fbnoscript
21 de octubre de 2019

San Miguel: libertad para Brenda León, víctima de su ex pareja

Por Corresponsal

El pasado 10 de octubre, en el distrito de San Miguel, Brenda León sufrió un nuevo ataque de su ex pareja, quien tenía orden de restricción perimetral de no acercarse a ella ni a sus hijos. El violento agredió a golpes a uno de los hermanos de Brenda, y acompañado por familiares suyos provocaron destrozos la casa de Brenda y amenazaron a su familia. Tras defenderse del ataque, ella quedó detenida.

Brenda había soportado durante 10 años una relación violenta, hasta que pudo tomar la decisión de separase y denunciarlo. Sin embargo, como suele suceder, no contó con ningún tipo de protección por parte del Estado. 

Ahora, mientras la víctima sigue presa, la justicia decidió quitarle el cuidado de los hijos a la mamá de Brenda, quien los crió siempre junto con ella, supliendo la ausencia del padre que rehusaba hacerse cargo. Hoy los niños están con los abuelos paternos, conviviendo con quienes atacaron la casa de la familia León.

La familia de Brenda se vio obligada a abandonar su casa, ante las amenazas de que sería incendiada. Este accionar mafioso de la familia de la ex pareja se explica por su relación con la venta de drogas en la zona,  ya que portan armas y tienen antecedentes penales. Pero la presa hoy es Brenda, y su familia se quedó sin hogar.

Tanto sus familiares y amigos como distintas organizaciones nos concentramos el pasado miércoles frente a la fiscalía de Malvinas Argentinas para exigir la liberación inmediata de Brenda, el regreso de sus hijos con su familia y que puedan vivir en el hogar que tanto les costó construir. Desde el CEUNGS (centro de estudiantes de la Universidad de General Sarmiento, donde estudia la hermana de Brenda) y el Plenario de Trabajadoras, estuvimos presentes apoyando el reclamo.

Brenda es una víctima de este Estado, que convierte a las víctimas en victimarios. Eso se combina con la absoluta desprotección que sufren las mujeres violentadas y sus familias, y que en San Miguel solo existe un refugio con tres camas, que hospeda a las mujeres sin sus hijos por una sola noche.

Reclamamos la libertad para Brenda y la apertura de centros asistenciales con presupuesto estatal y bajo gestión de las organizaciones de mujeres.

Compartir

Comentarios