativa que reglamente cómo- parte de las horas de la formación orientada sufrirán un recorte y pasarán también a horas tutoriales.

Escuelas de Cárcel

En las Escuelas de Cárcel la situación se agrava notablemente porque son Escuelas Conveniadas, lo cual implica que los cargos son todos Provisionales, esta “falla de origen” hace que se esté siempre en condiciones de precariedad laboral. Con la nueva currícula los docentes perderán horas, porque se reduce sensiblemente la carga horaria, y no serán reubicados en otros cargos u horas, precisamente por la condición antedicha de situación de precariedad y los alumnos perderán horas y días de clase. Además, las tutorías en la cárcel no se pueden cumplir, dado que es una situación compleja que el SPB (Servicio Penitenciario Bonaerense) lleve a los alumnos a la Escuela, menos lo hará si no hay obligatoriedad, además no dan los horarios. 

 Lo principal en una Escuela de Cárcel es preservar y garantizar el derecho a la educación, esa es su principal función. Por tanto, los sujetos privados de su libertad, deben estar el mayor tiempo posible en la Escuela, dado que en este ámbito, se sienten resguardados, tranquilos, potenciados en su deseo de superación, donde se les brindan herramientas para su desarrollo personal y social.  Es decir, los alumnos necesitan estar los cinco días de la semana en la Escuela, de lo contrario se vulnera su derecho a la educación.    

 Además, la política antieducativa que lleva esta gestión, ha dañado seriamente el perfil de las Escuelas de Cárcel en el aspecto de ingreso a la docencia, porque los listados oficiales y de Contextos de encierro, no contemplan la antigüedad, ni la trayectoria, ni el Postítulo Especialista en Educación en Contextos de Encierro, por lo cual el docente de ECE queda muy por debajo con su puntaje en el listado de Adultos, en el que se lo ha incluido. De este modo, cualquier docente con su oblea puede tomar horas en la Escuela de Cárcel, sin la formación y experiencia correspondiente.

La grave consecuencia de esto es que hoy las Escuelas de Cárcel tienen un 20% de docentes en estas condiciones, con lo cual, se han provocado situaciones incorrectas por acciones de docentes que no fueron formados en el ámbito específico y más grave aún, es que se ha modificado para peor el Proyecto Educativo y el perfil de cada Escuela. Comprendemos que los funcionarios destacan la idea de que la Escuela de Cárcel es como cualquier otra, y por ello, sostienen que la normativa debe ser igual que en cualquier escuela.

La lucha es ahora

Proponemos crear una Dirección de Educación en Contextos de Encierro que esté integrada por representantes de docentes de contexto de cada distrito, en la órbita de la DGCyE, que trate con normativa acorde,  la especificidad de la misma. Rechazamos este ataque a la formación de los sujetos privados de su libertad. Rechazamos esta reforma antieducativa y el ajuste que se descarga sobre el trabajador docente. 
 


 

Compartir

Comentarios