fbnoscript
21 de octubre de 2019

La policía no deja avanzar la movilización los trabajadores de Kimberly Clark hasta la audiencia en la Secretaría de Trabajo

Una gran columna que se moviliza junto a los trabajadores de Kimberly Clark hasta la Secretaría de Trabajo, donde se realizará la quinta audiencia de conciliación en lo que va del conflicto, se ve impedida de avanzar por un enorme operativo policial.

Como en cada instancia, los papeleros que se encuentran ocupando la planta para defender sus puestos de trabajo fueron acompañados de una numerosa columna de delegaciones obreras de distintos gremios, del sindicalismo combativo y del Polo Obrero. Ante la nueva citación a audiencia, los trabajadores de Kimberly Clark volvieron a convocar para asistir movilizados a rechazar el fraudulento procedimiento preventivo de crisis de la multinacional y reclamar que el Estado garantice la continuidad productiva de la fábrica y la preservación de la fuente laboral.

Pero cuando la columna llegó a Callao se topó con un enorme operativo de la Policía de la Ciudad que impide seguir avanzando y llegar hasta la cartera de Trabajo. El despliegue represivo fue concertado, según denuncian la Comisión Interna de la planta, con la burocracia sindical de la Federación del Papel, que se haya del otro lado del cordón policial. Habiendo transcurrido más de dos horas desde el horario en que había sido citada la audiencia, los delegados difundieron que la misma sigue sin comenzar, mientras que los funcionarios ministeriales mantienen una reunión con representantes de la empresa sin la parte gremial.

Alertamos sobre el operativo represivo contra los trabajadores de Kimberly Clark, exigimos el retiro de la policía y que la movilización pueda llegar a la sede de la Secretaría de Trabajo para apoyar a sus compañeros que, adentro, insisten en ser recibidos para defender un plan de reactivación productiva de la fábrica contra el intento de cierre por parte de una patronal que embolsa millones en todo el mundo. Los papeleros siguen firmes con su lucha.

 

Compartir

Comentarios