fbnoscript
21 de octubre de 2019

Huelga de docentes en Chicago

Amplio pliego de reclamos de la comunidad educativa

La huelga de docentes y personal de apoyo o asistentes de clase,  se lanzó el 17 de octubre y se mantiene firme. Fue resuelta por el 94% de votos favorables por la CTU (Chicago Teacher’s Union- Sindicato Docente de Chicago). Involucra a 25000 docentes y 7500 asistentes (choferes de ómnibus escolares, enfermeras y otras especialidades de soporte educativo).

Las movilizaciones y piquetes involucran a toda la comunidad educativa, uniendo a docentes, estudiantes y familias. Es la primera en la ciudad desde el 2012.

Vienen de más de 50 reuniones con la alcaldesa Lori Lightfoot (del ala “progre” del Partido Demócrata y negra).  Su “queja” es que no puede afrontar el “gasto” que insumiría ceder a los reclamos de la huelga.

Pretende conformarlos con un 16% de aumento dividido en 5 años de cuotas y nombrar algunos pocos cargos de los solicitados. Ha buscado quebrar la huelga haciendo negociaciones por separado con otro gremio, la SEIU, que agrupa a los auxiliares de educación especial, para romper la unidad mostrada en la marcha conjunta de ambos sindicatos el 17 de octubre

El reclamo salarial forma parte del pliego. Pero en su mismo nivel está que se garantice la contratación de todos los trabajadores de la educación ya que muchos contratos vencieron en junio, disminuir la cantidad de alumnos por curso, nombrar enfermeras y bibliotecarias en todas las escuelas.

El pliego de reclamos hace mucho hincapié en que el sistema educativo tenga el personal necesario y adecuado para atender  a los alumnos de comunidades pobres y asolados por la falta de trabajo y marginalidad.

Denuncian que si bien los docentes especiales nucleados en CTU ganan menos que los enmarcados en SEIU (haciendo prácticamente el mismo trabajo), todos ganan por debajo de la canasta familiar regional. Esto los obliga a seguir la jornada manejando UBER o en otros empleos  y luego atender las demandas familiares.

Consideran por lo tanto, que los bajos sueldos los colocan en la misma  situación de vulnerabilidad de los alumnos que atienden.

Chocan abiertamente con la alcaldesa que pretende colocarlos en un terreno de enfrentamiento con la comunidad cuando los culpa de “desatender al alumnado por estar en huelga”

La huelga incluye el reclamo de beneficios de salud y vacaciones junto con  el de viviendas para los estudiantes y para los habitantes de Chicago de bajos recursos.

Han tomado un programa de conjunto defendiendo las condiciones laborales de los trabajadores de la educación y de la población.

La huelga continúa su desarrollo. Las ofertas de arreglos parciales han sido desechadas.

Al igual que las grandes huelgas de Los Angeles del año pasado, que enfrentaron al gobierno republicano local, la intervención de los docentes y estudiantes es una expresión mundial, a pesar de los frenos de las direcciones sindicales y de los partidos patronales de todo ropaje.

En esta nota:

Compartir

Comentarios