fbnoscript
19 de octubre de 2019

Autoridades del Nacional San Isidro censuran debate organizado por el Centro de Estudiantes

En un comunicado reciente  la conducción del CENSI (Centro de Estudiantes del Nacional San Isidro) denunció a la Inspección por prohibirles llevar adelante un debate de candidatxs en la escuela, pautado para el 18/10. Este pedido había sido presentado hacía más de dos semanas por el Centro de Estudiantes, con la intención de acercarle a lxs estudiantes la posibilidad de abrir un debate con el conjunto de las fuerzas que participan de la elección.

Desde el PO-FIT U íbamos a participar a través de nuestro compañero Daniel Sierra, quien además de ser candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, es docente y congresal de Suteba.  También estaban anotados Leonardo Grosso (candidato a diputado nacional del Frente de Todos), Luciana Romero (candidata a senadora nacional por Consenso Federal) y Camila Dolabjian (militante universitaria de Juntos por el Cambio).
Con la censura del debate, las autoridades intentan impedir que emerja una deliberación acerca del crítico estado de la educación pública. En la provincia de Buenos Aires, bajo la gobernación de Vidal, atravesamos una crisis edilicia sin precedentes: las escuelas no tienen gas, se caen a pedazos y la situación salarial docente se encuentra por debajo de la línea de pobreza. Estas políticas de desfinanciamiento y vaciamiento educativo no hubieran podido llevarse adelante sin la complicidad del massismo y el kirchnerismo, que avalaron los presupuestos de ajuste en la Legislatura.

Al mismo tiempo, se acentúan las medidas represivas a la juventud: este año se han presentado los proyectos de la baja de la edad de imputabilidad y la ley anti-tomas, en donde el gobierno macrista y la ministra de seguridad Patricia Bullrich buscan criminalizar a la juventud que enfrenta el desfinanciamiento y los proyectos anti educativos y precarizadores como la Secundaria del Futuro. Estas medidas tuteladas por FMI tuvieron en la modificación del proyecto del “Nacio” su expresión: se recortaron contenidos, tutorías y muchas otras herramientas, que estudiantes y docentes habían acumulado a partir de enormes luchas en estos años.

La censura del debate es un episodio más de los tantos que se acumulan en el Nacional San Isidro. Sin ir más lejos, el año pasado las autoridades de la escuela, en común con la Inspección, prohibieron a lxs estudiantes llevar adelante la vigilia votada unánimemente en las asambleas de ambos turnos por el aborto legal, llegando a llamar a la policía a desalojar la misma. Este año, incluso, han llegado a censurar a Vera Jarach: madre de Plaza de Mayo y sobreviviente del Holocausto. Tanto la Inspección como las autoridades de la escuela continúan y exacerban su papel de correa de transmisión del ajuste de los distintos gobiernos de turno, buscando frenar la organización estudiantil mediante sanciones, persecusiones y hostigamientos, chocando con la tradición combativa del Nacional San Isidro expresada no sólo en lxs estudiantes, sino también en lxs docentes.

Desde la UJS San Isidro rechazamos esta nueva injerencia de la Inspección en el Centro de Estudiantes del Nacional San Isidro y expresamos nuestra solidaridad con el conjunto de estudiantes de la escuela, quienes  reclamando su derecho a interpelar a lxs candidatxs de estas elecciones, realizarán una sentada en el patio. Llamamos al conjunto de la comunidad educativa a rechazar este nuevo atropello  y a defender la autonomía del CENSI.

Compartir

Comentarios