fbnoscript
25 de octubre de 2019

Chaco: un paso adelante en la lucha por el pase a planta en Educación

En estos últimos días del mes de octubre el gobierno saliente de Domingo Peppo habilitó un número muy reducido de pases a planta, 380, para el Ministerio de Educación. Los precarizados de Educación llegan casi a 3000, trabajando sin derechos laborales y con salarios que arrancan en 1000 pesos. Este pase a planta es una conquista de las agrupaciones de precarizados que vienen llevando adelante medidas de acción para arrancarlo: Precarizados en Lucha, la lista Marrón de ATE (corriente Jorge Weisz) y diferentes organizaciones de porteros precarizados.

La precarización laboral en la provincia tiene alcances mayúsculos. Entre los diferentes ministerios   y reparticiones hay casi 20.000 trabajadores precarizados que cobran sumas desde $1000 pero, incluso, hay porteros de escuelas que cobran menos de $1000 mensuales, o los del programa experto del ministerio de salud, que cumplen las funciones de enfermeros, camilleros o administrativos en hospitales y centros de salud en toda la provincia. Como se ve, los trabajadores que el Estado precariza, con sueldos de miseria y condiciones de trabajo insalubre, son los que mantienen limpias y activas las escuelas, los hospitales y centros de salud y todas las reparticiones públicas provinciales y municipales.

En relación a esta realidad, el paso adelante en educación es híper limitado. La respuesta fue un acampe de compañeros precarizados que quedaron fuera de la lista de pases a planta. Apoyamos esta lucha y promovemos la organización para conquistar el pase a planta de todos los compañeros.

La lucha de educación converge con los trabajadores del Instituto de Cultura de la Provincia, de Salud, deportes, y otros Ministerios que vienen peleando el pase a planta. Cultura viene dando una lucha ejemplar en la provincia con casi 60 días de huelga, donde, tanto la administración central, los museos, teatros y centros culturales están paralizados por sus trabajadores, donde el 60% de su plantel está trabajando bajo la modalidad de contratos, con salarios que están por debajo de la canasta de pobreza, sin derechos laborales y trabando incluso los fines de semana.

Mientras tanto UPCP se limita a marchas y paros aislados, sin perspectiva de organizar una huelga general para arrancar el triunfo. Son las agrupaciones y los delegados independientes, los que impulsan las recorridas por todos los lugares de trabajo con un programa de unidad, de frente único para quebrar a la patronal, con métodos asamblearios y revocabilidad de los delegados que se van quebrando ante la presión del gobierno. 

En pocos días comenzará a tratarse el presupuesto provincial. Aurelio Díaz presentará un proyecto para que se tenga en cuenta los recursos para el pase a planta y los aumentos salariales recuperando el poder adquisitivo perdido.

La tarea por delante de los nuevos trabajadores estatales impulsadas por las corrientes combativas e independientes reforzar la unidad entre los trabajadores precarizados y los de planta. Recorriendo los lugares de trabajo, priorizando el frente único y planteando un programa de lucha para enfrentar el intento de municipalización de la salud y la educación, la armonización del InSSSeP, y contra el pacto social y el ajuste del FMI.

En esta nota:

Compartir

Comentarios