fbnoscript
30 de octubre de 2019

La Plata: triunfo del macrista Garro apoyado en el PJ, importante elección del FIT-Unidad

En un cuadro de extrema polarización en la disputa por la intendencia de La Plata, y de resultados cambiantes entre las Paso y las Generales de octubre, el FIT-Unidad logró repetir su importante votación en todas las categorías, con un promedio por encima de los porcentajes provinciales (4,2% para intendente, 4,8% a senador provincial y un pico de 5,2% a la boleta diputado nacional encabezada por Néstor Pitrola).

La capital de la provincia fue uno de los distritos que el macrismo “dio vuelta”. Mientras que en agosto el candidato de Juntos por el Cambio y actual intendente, Julio Garro, quedó muy por debajo de la suma de votos de la interna del peronismo (que ganó la camporista Florencia Saintout), el 27 octubre el resultado fue otro. Terminó imponiéndose Garro por casi 10 puntos ante la candidata del Frente de Todos, que cayó del 45 al 40% respecto de los votos de la interna peronista y sufrió la fuga de 20.000 votos de Axel Kicillof, que emigraron a su oponente.

Luego de las Paso, Garro se esforzó por separarse de Macri con una campaña municipalizada, bajo el lema “me importa la ciudad, no tu partido” y cambiando incluso el color de su cartelería -suprimiendo el amarillo. Esta demarcación de Macri (y también de Vidal) buscó abiertamente el corte de boleta y la división del peronismo, que había concurrido a la interna con seis listas y en la que Saintout se impuso ajustadamente con un 16% propio. La reelección de Garro se sirvió además de la remontada de Macri y Vidal, y capitalizó también el 5% de votantes que ampliaron la participación electoral del 75 al 80%, y la caída del voto en blanco.

Pero hay que destacar que fue decisivo el hecho de que sectores del PJ, sobre todo el del ex intendente Pablo Bruera (representado en la interna por Escudero) y el de Tolosa Paz -muy cercana a Alberto Fernández-, promovieron el corte de boleta para ajustar cuentas de aparato con el ala de Saintout. El operativo incluyó una profusa propaganda financiada por el municipio y un accionar abierto de punteros pejotistas que entregaban las boletas cortadas. La derrota de Saintout se olfateaba ya en su deslucida campaña e incluso en la ausencia de Alberto Fernández en el acto de cierre en La Plata.

El intendente utilizó a su favor la responsabilidad del peronismo en la trágica inundación de la ciudad en el 2013, cuando gobernaban Bruera y Scioli, mientras que Saintout se cuidó de guardar silencio sobre el tema, para absolver a sus “aliados”. El golpe de gracia fue la ausencia de la candidata kirchnerista en el único debate de candidatos a intendente que se hizo en La Plata -donde por otra parte la candidata del FIT-U tuvo un buen desempeño.

El Frente de Izquierda - Unidad retuvo su importante caudal de votos pero no logró crecer para conquistar el ingreso al Concejo Deliberante, como auguraban algunos medios en la previa, en parte porque sufrió la tensión de la polarización, como en toda la provincia. En el centro de la ciudad, la boleta encabezada por Luana Simioni (PTS) a intendente y Amelia García (PO) a concejala salió tercera, frente al derrumbe del candidato de Lavagna, Gastón Crespi, cuyos votos emigraron a Garro.

La izquierda quedó referenciada como la cuarta fuerza del distrito, con dirigentes reconocidos y con autoridad en las luchas de los docentes, los estatales y la juventud, en una ciudad donde se desarrollaron grandes movilizaciones en el último período. En los días previos al 27 de octubre, la militancia del FIT-U y especialmente del PO participó de las marchas docentes, las concentraciones contra la represión en Chile, apoyó la movilización del Polo Obrero al municipio por sus reclamos, las acciones antirrepresivas convocadas por la Multisectorial de derechos humanos. El corte de boleta en la categoría de senador provincial reflejó a su vez la referencia que tiene en el activismo la Multicolor y el clasismo en Suteba.

Párrafo aparte merece la amplia agitación por el aborto legal y educación sexual desarrollada en el multitudinario Encuentro que se realizó en nuestra ciudad. La intensa actividad durante esos días además contó con destacados paneles organizados por el Plenario de Trabajadoras, como la que protagonizaron integrantes del  Colectivo de Actrices con la presencia de Romina Del Plá, o la que reunió a las luchadoras de Kimberley Clark, del INTI y otros sectores del movimiento obrero combativo.

Nuestra campaña tuvo como nunca antes al Polo Obrero como un soporte de la movilización política y electoral, lo que permitió ampliar la extensión geográfica de la agitación a una decena de nuevos barrios. El Polo estuvo presente en los mesazos que se realizaron en toda la región de La Plata, Berisso y Ensenada, y en la disputa del voto casa por casa. Ahora, la formación de círculos barriales del Partido Obrero ocupa un lugar fundamental en el plan de desarrollo de nuestra organización.

En las plataformas y en la campaña por el voto al FIT-U, el PO batalló por un voto de independencia de clase, denunciando a los candidatos del macrismo y el kircherismo-peronismo como agentes de la especulación inmobiliaria y los grandes comerciantes. Amelia García firmó el compromiso de derogación del Código de Ordenamiento Urbano que reclaman las asambleas de inundados, y denunció el represivo Código de Convivencia de Garro. También se centró en el cuestionamiento del crecimiento de la desocupación y la precarización laboral en la ciudad, que alcanzó niveles récord. En oposición a las salidas capitalistas, el PO hizo campaña por “una ciudad de las y los trabajadores”. La fuerte actividad de estos meses nos abre un amplio terreno de desarrollo político.

Compartir

Comentarios