fbnoscript
29 de octubre de 2019

Balance de las elecciones rionegrinas

La izquierda se consolida

La fórmula presidencial F-F resultó la más votada también en Río Negro, sacando una ventaja de casi 30 puntos sobre la fórmula de Macri y el rionegrino Miguel Pichetto, que obtuvo el 28,6%. Esto pese a que Juntos Somos Río Negro, el partido de gobierno provincial, fue con boleta corta como parte de un acuerdo con el macrismo que a cambio no presentó candidatos al Senado.

En las categorías legislativas, el Frente de Todos se quedó con 2 senadores y 2 diputados nacionales de los 3 en juego, en tanto que Juntos Somos Río Negro se quedaba con los restantes. La fórmula del Frente de Todos que llevaba a Martín Doñate y Silvina García Larraburu como candidatos a senadores nacionales logró el 50,63% de los votos, seguido por Alberto Weretilneck, gobernador saliente que obtenía el 45,19%, en gran medida gracias al favor político de Cambiemos que decidió bajar su respectivo candidato. Detrás quedó el FIT Unidad con el 4,17% de los votos con Gabriel Musa como candidato, subiendo considerablemente respecto de las Paso donde se había obtenido 3,25%. En diputados, el Frente de Todos con Martín Soria y Graciela Landriscini obtenían el 44% de los votos, mientras que Luis Di Giacomo de Juntos Somos Río Negro obtenía el 31,77%. En tercer lugar apareció Juntos Somos el Cambio, que no renovó su única banca obteniendo el 19%. El FIT-Unidad, con Laura Santillán como candidata a diputada nacional, obtuvo el 3,17%.

Los guarismos de la izquierda suben más aún en el caso de Bariloche donde en senadores los porcentajes pasaron del 5% al 7,15% respecto a las Paso, mientras que en diputados pasó del 5,30% al 6,88%. En la elección municipal de Villa Regina, que se hizo el mismo día de las presidenciales, el FIT-U conquistó el 5,3%.

Juntos Somos Río Negro sufre un fuerte retroceso con respecto a las elecciones provinciales, en las que Arabela Carreras logró la gobernación con más del 50%. El pacto con el macrismo parece haber actuado como un ancla para el gobierno provincial, lo que fue capitalizado por el Frente de Todos.

El FIT-Unidad denunció en su campaña los vínculos de las tres fuerzas en la aplicación de las políticas de ajuste. Desde presupuestos regresivos en la provincia y los municipios donde gobiernan hasta la complicidad con cierre de fábricas como Interlagos, La Reginense y La Campagnola donde se perdieron cientos de puestos laborales, pasando por paritarias a la baja para la clase trabajadora y menores presupuestos para salud, educación y vivienda. En esas paritarias a la baja y despidos masivos también ha resultado clave la política de colaboración de las centrales sindicales con Weretilneck.

Más ajuste y endeudamiento será un denominador común del oficialismo provincial y el peronismo en Río Negro (el gobierno de Weretilneck y Arabela Carreras pidieron renegociar por 4 años más a Mauricio Macri deuda que vence en el 2020 por 1500 millones).

La campaña del FIT Unidad en la provincia colocó en la agenda política los grandes problemas que atraviesan a la clase trabajadora y los sectores populares. En ese sentido, salimos preparados para enfrentar las políticas de ajuste y el “pacto social” con el que Alberto Fernández intentará maniatar al movimiento obrero.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios