fbnoscript
23 de octubre de 2019

Catamarca: balance de las elecciones de Humanidades-UNCa

El pasado jueves 17 se desarrollaron las elecciones para centro de estudiantes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Catamarca. Esta convocatoria estuvo signada por el contexto político de las elecciones generales. Franja Morada maniobró para que se realizaran antes del 27 de octubre ya que Flavio Fama, rector de la UNCa, es candidato por Juntos por el Cambio a intendente por la Capital, y hay fuertes indicios de que perderá de manera arrolladora frente al del Frente de Todos.

Los resultados dieron ganadora a Franja Morada con el 36% de los votos, seguida por la UJS con el 22%, y pegado atrás el Frente para Todos con el 21%. No muy lejos dio la nota el debutante grupo de estudiantes “Hacer Historia”, que sacó un 18%, y por último la Güemes con un 3%.

Franja Morada hizo jugar el aparato de la gestión, acrecentado por la candidatura de Fama, con un fuerte peso del aparato de punteros del frente Juntos por el Cambio a disposición de las elecciones, con un aumento exponencial tanto de las rentas por la agrupación como de los ingresos a trabajar en la facultad y en la UNCa, poniendo su personal político en resguardo. Es evidente que el nicho que busca explotar el candidato Fama para las elecciones en la capital es la UNCa y en ese sentido una de las facultades más importante en cantidad de inscriptos es Humanidades. Durante todo el año se desarrolló en la facultad un proceso de cooptación mediante el aparato del Cambiemos. Franja le saca una diferencia de 14 puntos a la UJS, cuando el año pasado los resultados dieron un empate técnico con apenas dos puntos a favor de FM.

La tercera fuerza, el Frente de Todos, es uno de los sectores más favorecidos en esta elección, ya que es en la primera elección desde hace cuatro años en que logra sacar un porcentaje alto en la facultad, hoy quedando a 4 votos del segundo puesto y colocándose nuevamente como una oposición. E contexto provincial, donde el PJ le gana a Cambiemos por 20 puntos, fue el principal aliado del Frente de Todos. En el mismo sentido que FM el FdeT ha armado su nicho en la facultad mediante un fuerte aparato prebendario. Los resultados del PJ en la facultad son el verdadero problema, ya que las dos principales fuerzas han tenido un retroceso de votos y el PJ creció.

“Hacer Historia”, una agrupación de estudiantes independientes que se presentó por primera vez en las elecciones de centro, logró posicionarse en cuarto lugar pero a unos escasos 15 votos de la segunda fuerza. Es la señal de que una parte importante de los estudiantes fue en pos de acompañar un cambio de gestión en la facultad. Logró una parte de los votos que perdió la izquierda, conteniendo a los sectores que lucharon por la defensa de la educación pública y que buscan una vía de expresión. 

El grupo de Altamira, desorientado y sectario

El grupo de Altamira, que encabezó la lista de la UJS en la facultad, durante la corta campaña fue probando consignas y planteamientos. Durante todo el año actuó con consignas propagandísticas como asamblea constituyente y huelga general, pero sin una delimitación de los aparatos que actúan en la universidad, que son una correa de trasmisión de los partidos del régimen del FMI. Las reivindicaciones fueron olvidadas. Llegadas las elecciones se olvidaron de las “consignas de poder” y las suplantaron por el reclamo de un centro de estudiantes democrático, acompañado por una fuerte campaña personalista hacia las candidatas. La consigna “aulas para Humanidades” y “en defensa de la educación pública”, que son las más fuertes que teníamos como reivindicación -ya que la UJS ha sido la precursora de la lucha por estos reclamos y éramos identificados por estas condiciones-, han jugado un tercer y cuarto lugar en el pliego de consignas que presentaban.

Nótese que es una política general. A las elecciones de las Paso salteñas fueron con el planteo de “una nueva fuerza” para el Partido Obrero, y olvidaron las “consignas de poder”, así como la lucha contra los representantes del régimen del FMI. En ambos casos los resultados les fueron adversos.

A raíz de las maniobras de FM para llevar adelante una elección exprés con muy poco tiempo de campaña, desde la UJS-Partido Obrero -UJS ”Mariano Ferreyra”- llamamos mediante un documento público a realizar un frente de todas las agrupaciones de lucha incluyendo al sector rupturista. La respuesta de los altamiristas fue un categórico No; con planteos extorsivos buscaban que un acuerdo entre agrupaciones en una facultad esté atado a los debates partidarios. Atrás de esta negativa había un planteo electoralista, faccional, de autoconstrucción: estaban convencidos de que solos ganaban el centro.

Luego, mediante una maniobra, buscó expulsar de la agrupación a todos los militantes de la UJS que no rompieron con el PO y en especial al presidente de la agrupación. Con el método de Daniel Blanco (que los orientó personalmente), no fueron a Servini de Cubría, pero sí a Franja Morada, buscando hacerse de una agrupación de la cual fueron parte, pero que hoy no conforman.

Desde la agrupación “UJS Mariano Ferreyra”, por la negativa de los rupturistas, presentamos lista con el MST que contestó a nuestro planteo, dejando abierta las posibilidades de llegar a un acuerdo hasta minutos antes de la presentación. El sector de Altamira cayó en cuenta del peligro de su sectarismo mediante la resolución de la Junta Electoral que no daba validez a su maniobra, por lo que no podían usar el nombre UJS y tendrían que buscar nueva agrupación. Obligados por la situación propusieron un primer diálogo, que fue un constante hostigamiento a compañeros de la agrupación por parte de los rupturistas. La comprensión de la necesidad de defender el avance que habíamos tenido en la elección anterior y no regalarle el centro a la Franja hizo que entre los compañeros del PO primara llegar a un acuerdo despreciando el ataque. 

La circunstancia los llevó a acceder a un acuerdo electoral, con menos de un día para las elecciones. El acuerdo fue por demás precario. El grupo de Altamira se negó a sumar a otros sectores. Nosotros no incidimos en los candidatos principales, para no entorpecer la campaña con tan corto tiempo.

Conclusiones

Las condiciones de las elecciones han dejado en claro un par de cosas. El PJ está creciendo al calor de su impulso general y no es ajena la facultad; la integración del PJ a la gestión está cantada, igual que un acuerdo con Franja Morada, que ha logrado despegarse de las segundas fuerzas.

La izquierda ha retrocedido en parte por el cuadro general, que el grupo rupturista agravó con sus volteretas, faccionalismo y abandono de una lucha en la universidad.  Al día que se escribe este balance los rupturistas no han sacado balance alguno. Es evidente que están golpeados por una situación que no vieron, y su sectarismo no les permite la crítica.

Tenemos que construir las condiciones para vencer a los partidos del régimen en la facultad por un camino de militancia, delimitándonos de la gestión y sus representantes y también dialogando con los luchadores, el movimiento obrero y la juventud, que hoy vive la contradicción de rechazar el ajuste votando a los ajustadores. Para los partidos revolucionarios no alcanza con entender el proceso, sino que tenemos que buscar los canales para enfrentarlo. La lucha en la facultad no será una lucha faccional entre la izquierda: será la lucha por enfrentar a los partidos patronales y dar una perspectiva a los estudiantes, como lo venimos haciendo desde hace más de 10 años la juventud del Partido Obrero, la UJS que se prepara para el poder.

Compartir

Comentarios