fbnoscript
20 de octubre de 2019

Las mujeres clasistas frente a las elecciones en Bolivia

Los comicios electorales para presidente en Bolivia están marcados por la ausencia de una alternativa que represente los intereses y el programa de los trabajadores, así como las reivindicaciones de los campesinos pobres.  Se pretende que el pueblo boliviano asista a las urnas a elegir entre una gama de candidatos capitalistas que gobernarán para la burguesía y el imperialismo. 
 
Las elecciones se dan en el marco de un sistema de salud colapsado, de la disminución de las reservas de gas, del incremento del empleo informal -que significa trabajo precario, y del dominio de las transnacionales en los campos estratégicos de la producción.  Ninguno de los candidatos presentó -ni siquiera por maquillaje- una propuesta para que el país abandone el modelo primario exportador y el constante saqueo transnacional de los recursos naturales. 
 
La disputa es por ver quien se sienta en la silla presidencial para garantizar los negocios del imperialismo y la burguesía intermediaria nativa, mientras aspiran, ellos, a enriquecerse con las migajas que dejan. 
 
EVO …
A las apuradas y para asegurar algunos votos, el gobierno de Evo Morales acaba de aprobar cientos de contratos mineros con cooperativas y empresas nacionale;, así también -afirmando su compromiso con las transnacionales- entregó, por 70 años, la explotación del litio a una empresa  alemana (ACI System ) que dejará un miserable 3%  de regalías para la región potosina.  En otros rubros, ya viene proporcionando una serie de incentivos a las petroleras, también mantuvo durante todos sus mandatos de Gonzalo Sánchez de Lozada, mientras que tiene en su haber varios paquetazos de medidas que benefician a la burguesía agroindustrial del oriente, uno de los cuales salió a la luz con los devastadores incendios que consumieron 4 millones de hectáreas de bosques y pastizales.  La introducción de soya transgénica para biocombustibles, los perdonazos para talas ilegales, la ampliación de la frontera agrícola, la exportación de carne a China, son sólo algunas de las políticas capitalistas que el MAS elaboró a medida de sus aliados.
 
El en el marco de la crisis capitalista y el fin del “periodo de bonanza” con la baja de los precios de los commodities (materias primas), sumado a la reducción de las inversiones de las trasnacionales petroleras y el agotamiento de las reservas petrolíferas, el gobierno del MAS pisa el acelerador sobre la salida capitalista:  profundizar una economía basada en la voraz extracción y exportación de materias primas.  La publicitada industrialización en el país fue puro marketing, lo mismo que la nacionalización.  De ahí que, para resolver ala crisis fiscal en ascenso, el falso socialismo del “proceso de cambio” debe profundizar la política entreguista y saqueadora.  No es otra cosa pretende resolver la invasión de reservas forestales y territorios indígenas, servidas en bandeja para agroindustria capitalista vinculada al agronegocio y para las trasnacionales petroleras.
 
MESA …
 
El segundo lugar que ocupa Carlos Mesa en la preferencia electoral, aun habiendo sido vicepresidente de Goni -el asesino de octubre- representa un directo retroceso que tiene su explicación en la ausencia de una alternativa de izquierda, obrera y socialista que le haga frente al desgaste político del MAS en todo frente, tanto en la lucha sindical como el terreno electoral.
 
La ausencia de la clase obrera interviniendo en el escenario político (en lo más inmediato, porque es neutralizada por la cooptada burocracia cobista), sumada a la falta de intervención política de la izquierda socialista y revolucionaria, ha generado un retroceso político General y sobretodo en la pequeña burguesía, que ha nutrido los cabildos que la derecha más reaccionaria intenta capitalizar a su favor tratando de imprimirle su sello racista, pero que no puede durar desde que las reuniones populares o de masas terminarán siempre (en esta época) retomando la perspectiva de rebelión.
 
La marginalidad de la izquierda y de los trabajadores en este escenario, ponen de manifiesto que se relega la lucha de clases en favor del avance del discurso democrático burgués, espoloneado por la derecha, que esgrime el referundum del 21F contra la “dictadura” de Evo Morales.  Cuando en el fondo la mentada democracia burguesa no es otra cosa que dictadura de una clase minoritaria sobre las mayorías explotadas.
 
En resumidas cuentas, en estas elecciones los candidatos no le pusieron un taparrabos a su entreguismo.  Ni siquiera se preocuparon por prometer al pueblo acabar con la precarización del empleo, resolver el problema de la tierra, la asfixia de la educación o desastroso sistema de salud salud. Porque según el MAS estamos bien como estamos, y porque las propuestas de Mesa rayan en lo ridículo (una “app” para sacar consultas médicas por internet, no equivale a propuesta y mucho menos soluciona el problema del colapsado y carente sistema de salud).
 
TODOS CANDIDATOS DEL CLERO Y LA BURGUESÌA
 
Para las mujeres que somos víctimas de violencia y de feminicidios, para las que demandamos la legalización de aborto acompañada de educación sexual integral sin interferencia de la Iglesia, queda claro que no hay un sólo candidato que haya hecho parte de su programa de gobierno estas reivindicaciones.
 
Se llega al extremo de que el feminicidio y la violencia contra la mujer son justificados por candidatos machistas como Chi. Mientras que, otros (Bolivia Dijo No), en su intento de sumar voto femenino, plantean como salida el incremento de la punibilidad y combatir el machismo con permisos de paternidad o igualando el salario (que no dejará de ser miserable) entre hombres y mujeres. Promesas, las últimas, que no cumplirán porque Ortiz es engendro de la CAINCO y del empresariado explotador. Mientras que, en 13 años de gobierno, el MAS se caracterizó por la misoginia y el machismo enraizado en las más altas esferas de su capa dirigente (empezando por el propio presidente); por la impunidad y por el encubrimiento a violadores, violentos y manoseadores.
 
Sobre el aborto, todos los candidatos reproducen el discurso del clero.  O se oponen o aseguran que la salida está en la prevención no en la legalización. Se colocan, por tanto, en las filas reaccionarias de la iglesia, de lado del aborto clandestino, de las muertes de mujeres y de la hipocresía de una clase social para quien nada está prohibido, ya que sus mujeres tienen acceso a prevención, métodos de anticoncepción o de lo contrario abortan cuando quieren sin correr riesgo de muerte.
 
NUESTRO VOTO…
 
En un escenario en el que todas las candidaturas aspiran a seguir gobernando para la burguesía y el imperialismo, el “voto castigo” a Evo Morales significa votar por otro verdugo de la misma calaña.
 
Desde Revolución o Barbarie llamamos a no dar nuestro voto a ninguno de los candidatos de nuestros enemigos de clase. Ante la ausencia de una alternativa política de los trabajadores en el escenario electoral, llamamos a votar nulo como primer paso para enfrentar la lucha que nos espera contra el ajuste, la precarización, la destrucción y saqueo de nuestros recursos naturales.  Y nos ponemos como reto la construcción de la alternativa política obrera y socialista, para retomar la lucha de clases.
 
Agrupación Clasista de Mujeres Revolución o Barbarie

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios