fbnoscript
30 de octubre de 2019

Neuquén: los secundarios se preparan para ganar la calle en Centenario

Por Lucas Canet
Ujs secundarios

La Coordinadora Estudiantil Secundaria de Centenario y Vista Alegre convoca a marchar el 8 de noviembre contra de la reforma anti-educativa, por mejoras en la infraestructura en las escuelas, por un boleto gratuito y en apoyo a la rebelión chilena.

El apoyo al pueblo chileno rescata las reivindicaciones de los estudiantes, que fueron un factor de impulso de la rebelión en un país donde la educación está completamente privatizada y ni siquiera existe un descuento para estudiantes en los transportes públicos, mientras se aplica un ajuste brutal a la clase trabajadora. ¡Por eso tomamos como ejemplo a la lucha de los estudiantes chilenos!

Hacia ese “modelo” privatista apunta la reforma anti-educativa local, que consiste en la modificación del diseño curricular que afecta a todas las secundarias públicas de la provincia de Neuquén, y fue votada de espaldas a la comunidad educativa. Sabemos que en la Ciudad de Buenos Aires y en Río Negro estas reformas curriculares han demostrado un rotundo fracaso, según las estadísticas oficiales. Pero lo peor es su contenido.

Este proyecto, basado en los modelos del Banco Mundial, fue acordada entre la ministra Cristina Storioni del gobierno provincial del MPN, y Marcelo Guagliardo de la conducción kirchnerista del gremio docente ATEN, quien saludó la resolución como “una conquista histórica”.

La reforma implica un recorte de materias científicas como Biología, Merceología, Físico-Química, degradando el contenido escolar. A su vez, unifica materias como Geografía, Historia y Educación Cívica, dentro del bloque “Ciencias Sociales”, haciendo perder la especificidad de cada materia. El recorte de contenidos apunta a ajustar el presupuesto minimizando gastos (horas de clase, menos cargos docentes), cuando en la última década la proporción de la educación en el presupuesto provincial cayó 8 puntos.

Las escuelas técnicas perderían su título específico y los reemplaza por “técnicos auxiliares”, eliminando los talleres (carpintería, electricidad, etc.) y reduciendo horas en otras materias (dibujo técnico), convirtiéndola prácticamente en una escuela media. El objetivo es devaluar nuestra formación y nuestros títulos para condenarnos al trabajo precario de Pedidos Ya, Glovo y Mc Donald’s. Es decir que este diseño curricular es el correlato de la reforma laboral felxibilizadora.

La zanahoria al movimiento estudiantil es que se introduciría como una materia de Educación Sexual Integral. Pero la implementación de la ESI está claramente cuestionada, en una provincia donde la injerencia de las iglesias se acrecienta, como vemos en la campaña oscurantista contra la “ideología de género” del pastor Hugo Márquez del colegio AMEN y las denuncias clericales contra una decena de colegios por dictar contenidos de ESI que fueron avaladas por el Consejo de Educación Provincial. Solo bajo control de estudiantes, docentes y organizaciones de mujeres y la diversidad sexual podremos garantizar educación sexual laica, científica y respetuosa de la diversidad.

La movilización del 8 de noviembre se presenta así como un canal para que el movimiento secundario gane las calles contra esta reforma anti-educativa y por todos los reclamos contra el ajuste.

En esta nota:

Compartir

Comentarios