fbnoscript
29 de octubre de 2019

Santa Cruz: se refuerza el dominio kirchnerista

En Santa Cruz junto a las elecciones nacionales se eligieron todas las Intendencias. El kirchnerismo se llevó los dos diputados nacionales y recupera las intendencias de las tres ciudades más importantes: Río Gallegos, Caleta Olivia y Pico Truncado. También ha avanzado en casi todos los Concejos Deliberantes. Solo San Julián y Las Heras tendrán intendentes de Cambiemos.

El kirchnerismo ha logrado canalizar las expectativas populares una vez más, con el espantapájaros del ajustador Macri. La polarización política hizo lo suyo, pasando la suma de los dos grandes bloques de un 81 % en las Paso a un 87 % ahora, similar al escenario nacional. El macrismo tuvo una remontada y pasó de un 23% en agosto al 28% en octubre, contra el 59% de Fernández.

Ya Alicia Kirchner había ganado la gobernación en agosto y colocado 20 de 24 diputados en la legislatura provincial. El kirchnerismo en Santa Cruz es desde hace 28 años el partido del orden social, patrón de estancia, entregador a las mineras y petroleras de los recursos, ajustador con los empleados públicos, apoyado en el control del Poder Judicial y en el sistema electoral de la Ley de Lemas, y represor cuando las papas queman. Los barnices “progres” solo intentan disimular este sistema de dominación.

La izquierda mantuvo sus votaciones anteriores, incluso mejorando la performance de las Paso. Alrededor del 3,4% a presidente y poco más del 4% a nuestra candidata a diputada nacional. El balance es desigual según las localidades.

Poníamos en juego dos concejalías ganadas en 2015, que no logramos sostener pese a las buenas votaciones del 8 y 10% en Perito Moreno y Gobernador Gregores, respectivamente. En 2015, gracias a un importantísimo corte de boleta, habíamos obtenido el 18 y 22% en la categoría a concejal, perforando la proscriptiva Ley de Lemas. Ahora, amén de las buenas votaciones, no se produjo el aluvión necesario para renovar las bancas, en el marco de una sobreoferta de candidaturas con las sumatorias de los Lemas.

La implantación provincial del Partido Obrero ha tenido nuevos avances, con la campaña de concejales en Calafate, y la consolidación de los núcleos partidarios en San Julián y Chaltén. Presentamos listas municipales del FIT-Unidad en 11 de las 15 localidades de la provincia, 10 de ellas encabezadas por el PO.

El estancamiento de nuestra votación está directamente ligado al reflujo que se vive en las luchas de masas luego de la derrota de 2017, que consolidó la miseria salarial  y dejó un importante desgaste. La combinación de esta derrota con la polarización general -reforzada por la Ley de Lemas- predominó en el escenario.

En este cuadro debemos valorar haber defendido un espacio importante como referencia política, y nos preparamos para intervenir en un proceso vivo que puede agotar rápidamente las expectativas populares en esta nueva experiencia K.

En esta nota:

Compartir

Comentarios